Gerardo Mariñas, CEO de GroupM, habla con Andrés Rodríguez, presidente y editor de Forbes España, en un nuevo #ForbesLive sobre como está siendo el día a día de la agencia desde el confinamiento y cómo ve el futuro de la publicidad en España y el resto del mundo tras la crisis por coronavirus.

Para el directivo, los clientes “están activos” cuando hay buenas noticias y “retroceden” cuando son malas, aunque si le ha parecido que están siendo “muy ágiles”.

En este sentido, Mariñas asegura que las marcas “tienen planes”, aunque la velocidad de implementarlos va a ser “dramática”. “Va a ser una salida diferente porque va a cambiar totalmente, tanto en digital como en medios offline. Hay mucha preocupación por parte de las marcas de parecer oportunistas“.

“Tenemos una visión muy completa de los clientes. Hay clientes que están constantemente y otros, de forma esporádica. Todos se tienen que plantear cómo quieren estar. Para nosotros el prototipo debuen clientes es el que es arriesgado, el que nos desafía para hacer cosas que si no no harían”.

Por otro lado, ha valorado como “muy importante” la labor que han desarrollado los medios de comunicación en las últimas semanas, porque, en su opinión, “sin inversión de anunciantes”, el trabajo ha continuado y se ha seguido informando y generando entretenimiento.

Trabajar de diferente manera

El equipo de GroupM no ha estado teletrabajando sino que ha hecho “trabajo en la distancia”, según explica Maiñas, desde que se decretó el estado de alarma, aunque sus oficinas se han mantenido abiertas durante las semanas de confinamiento. “Este momento nos ha permitido hablar mucho más internamente. La primera estrategia ha sido cuidar de los empleados. La segunda, la infraestructura tecnológica. La tercera, los clientes“.

Como agencia de comunicación, la forma de trabajar se ha visto modificada en base a tres niveles: el interno, la relación con los clientes y la relación con los medios, “porque a su vez todos han cambiado”, matiza Mariñas.

Y ya miran hacia el futuro: “La comunicación emocional ha tenido su momento, ha sido muy impactante, pero ya ha pasado. Ahora hay que pensar en la arrancada y en mantener la velocidad de crucero. Estamos ya pensando en la vuelta. Hay que pensar en el consumidor, pero también en el lugar: ¿qué va a pasar en la calle? Hay que ver qué pasa con los bares, los restaurantes, el turismo…”.

El CEO de GroupM cree que la recuperación será “bastante rápida”, aunque “va a variar mucho en función de los sectores y de lo que pase en otros países“, y que vamos a tener una Navidad como otra cualquiera. “Dicen que ahora vamos a tener más distancia social, pero creo que tendremos más ganas de recuperar lo que hemos perdido este año”.

Además, considera que tampoco debería haber mucha prisa por volver a las oficinas, porque “ya hemos demostrado que sin ir a la oficina también se funciona. Ahora, las reuniones empiezan a la hora”.

“El teletrabajo va a darnos mucha flexibilidad. Vamos a ganar mucha calidad de vida, porque nos ahorraremos la movilidad. Vamos a ampliar la capacidad de relación y aprendizaje. Vamos a trabajar con más intensidad. Va a ser un trabajo más amplio, pero también más flexible”.

Más #ForbesLive: