Caricaturizada en ocasiones por su acento marcado, su dadivosa y contundente gastronomía, su peculiar dialecto (el panocho) y el ardiente mercurio de sus termómetros, la Región de Murcia esconde –entre huertas, bodegas, placas fotovoltaicas y paparajotes– una desconocida y próspera realidad económica.

Ignorada y arrinconada en una esquina del Mediterráneo, en un estrecho corredor de fértiles tierras pinzadas por las extensas comunidades de Andalucía y Valencia, la Región de Murcia una de las comunidades que tienen la riqueza mediana más alta de España (por encima de otras como Navarra, Cantabria o La Rioja), según la última lista FORBES.

El dato contrasta con el hecho de que el salario medio en esta comunidad (1.774,8 euros) es uno de los más bajos del país, según los datos del INE. Las tres comunidades mencionadas lo superan —Navarra (2.216,96 euros), Cantabria (1.959,82) y La Rioja (1.987,39 euros)— y solo quedan por debajo Andalucía (1.773,03 euros), Canarias (1.749,95 euros) y Extremadura (1.682,64 euros).

“¿Pero qué pasa en Murcia?”, se preguntan muchos. “¿De dónde saca pa’tanto como destaca?”, que cantaba el cuplé. El primer dato que puede sorprender a más de algún despistado es su potencialidad demográfica. A pesar de pertenecer al conjunto de las llamadas comunidades autónomas uniprovinciales (como Cantabria, Asturias, Navarra o La Rioja), posee unos índices de población muy estimables.

Con casi medio millón de habitantes (459.403, según el censo de 2019), la ciudad de Murcia es el séptimo municipio de España más poblado (por encima de urbes como Bilbao, Palma de Mallorca, Alicante o Valladolid); idéntico puesto al que ocupa en el ranking provincial (1.488.000 hab.), sólo superada por las populosas Málaga, Alicante, Sevilla, Valencia, Barcelona y Madrid. Y de entre todos estos miles de murcianicos, la lista FORBES destaca especialmente a un puñado de empresarios (cuatro de los cuales se cuelan en entre Los 100 españoles más ricos 2021)

El primero de ellos es Tomás Olivo, el denominado “rey de los centros comerciales”, que se sitúa en el puesto 16 de la lista con un patrimonio de 1.300 millones de euros. Natural de una pequeña pedanía murciana del área de Balsapintada, ha desarrollado su carrera empresarial, sin embargo, en la cercana Málaga (principalmente en Marbella). Propietario del 99,5 % de la socimi General de Galerías Comerciales (GGC), repartió un dividendo de 63,1 millones de euros con cargo a los resultados del ejercicio 2020. Olivo posee además un 3,5% de Unicaja, tras su fusión con Liberbank.

Pero si algo caracteriza, sin duda, a la región de Murcia (desde que fuera repoblada durante la Reconquista, allá por el siglo XIII, heredando de la cultura árabe la tradición del regadío) es la riqueza exuberante de su huerta (y no los centros comerciales), un auténtico vergel de frutas y hortalizas regado por el río Segura. Una moderna explotación tecnológica de la superficie agraria y un aprovechamiento certero del agua han extendido el tejido empresarial relacionado con el sector hortofrutícola por toda la comunidad, alcanzando incluso el Campo de Cartagena, el Valle del Guadalentín, los frutales de hueso de Cieza o los cultivos de Lorca.

En este sentido, los hermanos Juan Ignacio y Esteban Conesa, dueños de la empresa logística Primafrío, aparecen en el puesto 92 de la lista FORBES 2021 con un patrimonio de 300 millones cada uno de ellos. Su principal actividad empresarial es el transporte refrigerado por carretera —a través de una extensa flota de camiones— de toda esa mercancía agrícola que produce la comunidad, distribuyendo tanto a nivel nacional como europeo. 

Dentro también del sector alimentario, aunque más volcados en el nicho cárnico, surge con fuerza el apellido Fuertes (los hermanos Tomás, Juan y José), quienes, junto a sus respectivas parejas, se encuentran entre las familias más acaudaladas de toda España, gracias —sobre todo– a su participación en El Pozo Alimentación (embutidos y productos cárnicos con gran presencia publicitaria en los medios nacionales), siendo esta su marca más conocida dentro de su amplio grupo empresarial (el Grupo Fuertes). Un entramado más que notable para una historia familiar que comenzó con una pequeña charcutería familiar en la localidad de Alhama de Murcia.

Con 150 millones de euros aparece en la lista de la riqueza por CCAA José García Carrión, cabeza visible de bodegas García Carrión (ubicadas originalmente en Jumilla, pero ya extendidas por toda España), la cual engloba etiquetas de vinos de mesa tan visibles en el consumo diario como Pata Negra, Señorío de los Llanos o Marqués de Carrión. También pertenece a los García Carrión el grupo Don Simón, enorme conglomerado alimentario que engloba populares y muy publicitados zumos, gazpachos, bebidas vegetales, sangrías o tintos de verano. La potencia de estas marcas es tal que la propia esposa de José García Carrión —Rafaela Corujo— y su hijo —Luciano García Carrión– aparecen tan sólo dos puestos por debajo de él en el ranking por comunidades, con un patrimonio de 110 millones cada uno.        

Otro de los murcianos importantes que se cuela en el puesto 97 de la lista de los 100 españoles con mayor patrimonio es José Moreno Riquelme (250 M€), máximo accionista de Soltec Power Holding, compañía de energías renovables, placas fotovoltaicas y fabricante de trackers solares que en octubre del año pasado protagonizó una espectacular salida a bolsa. 

Soltec es tan sólo una de las empresas que configuran el Grupo Corporativo Sefrán (controlado por Riquelme), que se ramifica en otros ámbitos, como puede ser la maquinaría industrial, servicios de consultoría informática o la distribución de azúcar (a través de Zukán, establecida en la localidad murciana de Molina de Segura). En total, el grupo Sefrán cuenta con 1.800 trabajadores y factura unos 400 millones de euros al año.

El principal socio de José Moreno Riquelme en Soltec es Raúl Morales (dedicado, más bien, a la parte ejecutiva), quien —junto a su familia– aparece también entre los murcianos más acaudalados con 120 millones de euros de patrimonio.

El último clan familiar, natural de esta región, que merece la pena subrayar es el de los Montoro, divido hoy en varias ramas tras el fallecimiento del fundador, Francisco Montoro Gil. Su hijo Santos Montoro (el único que aparece en la lista Forbes con 100 millones) se dedica a distintas y variedades actividades a través de Monthisa, mientras que su hermano Francisco Montoro (ya fallecido) creó en su día la inmobiliaria GMP Inversiones y Luis Montoro, por su parte, está al frente de la sociedad promotora Criber.

El último Informe BBVA Observatorio Regional de España destaca, entre otros muchos datos económicos, que Murcia es el cuarto territorio que más ha crecido durante este 2021 en consumo privado (un 5,4 %, sólo superada por Baleares, Andalucía y Comunidad Valenciana), una subida que se asocia a la recuperación progresiva del sector turismo en la cuenca mediterránea, favoreciendo de este modo el sector servicios.

En definitiva, Murcia (¡qué rica eres!) es mucho más de lo que parece desde fuera, una zona fértil, poblada y hogar de algunos de los millonarios más acaudalados de nuestro país.