Bill y Melinda Gates han anunciado su divorcio tras 27 años de matrimonio.

Tal y como ha informado el cofundador de Microsoft en su cuenta de Twiiter a pesar de “haber trabajado mucho en nuestra relación”, ambos han decidido poner fin a su matrimonio porque “ya no creen que podamos crecer juntos como pareja en esta próxima fase de nuestras vidas.”

Bill y Melinda Gates se conocieron en Microsoft en 1987 –un año antes de que Gates se convirtiera en el multimillonario más joven del mundo tras la salida a bolsa de su empresa– poco después de que Melinda empezara a trabajar allí como gestora de productos. Se casaron siete años después, en 1994, y tienen tres hijos.

Antes del anuncio del divorcio, Bill Gates era la cuarta persona más rica del mundo. Con un patrimonio neto de 130.500 millones de dólares (unos 108.000 millones de euros) según los datos recabados por Forbes, estaba por detrás de Bernard Arnault (155.000 millones de dólares), Elon Musk (175.000 millones) y Jeff Bezos (203.000 millones).

Ahora, ¿cómo quedará repartida su fortuna?

Partamos de la base de que Bill y Melinda han regalado alrededor de 50.000 millones de dólares de su fortuna, ya sea a través de donaciones directas o mediante la transferencia a su fundación. Si no hubieran regalado dinero, hoy se repartirían una fortuna de 196.000 millones de dólares.

La Fundación Bill y Melinda Gates, un papel fundamental

Curiosamente, a pesar de lo que se pueda suponer, el patrimonio neto de Bill no está muy relacionado con la empresa que cofundó, Microsoft.

Cuando Microsoft salió a bolsa en 1986, poseía el 45% de la empresa. Hoy posee menos del 1,3% de las acciones en circulación. Se debe a que le filántropo ha pasado las dos últimas décadas vendiendo enormes bloques de Microsoft para diversificar su cartera y financiar la Fundación Bill y Melinda Gates.

Bill y Melinda Melinda seguirán trabajando juntos en en el proyecto que fundaron, considerado la mayor fundación filantrópica del mundo. 

La pareja, que creó esta organización benéfica en el año 2000, se comprometió a donar la mayor parte de la riqueza generada en Microsoft para “ponerla al servicio de las personas” con el objetivo de crear igualdad de oportunidades para todo el mundo.

Sin embargo, según The New York Times la fortuna de Gates no ha ido a parar a la fundación, por lo que es una incógnita dónde está la mayoría de su dinero.

Ambos han estado muy implicados con el impacto del covid-19. Tanto es así que la Fundación Gates se comprometió a destinar 1.750 millones de dólares en dos años a la ayuda para paliar los efectos de la pandemia.

A pesar de que el comunicado de los Gates dice que ambos planean seguir trabajando juntos en su fundación, su divorcio podría afectar a la cantidad que donan individual o conjuntamente a esta causa.

Cascade Investement

El matrimonio tiene numerosos negocios en común. Empezando por su holding, Cascade Investement con el que controlan su patrimonio.  

Cascade Investments tiene participaciones significativas en docenas de empresas públicas y privadas. Por ejemplo, posee el 47% de la empresa privada Four Seasons Hotels and Resorts y del Ritz Carlton San Francisco.

Entre sus inversiones públicas, Cascade posee el 25% de Ecolab, el 14% de Canadian National Railway, el 4% de Berkshire Hathaway, el 10% de Deere & Company, el 14% de AutoNation y el 34% de Republic Services.

Inmuebles

Su mansión en Seattle, conocida como “Xanadú 2.0”, es probablemente una de las residencias privadas más valiosas del mundo.

Situada en la ladera de una colina con vistas al lago Washington, en Medina (Washington), sólo la casa principal tiene más de 6.000 metros cuadros. Los impuestos anuales sobre la propiedad de la mansión ascienden a 1,063 millones de dólares, sobre un valor tasado de 150 millones de dólares.

Una finca ecuestre en California que fue adquirida en 2014 por 18 millones de dólares. No muy lejos de Rancho Santa Fe poseen una mansión frente al mar en Del Mar , que comprada en abril de 2020 por 43 millones de dólares.

Desde 2003 poseen otra finca ecuestre en Wellington, Florida, por la que pagaron algo menos de 9 millones de dólares. En Cody, Wyoming compraron oto rancho por 12 millones de dólares

A pesar el divorcio, Bill y Melinda seguirán estando entre las 15 personas más ricas del mundo.