Si todos los años es relevante para cuantificar el valor real de las inversiones de los más ricos en España, en 2021 esta lista es además imprescindible para analizar cómo están saliendo de la crisis del covid, pues su fortaleza es la nuestra: siete de cada diez euros que generan las grandes fortunas a través de sus empresas vuelven al tejido empresarial, lo que revierte en más trabajo y más riqueza para el país.

No lo están haciendo nada mal: los 100 españoles más ricos acumulan este año una riqueza de 151.125 millones de euros, un 15,7% más que el ejercicio pasado o un incremento de 20.495 millones. Esto es, de media los integrantes han incrementado su patrimonio en 561.507 euros al día. Esta es la valoración de sus fortunas a título individual, en función de su participación en las empresas familiares. Si se contabiliza la fortuna de los ricos y sus allegados, las 100 familias españolas más poderosas suman 198.430 millones, un 14,7% más que en 2020.

Los 100 apellidos españoles más ‘afortunados’

Suman una fortuna de 198.255 millones de euros, un 14,6% más o 25.255 millones de incremento en relación a los 173.000 millones de 2020. Buena parte de este crecimiento se debe a la mejora de la renta variable y las operaciones de venta de acciones (OPV) para cotizar en Bolsa, particularmente en el sector de energías renovables. Por otra parte, las grandes familias del turismo (Fluxà, Escarrer, Barceló, Riu, Piñero, López González…) se han recuperado en parte del batacazo del año pasado, aunque las restricciones de este aún pasan factura.

Las familias muy ricas, con una fortuna valorada entre 600 y 1.000 millones de euros, son las que mejor lo han hecho. Este grupo ha pasado de 18 a 29 clanes, aunque la fortuna media ha bajado un 3,8%, hasta los 748 millones por familia. La razón de que haya más miembros en este segmento pasa por la pérdida de valor del patrimonio de cuatro grandes apellidos que el año pasa- do estaban por encima de los 1.000 millones: Villar Mir, accionistas de OHL; Thomas Meyer, propietario de Desigual; Colomer Barrigón, fundadores de Pryconsa; e Hijos de Ángel Luengo. Las nuevas incorporaciones llegan procedentes de la Bolsa: José Elías, accionista de Audax Renovables y otras, Serra Duffo (Fluidra) y Arrufat Pujol (Proeduca Altus).

Renovables, la carta ganadora

Como decía un militar estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial, hay un modo muy sencillo de salir del casino con un pequeña fortuna, entrar con una grande, pero si hubiera que jugárselo todo a un valor, este año serían las energías renovables. O, al menos, eso parece por la avalancha de incorporaciones de empresarios del sector. Entre ellos, José Elías (900 millones de euros), accionista mayoritario de Audax Renovables; Liliana Godía (450 millones), accionista de Naturgy y Prodiel, que este año ha vendido instalaciones eléctricas con fuertes plusvalías; José María Galíndez (400 milllones en Solar Pack); Dolores Larrañaga (375 millones), principal accionista de Solaria o Enric Asunción (325 millones), presidente y cofundador de Wallbox, especializada en puntos de recarga para vehículos eléctricos, entre otros.

Pero lo que hoy es cara, mañana puede ser cruz, y el sector ya se ha atragantado en septiembre. En mitad del juego, el Gobierno ha cambiado las reglas para minimizar el impacto de la subida de la energía, y las renovables han lanzado una voz de alerta. Las empresas con instalaciones de energía renovable con coberturas de precios pueden perder dinero a razón de hasta 100 euros por megawatio hora (MWh) y podrían verse abocadas a paralizar la producción y los nuevos proyectos. En opinión del sector, la actual inseguridad regulatoria pone en peligro inversiones por 100.000 millones para los próximos años.

El turismo remonta el vuelo (raso)

Mientras 2020 fue el año del desplome del turismo y sus actividades asociadas, como el transporte, 2021 marca el principio de la recuperación. Tradicionalmente, los Barceló han destacado en los ranking de ricos tanto en conjunto como de forma individual. Su grupo es imprescindible en todos los foros de grandes empresas familiares. Este año han recuperado parte de la valoración perdida en 2020 y han subido hasta los 750 millones. Esta cifra se encuentra todavía por debajo del neto patrimonial, pero es previsible que lo superen en 2022 con las menores restricciones sociales. No son los únicos. Los hermanos Carmen y Luis Riu (600 millones entre los dos) han mantenido a flote su negocio y ahora luchan por volver a los 1.300 millones de 2020.

El transporte también se está recuperando en parte. Los Cosmen, expropietarios de Alsa, vendieron la empresa de autobuses española a National Express (NEX) y aprovecharon la liquidez para comprar acciones de la matriz británica. Ahora, con la recuperación de NEX en Bolsa, su fortuna se sitúa en 500 millones, frente a los 350 millones del año anterior, aunque todavía lejos de los 600 millones de 2019.

Más poder, más concentrado

En el mundo de los millonarios españoles hay una cima que parece muy difícil de batir: los ultrarricos con más de 10.000 millones. Sólo Amancio Ortega, accionista mayoritario de Inditex, tiene este privilegio con una fortuna que este año alcanza los 67.000 millones, 10.000 millones más que el año pasado. Esto supone que ha aumentado su valor en una media de 27,4 millones por día.

La distancia entre Amancio Ortega y el resto de nombres de la lista es inmensa: Su patrimonio es 10 veces mayor que el de la segunda persona de la lista, su hija Sandra Ortega, también accionista de Inditex, y además su fortuna equivale a la suma de los 52 siguientes empresarios más ricos.

Pero, poco a poco, la situación parece equilibrarse y Ortega está retrocediendo en términos relativos. Al menos, en el plano internacional. Así, el 22 de octubre de 2015, a mediodía, Amancio Ortega fue durante unas breves horas el hombre más rico del mundo, con 72.230 millones de euros. Se puso por delante de Bill Gates, que hasta entonces lideraba el ranking Billionaires de FORBES. Duró poco y algunas horas después la acción de Microsoft se disparó y Gates lo destronó. Con los años, las valoraciones de Amancio Ortega y Bill Gates ha ido cediendo al empuje de Jeff Bezos y Elon Musk, que actualmente lideran el listado mundial de ricos. Así, Gates ha pasado al quinto puesto del mundo y Ortega al decimotercero, seguido a muy corta distancia por el mexicano Carlos Slim, que controla FCC tras haber desplazado a Esther Koplowitz.

La guerra por el patrimonio

La ministra de Hacienda, María José Montero, y los gobiernos de Aragón, Asturias, Cataluña, Extremadura y Comunidad Valenciana abogan por la armonización fiscal e imponer un tipo mínimo en el impuesto de Patrimonio. Este es un disparo en la línea de flotación de la Comunidad de Madrid, que aboga por su supresión y tiene el apoyo de Andalucía y Castilla y León. Madrid ha anunciado incluso la supresión de todos los impuestos propios. Madrid ha anunciado incluso la supresión de todos los impuestos propios. La guerra fiscal es el puntal para atraer a empresarios y grandes fortunas a la capital. En 2019, 19.090 habitantes de Madrid declararon patrimonio por un total de 193.948 millones, según los últimos datos publicados por Hacienda. Esto supone una media de 10 millones de euros.

En cambio, Cataluña tuvo 79.876 declarantes, que sumaron un patrimonio de 211.126 millones o 2,6 millones por cabeza. En Cataluña declaran más afortunados con un patrimonio menor, pero Madrid contabiliza más multimillonarios. En la lista Los 100 españoles más ricos, Madrid tiene 36 oriundos de la Comunidad, pero suma otros 14 fortunas que tienen su sede principal en Madrid, aunque provienen de otras regiones. Cataluña, en cambio, tiene 28 ricos catalanes, pero sólo 25 con negocios representativos en su comunidad.

No deja de sorprender otros casos, como el de Murcia, una de las comunidades que tienen la riqueza mediana más alta de España (por encima de otras como Navarra, Cantabria o La Rioja), según la última lista FORBES. El dato contrasta con el hecho de que el salario medio en esta comunidad (1.774,8 euros) es uno de los más bajos del país, según los datos del INE.

¿Y las comunidades con los ricos menos ricos? Navarra y Extremadura, que uentan con la menor mediana de patrimonio acumulado. La mediana del patrimonio de los ricos de Navarra y Extremadura es respectivamente de 60 y 79 millones de euros, cifras que contrastan con otras CCAA como Castilla-La Mancha (108 M€), Murcia (200 M€) o País Vasco (287,5 M€). Y sólo hay un extremeño y ningún navarro en la lista de las 100 mayores fortunas de España.