Jaume Miquel, presidente ejecutivo del Grupo Tendam, ha sido entrevistado por Andrés Rodríguez, editor y director de Forbes España, en #ForbesLive. Durante el directo, que ha tenido lugar en el Instagram de Forbes España, han analizado la situación actual que vivimos en nuestro país como consecuencia del coronavirus. 

Tendam, uno de los principales grupos de Europa del sector de la moda especializada y que engloba marcas comerciales como Cortefiel, Pedro del Hierro, Springfield, Women’secret y Fifty, está presente en más de 80 países y cuenta con 2.000 puntos de ventas, distribuyendo a través de tiendas propias, franquicias y comercio electrónico. 

El presidente y consejero delegado del grupo comenzaba su intervención explicando que han tenido mucha suerte porque entre todos sus empleados –7.100 personas en España y 11.500 a nivel global– “solo ocho han dado positivo por coronavirus“, un dato que conoce porque “hay una cadena de mando que funciona”. A Miquel le llegan los problemas de los empleados, especialmente, “en los momentos en los que se necesita solidaridad”.

El ejecutivo subraya que “no cuesta nada interesarse y poder echar una mano. Creo que ha habido un movimiento de ayuda espectacular. Detrás de cualquier político, empresario, taxista o periodista, hay una persona, lo que está por encima del cargo que en esta vida nos haya tocado tener“.

Sector en recuperación

“En enero, pensábamos que podría ser una crisis de producción. Ahora sabemos que es una crisis de consumo y seguridad“, puntualizaba el directivo.

El sector textil representa el 3% del PIB nacional, el 4% de la ocupación laboral y el 9% de las exportaciones. Sin embargo, no ha alcanzado las cifras previas a la crisis de 2008. “El sector aun no ha recuperado el tamaño anterior a la crisis de 2007. A nivel global, está en torno a un 27% por debajo. No es el caso de Tendam, nosotros estamos por encima”.

En cuanto al tipo de producto que comercializan, ha puesto de manifiesto las dificultades que se plantean para conseguir liquidez en comparación con otros mercados. “Una gran diferencia con el sector de la restauración es que su stock es de una semana y media o dos. Nosotros tenemos stock de tres, cuatro o cinco meses, lo que hace difícil la liquidez. Quien no sepa manejarlo tiene un problema importante”.

China, un referente

Tendam, que prácticamente tiene todos los mercados cerrados, ya se está centrando en cómo afrontar la situación cuando todo pase y pone como referente a China, un mercado en el que los primeros días “hubo un repunte, aunque supuso un -20% respecto al año anterior, pero que ahora continúa con caídas potentes de entre el -40 y el -50%, porque, seguramente, cuesta recuperar la confianza del consumidor. En China continúan las restricciones sanitarias, lo que no genera un ambiente de compra ilusionante”.

Desde la compañía aseguran que de las crisis anteriores han aprendido que, a nivel retail, son dos los factores que afectan a las ventas: el desempleo y la confianza del consumidor. Por ello, sus esfuerzos se centran en “proteger el empleo”, porque “es lo que más va a ayudar” a recuperar el índice de consumidor. “Ahora es un momento de hacer. Proteger el empleo implica muchas cosas. Y se debe ayudar a las compañías, porque hacerlo solas va a ser difícil”.

En términos de comunicación y publicidad, el ejecutivo puntualiza que la primera obligación del marketing “no es vender, es conectar con las emociones y los sentimientos de la gente“. Por ello, la obligación de las compañías cuando se termine el confinamiento será “conectar, hablar poco e intentar hacer mucho, ir construyendo una base. Es buen tiempo para hacer los deberes empresariales, para que las autoridades hagan sus deberes y para ayudarnos”.

El sector se está volcando y trabaja unido para que esta situación termine lo antes posible. “Puedo decir que ha habido un elemento común muy interesante en todas las conversaciones que hemos tenido entre las compañías grandes y menos grandes del sector. Todos hemos reconocido que la guerra no es entre nosotros, la competencia no es entre nosotros, el enemigo no se ve. Es un momento de hacer frente común, de caminar juntos y arrimar el hombro lo máximo posible”.

Miquel terminaba la entrevista hablando del primer día en el que todo vuelva a abrir. “Hay que estar muy bien preparado para el Sunny Day, en referencia al día que abramos. Cómo lo hacemos, cómo damos confianza para que vuelvan a la tienda, cómo aseguramos abrir de golpe 1.300 tiendas y que se haga bien, que los sistemas no se caigan”. Pero por el momento esto es hablar del futuro: “ahora vender más o menos no importa, importa estar preparados y ayudar“.

Más #ForbesLive:

Más información: