Gabriel Escarrer, presidente de Meliá Hoteles, ha comentado con Andrés Rodríguez, presidente y editor de Forbes España, la situación actual del sector turístico a nivel nacional e internacional y el futuro que le espera en un nuevo #ForbesLive.

¿Cómo estaba Meliá de preparada para el teletrabajo?

Habíamos hecho una apuesta importante en la digitalización del grupo, pero, efectivamente, lo que hemos avanzado en dos meses con el teletrabajo probablemente es algo que nos hubiese tomado dos años fácilmente en conseguir.

La verdad es que paralizar una actividad de la noche a la mañana en tiempo récord y con lo que implica, menos mal que tenemos los sistemas, ha sido una curva de aprendizaje intensa, me imagino que para todos.

¿Cuántas ganas tienes de abrir?

No te lo puedes ni imaginar. Estoy en la oficina y ver la ebullición igual q cuando entras en el hall de un hotel donde hay gente y ahora verlo vacío es algo que el efecto que tiene psicologod  es devastador. la verdad es que nunca nos lo hubiesemos imaginado en nuestra compañia. unicamente con 65 años de historia es algo que es divficil de concevir. per bueno, es una realidad a la que por desgracia nos tenmoes que habituar en estos meses.

¿Están abiertas las reservas?

Están abiertas y estamos haciendo un esfuerzo muy importante, lo que pasa es que hay muy poca visibilidad. A medida que va llegando el momento de que el cliente tome el viaje o se cancelan o se mueven a otras fechas. La verdad es que la falta de visibilidad es algo que nunca habíamos visto anteriormente.

Estáis en conversaciones con el Gobierno, ¿tenéis alguna pista de un calendario, aunque sea no oficial?

Hay pistas, lo que pasa es que yo no me atrevería a pronunciarme porque es algo muy nuevo. Lo que podéis tener claro es que por el sector turístico, no solo por el sector hotelero, los deberes están hechos. Estamos trabajando en protocolos postcovid y son protocolos que llevamos a cabo en otros lugares del mundo.

Nosotros en la actualidad, de ocho establecimientos en China tenemos cuatro abiertos en los que ya estamos trabajando con un protocolo exhaustivo que al final son las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la World Travel & Tourism Council (WTTC). Entonces, ya estamos trabajando en protocolos, pero hay factores que no están en nuestras manos.

Para mi hay tres puntos. El primero va a ser el punto de inflexión para la recuperación del sector que será cuando se encuentre la vacuna. La gente habla de 12 meses, 18 meses, pensando que se inició en diciembre del año pasado, estamos hablando de cuatro meses. Es posible que la vacuna no esté hasta finales de este año principios del año que viene.

Sin embargo, hay otro punto de inflexión que ayudará a mitigar definitivamente, no será la solución, pero ayudará a mitigar esta sangría, que será cuando se encuentre el medicamento que ayude a resolver este tema. Creo que esto será más temprano y no sé si será un mes, dos meses, no lo sé. Creo que han ido avanzando mucho los tratamientos y pienso que esto ayudará a mitigar.

Mientras, como no nos podemos quedar con los brazos cruzados, creo que hay que trabajar mucho con la Administración Púbica en esta colaboración que hablo yo de público-privada para intentar dar la sensación de que los destinos estamos presentes, entre ellos España se convierte en un destino seguro porque quizá nosotros tenemos la percepción de que los mercados emisores como Reino Unido o Alemania no sea la misma percepción que tenemos nosotros. El tema de la seguridad para mi es lo primero que hay que poner en valor y lo primero que hay que vender.

Estas hablando casi de comunicación.

Sí. Piensa que ha sido demoledor. No conozco en la historia de la comunicación una noticia que haya acaparado tantos titulares y tantas portadas del telediario desde el 18 de enero. Más de 3 meses y medio que telediario tras telediario, informativos especiales, el primer titular es el coronavirus. Si además le añades las redes sociales, es algo que es muy importante en la mentalidad del consumidor. Hasta que no cambiemos esa mentalidad es imposible hablar de reabrir nuestros negocios.

Tenemos que vender seguridad y, para ello, tenemos que vender que está controlado el problema y hasta que no lo controlemos es difícil. No se si hay 200.000 contagiados o, lo que habla una universidad de Reino Unido, 7 millones. No se si hay veinte mil muertos o si juntamos las Comunidades Autónomas podemos hablar de treinta y pico mil o cuarenta mil. Creo que esto no ayuda. Hay otros destinos que actuaron de forma más rápida y más contundente en el arco Mediterráneo, como puede ser Grecia y Portugal, que seguro que la percepción que tienen los mercados emisores es mejor que la de España y van a salir favorecidos.

¿Van a salir favorecidos esta temporada?

Esta temporada a mi me parece que va a ser complicado por varios motivos. Primero, cuando se va a levantar el confinamiento; y segundo, todo el mundo habla de que lo último que se va a abrir son los aeropuertos y los puertos. Está en manos un poco de la Administración. A mí no sabes la ilusión que me haría volver a abrir los hoteles lo antes posible y volver a la normalidad, pero dependo mucho de factores que por desgracia no están en mi mano.

Creo que este verano va a ser muy muy complicado y si se activa algo, se activará, sobre todo, el mercado nacional que no tenga que depender del transporte público, o sea que no va a venir ni en barco, ni en avión, ni en tren, que va a coger su coche probablemente y se hará escapadas de fin de semana a hoteles de la costa peninsular. Creo que de ahí puede salir algo en julio o en agosto. Pero en las islas, donde hay más dependencia del mercado internacional y donde definitivamente solo puedes ir en avión, pues dependemos mucho de factores que no están en nuestras manos. Dependemos de si se van a reactivar las comunicaciones aéreas, de los mensajes que envíen los mercados emisores, porque hay ciertos mensajes que no ayudan como de Reino Unido o Alemania contraindicando o directamente prohibiendo viajes este verano a España. Como es de comprender esto es un mazazo a las esperanzas de la industria.

¿Las islas pueden ser un buen territorio para comenzar la desescalada?

Creo que sí, sin lugar a dudas. Al ser una isla, tiene cosas positivas cómo puede ser que tienes mejor controlado el problema y lo que comunico.

Igual que el 11S supuso un cambio en nuestra forma de viajar. Cuando antes llegabas al aeropuerto una hora antes, pues ahora te has acostumbrado a llegar una hora y media o, si son vuelos internacionales, dos horas antes por los trámites que tienes que pasar de seguridad.

En este sentido, creo que los mercados emisores hasta que no encontremos la vacuna pues se tendría que instaurar estos tests rápidos, que hay otros países que lo están haciendo y otras compañías aéreas, sobre todo los Emiratos Árabes que lo están haciendo. Antes de entrar al aeropuerto, te hacen en una carpa el test rápido y en 15 minutos te dan el resultado. Con lo cual pueden, en cierta forma, asegurar que la gente que entre en el aeropuerto sea gente que ha dado negativo en el test. Esto facilita mucho el viaje porque ya sabes que tu viaje lo vas a hacer con alguien al lado que no está infectado. Eso da mucha fiabilidad. Estoy promulgando que se deberían hacer test masivos en los mercados emisores antes de que coger el avión.

En las islas, lo bueno que tiene es que se puede controlar a gente que nos visita porque solo puede venir por avión o por barco creo que también se debería hacer un test rápido a la llegar. Igual que cuando tu coges el equipaje tardas 15 minutos, pues esperas el equipaje para asegurarte de que toda la gente que está en la isla esté libre de coronavirus. Aquellos que den positivo llevarlos a hoteles medicalizados o a hospitales. Para mí esto sería fundamental. Y la percepción de vender seguridad creo que es un revulsivo a corto plazo que ayude a mitigar un poco los efectos de este coronavirus.

Es tan obvio lo que dices que se acabará haciendo, pero no se hace porque no hay medios todavía.

Probablemente, pero si no hay test masivos para la población, y por mucho que lo estamos diciendo está costando mucho. ¿Va a haber para los turistas? Pues no lo sé, la verdad.

En lo que me baso, tengo conocimiento científico cero, es en las mejores prácticas. Me fijo en otros países que están haciendo estos test masivos y que están llevandolos a cabo en los aeropuertos antes de entrar en ellos, y realmente está suponiendo un revulsivo en los viajes.

Lo que no es factible es lo que comentan de poder que llevar el avión a una capacidad del 30 o el 50%. Eso no es rentable. Hay puntos de equilibrio, dependiendo de las rutas, muy altos, estamos hablando de que quizás en muchas de las rutas necesitas tener el 75 o el 80% de ocupación para hacer punto muerto. Si lo quisieras llevar al 30 o al 50% tendrías que subir tanto los precios que sería inviable. Si a esto le añadimos que el bolsillo de los consumidores, tanto en España como en Europa, está resentido por esta crisis económica, pues no es viable. Esto lo puedes hacer en Renfe porque es una empresa pública y el Estado hará con su dinero lo que quiera, pero en una empresa privada no es viable.

¿En qué ciudades de China tenéis los 4 hoteles?  

Tenemos en Zhengzhou, Shanghai, Xian y Jinan.

¿Están abiertos?

Sí, pero con ocupaciones bajas. Estamos hablando de que puedan oscilar del 20 al 40% y con mercado 100% nacional, refiriéndome al mercado chino que es el primero que se reactiva en estos casos.

Dentro de todos los países en los que operáis, ¿cuál crees que será el próximo en abrir?

Probablemente, el norte de Europa. La activación de los hoteles de Alemania, Austria o Luxemburgo veo que va a ser inmediata, refiriéndome con esto a que sea en los próximos días. Estos son países que se han volcado con el turismo, cuya contribución de este sector al PIB del país es mucho inferior que en el caso español.

EE UU, seguido de Holanda o Alemania son ejemplos donde el primer ministro se ha reunido con el sector turístico al principio de la crisis para mirar qué medidas abordar y qué medidas tomar para mitigar el efecto tan devastador que está teniendo para este segmento.

¿Crees que el Gobierno, cuando podamos viajar con las restricciones que sea, debería incentivar el turismo interno?

Sin lugar a dudas. Es algo que están haciendo todos los Gobiernos porque son conscientes de que la industria lo necesita y porque lo más fácil es que conoces la realidad de tu país. Tenemos que fomentar las campañas para que el cliente nacional consuma este verano en España. Dicho esto, para mí es fundamental generar antes este clima de confianza y de que todo está bajo control que llevar a cabo estas campañas porque en estos momentos creo que sería tirar el dinero.

¿Cómo puede ser la vida de un hotel a partir de ahora?

Oigo algunas ideas que me imagino que intentar ayudar, pero en el fondo me parecen totalmente disparatadas y me asustan. Además de suponer unos costes adicionales muy importantes, muchas de estas ideas son de difícil implementación.

La gente habla de las famosas mamparas en los comedores. Honestamente, ir con mi familia, somos mis 4 hijos, mi mujer y yo, y estar en una mesa de 6 separadas por una mampara o una pecera, probablemente no sea mi ideal de vacaciones. Creo que hay otras formas de poderlo arreglar y es que, por ejemplo, cuando tu hagas el check-in en el hotel y con mucha flexibilidad decir al huésped que tenemos 6 turnos de desayuno y queda a las 8 libre, por ejemplo, cada uno de 45 minutos, a las 8:45, a las 9:30, a las 10:15… Y asegurarnos de que en ningún momento haya una ocupación por encima del 20%, que va a ser raro porque probablemente no tendremos ocupaciones por encima del 50 o el 60%. Pero, asegurarnos de que los clientes tienen 45 minutos para que la gente esté relajada y, una vez que hayan terminado, limpiar a fondo todo, las mesas, las sillas… Creo que esta es la forma que yo vislumbro de la operativa.

Más #ForbesLive: