En lo que va de año, el mercado español ya ha asistido a dos opas por parte de inversores extranjeros. Una por parte de Naturgy y otra por parte de Biosearch. La mitad de las 59 empresas del Mercado Continuo capitalizan menos de 1.000 millones, y en 2020, la Bolsa madrileña registró una caída de 15 puntos de la que solo ha recuperado un 1,5%.

Mientras muchas empresas han visto cómo su valor se desplomaba, otras “han hecho el agosto” durante la pandemia o con el modelo de cambio energético. Por ello, las empresas candidatas a ser comparadas se pueden diferenciar en dos grupos: por un lado empresas cíclicas con fuertes caídas y gran potencial de revalorización y por otro lado las que a pesar de ser relativamente caras, pertenecen a sectores bien posicionados para el mundo pospandemia y que ofrecen la entrada en mercados muy específicos.

Los sectores que más han perdido

El sector turístico, inmobiliario y financiero han sido los más castigados. Es el caso de Colonial y Merlin Properties, que ya el pasado mes de agosto el fondo canadiense Brookfield mostró su interés sobre Melin, que en 2020 se desplomó un 38% y tan solo se ha recuperado un 7,9%. Sabadell es otra de las empresas más probables de ser opaca a no ser que se provoque una fusión.

Amadeus, NH Hoteles y Meliá destacan en el sector turismo. Amadeus, es un gigante de más de 25.000 millones de capitalización que es más tecnológico que otra cosa y las dos cadenas de hoteles, es verdad que cotizan a precio de saldo tras la fuerte sacudida sufrida por la pandemia del coronavirus. El principal escollo es que cuentan con accionistas de referencia que es muy complicado que quieran vender.

La industria es otro de los sectores que se encuentra en el punto de mira, aunque es poco probable que atraiga opas ya que son empresas en manos de grupos familiares largoplacistas.

Los vencedores

Mientras algunos sectores se han desplomado, otros como el biotecnológico o el farmacéutico han salido reforzado.

El sector de las energías renovables se beneficia del interés del inversor institucional en todo lo relacionado con criterios ESG, pero también de los fondos para la recuperación por la pandemia. A pesar de ello, se trata del sector donde hay menos valor en bolsa en comparación con compañías no cotizadas. Algunos nombres que destacan son Solaria y Audax, pero cotizan a PER de 81 y 57 veces. Compañías del sector energético como Red Eléctrica o Enagás están muy baratas por la ausencia de expectativas de crecimiento en nuestro país.