"
"

Hombre del día: Ismael Clemente, CEO de Merlin Properties

El ejecutivo asegura que la participación de la compañía en la ‘Operación Chamartín’ es “financiera y pasiva”.

Compartir

Merlin Properties anunciaba el pasado 31 de octubre, mediante un hecho relevante enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compra del 14,46% de participación en la ‘Operación Chamartín’. La contraprestación de esta compra incluye el desembolso de 168,9 millones de euros y la concesión de un préstamo en dos tramos, con garantías personales y reales.

En este sentido, Ismael Clemente, CEO de Merlin Properties, ha calificado de “financiera y pasiva” esta participación en el mayor proyecto urbanístico actualmente en marcha en Europa.

Por otro lado, el ejecutivo, que cuenta con una experiencia como profesional del sector inmobiliario de más de 20 años, ha asegurado que por el momento Merlin Properties no ha solicitado entrar en el consejo de administración de DCN, la firma promotora y titular de los derechos del suelo.

«Merlin es un socio pasivo y financiero», aseguró el primer ejecutivo de la firma, que asegura está a la espera de que los otros dos socios del proyecto, BBVA –con el 75% del capital de la sociedad promotora– y el grupo San José –con alrededor del 10% después de vender el referido 14,4% a la socimi–, digan en lo que la socimi puede «ayudar y contribuir».

La socimi cuenta con prenda sobre este 10% de la constructora que controla y preside Jacinto Rey, dado que forma parte de las garantías dadas por este grupo ante el préstamo que le ha concedido Merlín como parte del pago de la compra de la participación.

Los derechos políticos de este 10% seguirán, no obstante, en manos de San José, según confirmó Clemente tras intervenir en un encuentro europeo sobre oficinas ‘Work in Place’, organizado por la Asociación Española de Oficinas.

26 viviendas en venta por 200 millones

Merlin Properties continúa inmersa en su actividad. En este sentido, la socimi ha informado de la venta de un lote de 26 edificios de oficinas ubicados en Madrid y Barcelona por un importe estimado de unos 200 millones de euros.

La sociedad prevé cerrar en lo que queda de mes dicha operación, para la que ya tiene un comprador que, incluso, le ha adelantado un parte del importe a pagar a modo de depósito.