Ha sido la cuenta atrás más esperada. La zapatilla adidas Yezzy 450 ya es una realidad al alcance de todos, especialmente, de quienes sienten por el calzado deportivo una atracción coleccionista.

Desde que Kanye West comenzará en 2018 a protagonizar apariciones enigmáticas con ellas –y captara la atención de las cámaras por si su peculiar silueta–, las adidas Yeezy han sido el modelo de zapatilla vanguardista que más críticas ha suscitado. Buenos y sorprendentes, los comentarios vertidos sobre ellas sólo tienen un significado: el imaginario de las deportivas es ilimitado y existe una gran variedad de público al que satisfacer.

La adidas Yeezy 450 se trata de una de las siluetas más rompedoras que la marca Yeezy ha presentado en los últimos tiempos. Con un aspecto alienígena, sigue cambiando los parámetros del diseño de las zapatillas en 2021 y eleva el vanguardismo en tendencia deportiva a otro nivel mucho más exclusivo.

Compuesta en una construcción de dos piezas, la 450 atrapa miradas gracias en gran parte a la unidad de suela de espuma moldeada salvaje. Funcionando como una especie de exoesqueleto, la suela de espuma renuncia a la tradicional tecnología de amortiguación BOOST y adiprene en favor de la espuma EVA (compartiendo así características con las Yeezy 700 V3). Las Yeezy 450 cuentan con la clásica parte superior de Primeknit, de una sola pieza y asegurada por un sistema de cordones integrado.

Siguiendo la estela de aceptación que tuvieron las Yeezy 450 Cloud White, ahora, las Dark Slate pretenden repetir acogida y proponen un color más neutro, combinable y con una dosis extra de distinción. Un color negro intenso que tiene como objetivo hacerse con todos los estilismos diurnos y nocturnos.

Disponible a partir del 26 de junio en la web de Strap.