Kanye West anunció su campaña presidencial de 2024 el viernes y afirmó que le pidió al expresidente Donald Trump que fuera su compañero de fórmula, justo cuando Adidas –que llevó su ropa de marca Yeezylanzó una investigación sobre las acusaciones de mala conducta contra el polémico artista.

West, que se cambió legalmente el nombre a Ye, publicó un vídeo de campaña en Twitter la madrugada del viernes con la leyenda «#YE24».

En un vídeo publicado el jueves por la noche, Ye dijo que le pidió a Trump que fuera su vicepresidente, y que éste supuestamente le «gritó» diciéndole que «iba a perder».

La reunión entre Ye y Trump habría tenido lugar en la finca que el expresidente tiene en Mar-A-Lago (Florida), en la que también se encontraba el comentarista político de extrema derecha Nick Fuentes –que ha sido objeto de críticas y ha visto suspendido permanentemente su canal de YouTube por comentarios de supremacía blanca y antisemitismo–.

El lanzamiento de la campaña de Ye se produce después de que Adidas anunciara que está iniciando una investigación sobre la supuesta mala conducta del polémico rapero, y un mes después de que el gigante de la ropa dejara de lado a Ye por comentarios antisemitas y racistas –la multinacional publicó un comunicado el jueves diciendo que no está claro si las acusaciones –incluidas en el informe de Rolling Stone sobre que el rapero supuestamente hizo comentarios ofensivos y mostró a los empleados vídeos de desnudez– son ciertas.

Se trata de la segunda candidatura de Ye a la Casa Blanca, tras su fallida campaña de 2020 en la que sólo obtuvo 70.000 votos; también llega una semana después de que Trump anunciara su esperada campaña presidencial de 2024.

Su plataforma de 2020 incluía promesas en torno a la libertad de religión, la reducción de la deuda de los préstamos estudiantiles y la inversión en los sistemas educativos para las personas en riesgo, aunque sus ambiciones políticas esta vez son menos claras: West contrató al comentarista de extrema derecha Milo Yiannopoulos, un exeditor del medio de derecha Breitbart, como su director de campaña.

En respuesta, Trump dijo en su plataforma de medios sociales Truth Social que West le pidió que cenara en Mar-A-Lago e «inesperadamente se presentó con tres de sus amigos, de los que no sabía nada.» Trump calificó la cena de «rápida y sin incidentes» y añadió que «luego se fueron al aeropuerto».

El adiós de las empresas y de las redes sociales

A partir de octubre, múltiples empresas, incluyendo Adidas, Balenciaga, Gap y Footlocker, así como el sello discográfico Def Jam, abandonaron a Ye, tras una serie de declaraciones odiosas y ofensivas que hizo principalmente en las redes sociales y en entrevistas.

Las polémicas comenzaron el tres de octubre, cuando West llevó una camiseta con la leyenda White Lives Matter a un desfile de moda en París, lo que llevó a Adidas a revisar su larga asociación con él.

La cuenta de Instagram del artista fue bloqueada días más tarde después de que hiciera varios comentarios antisemitas, al igual que la de Twitterplataforma a la que ha vuelto recientemente.

Dinero para promover su campaña presidencial

Un mes después de ser abandonado por Adidas, Gap y Balenciaga, West dijo que está acaparando miles de dólares en ropa de esas empresas, asegurando que usaría el dinero de las ventas de ropa para promover su campaña presidencial de 2024.

En un vídeo publicado el domingo, West mostró un almacén de ropa con el logotipo «YE24». El rapero dijo que vendería la mercancía por 20 dólares, una enorme rebaja respecto a los más de 100 dólares que costaba su ropa en Adidas, Balenciaga y Gap.

FORBES estima que West tiene una fortuna de 400,1 millones de dólares, una cifra que ha experimentado una significativa caída después de que el rapero fuera abandonado por sus principales socios comerciales, revocando su condición de multimillonario.