Ismael Clemente, presidente de Merlin Properties, ha charlado con Andrés Rodríguez, presidente y editor de Forbes España, sobre la situación del sector inmobiliario en un nuevo #ForbesLive.

El directivo ha explicado que esta socimi nació en 2014 “como consecuencia de haber trabajado durante toda la vida en inversión inmobiliaria directa y habernos quedado sin trabajo“.

El sector inmobiliario fue uno de los más golpeados en la crisis 2008, por eso, Clemente explica que tuvieron que reinventarse y “crear un grupo de compañeros un trabajo desde cero“.

Desde su fundación, Merlin Properties ha ido creciendo “hasta llegar a ser una compañía patrimonial muy grande por volumen” que trabaja en tres segmentos principalmente: oficinas, logística y en retail, en centros comerciales fundamentalmente.

Impacto del coronavirus a futuro

El coronavirus, a nivel futuro, está afectando al sector inmobiliario “a través del impacto que tenga en el PIB y en destrucción de empleo y tejido empresarial“.

Asimismo, hay otros factores secundarios, “menos importantes”, de los que se habla mucho más como los cambios de tendencias o hábitos a los que tendremos que acostumbrarnos. Entre ellos, el ejecutivo destaca el auge del comercio online o el teletrabajo.

Por otro lado, en España el éxodo rural y el baby boom provocó una gran necesidad de vivienda. En este sentido, Clemente ha explicado que los españoles “hemos crecido pensando que el inmobiliario es vivienda“. No obstante, subraya que este pensamiento no coincide con el de otros países que ven el inmobiliario como terciario (oficinas, hoteles, logística, centros comerciales, residencial en alquiler no en propiedad…) y van migrando poco a poco de un modelo de ahorro a otro.