Nacido en Barcelona con el objetivo de teñir de rosa el verano, Born Rosé es un vino ligero, seco y aromático. Su atractivo principal es la capacidad para refrescar, convirtiéndolo en un vino perfecto para consumir de día y de noche.

Lejos de la cultura tradicional del vino de cepas, terruños y catas, Born Rosé prefiere hablar de amigos, risas, experiencias y momentos. Así buscan eliminar la pomposidad y ceremonias innecesarias, para permitir a los consumidores modernos simplemente descorchar y disfrutar.

Un año, un premio

El vino orgánico Born Rosé (añada 2019) ha sido premiado con la Medalla de Oro en los The Global Rosé Masters en su primer año de vida.

La combinación entre un packaging impactante, una marca bien considerada y una historia genuina centrada en un estilo de vida mediterráneo y amante de la diversión, han hecho de Born Rosé el ganador del certamen de The Drinks Business, el medio más importante del sector del vino.

Solo online y en sitios guays

Born Rosé tiene un modelo de comercialización único, lo que ellos han denominado «only online y en cool places».

Ofrece la venta online para aquellos que quieran disfrutarlo en casa, y la de poder degustarlo en sitios que comparten la filosofía de la marca.

La opción Cool Places ya cuenta con más de 500 establecimientos en Europa, Estados Unidos, Australia y Asia Pacífico. En la terraza del Hotel Palace de Barcelona, en un japonés de lujo como es el Nobu Barcelona o en el Restaurante Juan y Andrea frente a la playa de Ses Illetes en Formentera, son algunas de las opciones en nuestro país.

Otros vinos que no deben faltar en tu bodega: