El sector turístico ha sido uno de los más castigados durante la crisis por coronavirus y el trabajo de todos se centra ahora en hacerle crecer, manteniendo siempre la normativa estipulada para evitar contagios. Estos tres directivos te dan las claves que te ayudarán a entender lo que va a pasar en el sector:

  • Marc Rahola, fundador y CEO de OD-Group.

Ante todo, soy optimista. Pero lo que veo que va a pasar es que, al final, nos vamos a tener que adaptar y entender la nueva situación. Esto nos obliga, y ya lo estamos haciendo, a trabaja con más asociacionismo dentro del sector. Estamos trabajando con empresas que ni imaginábamos que pudiéramos hacerlo nunca, por tratarse de sistemas de trabajo tan antagónicos. En Ibiza hemos creado en los últimos dos meses el Ibiza Calendar Offspring, que engloba a todos los hoteleros, restaurodores y beach clubs, para desarrollar un plan de trabajo. Nos hemos unido con todos nuestros competidores para trabajar juntos desde una óptica que nunca se había hecho, con el objetivo de volver a ser fuertes globalmente.

Esta iniciativa la hemos desarrollado nosotros, OD Group, junto con Concept Hotel Group. Con Diego Calvo, su consejero delegado, hemos desarrollado un concepto que busca el efecto de glocalización para que un mismo destino turístico, en todos sus ámbitos, aunque seamos competencia, trabaje de forma unida y coordinada para explicar por qué un destino es distinto a otro y vale lo que vale. Ese proceso, que está en marcha desde hace semanas, ya se está empezando a copiar en otros destinos. 

El Covid-19 ha parado el mundo de golpe. Y cuando volvamos a darle al interruptor para volvernos a poner en marcha, tenemos que saber explicar por qué se tiene que venir a nuestro destino y no a otro. Conseguir recuperarnos depende de que sepamos explicar bien lo que nos distingue. Y los que lo sepamos explicar bien tendremos la posibilidad de volver a estar arriba.

  • Luis Riu, CEO de Riu Hotels & Resorts.

La situación actual es de una gravedad sin precedentes. RIU tiene 66 años de historia y, a pesar de haber enfrentado todo tipo de crisis, jamás nos habíamos visto en la necesidad de cerrar todos nuestros hoteles (99 en total en 19 países), al mismo tiempo, en un plazo de escasas tres semanas. Hemos tenido que tomar decisiones muy dolorosas para luchar por la viabilidad de la empresa, que incluyen la reducción de jornada, parcial o total, de todos nuestros empleados (más de 31.000 en total). Y ahora, desde hace ya casi dos meses, estamos trabajando en la recuperación. 

Sigue habiendo mucha incertidumbre, pero sabíamos que nuestros clientes estarían deseando volver a viajar, cuando esos viajes se pudieran emprender con seguridad. Por eso, durante varias semanas trabajamos en crear una serie de protocolos de actuación, diecisiete en concreto, que guiarán la operación de nuestros hoteles. Los protocolos conforman un manual completo que tiene el objetivo de ofrecer la máxima seguridad a nuestros huéspedes y empleados. Nuestra forma de hacerlo ha sido entrar mucho en el detalle, dando instrucciones claras a cada uno de los empleados para que sepa qué tiene que hacer en cada momento, desde cuando toma el transporte hacia el trabajo hasta cuando realiza sus labores diarias.

El sector turístico ha demostrado ser muy resistente, capaz de adaptarse a las circunstancias y a las demandas del mercado. Así seguirá siendo. Esta crisis ha sido tan profunda que la salida será lenta y larga. Salvando parte de la temporada de verano, estamos recuperando muchos empleos y ayudando a recuperar la normalidad y un mejor estado de ánimo frente a esta crisis, lo que también es muy importante para estimular los negocios locales. Sobre el futuro del turismo en España, nosotros creemos que nuestro modelo sigue siendo de éxito y que pasar unas vacaciones en la playa se ha convertido en una necesidad para casi todos nosotros, más aún en aquellos países que no disfrutan de tantas horas de sol durante el año. Podemos apostar por aumentar la calidad, como ya estamos haciendo la mayoría de empresas. Pero calidad entendida como una buena oferta, a un buen precio, consumida por turistas que tienen una manera respetuosa y cívica de disfrutar del destino, no entendida como un turismo de cinco estrellas solo para unos pocos. La calidad, ahora además con más seguridad, serán las claves para nuestro futuro más próximo.

Parece un cliché, pero en este caso es más cierto que nunca: de esta crisis saldremos juntos o se hará muy cuesta arriba. Con medidas e incentivos desde los gobiernos, con seguridad y profesionalidad en los hoteles, negocios y destinos, y con la flexibilidad que se nos exige en el día a día, multiplicada ahora por la situación de crisis.

  • Vicente Fenollar, CEO de Ávoris – Grupo Barceló.

En estos momentos es muy importante que seamos capaces de ofrecer a nuestros clientes un correcto asesoramiento para que viajen seguros y con establecimientos y compañías de transporte que aseguren su salud. Debemos pensar en la salud de nuestros equipos y proteger que puedan trabajar con todas las garantías sanitarias.

Ávoris, la división de viajes del Grupo Barceló, es una compañía sólida y solvente, pero ante esta situación de reducción de los ingresos debemos reducir el nivel de gastos adaptando el gasto de la compañía a la actividad que tengamos y en ese sentido los ERTES y la financiación de las empresas juegan un aspecto clave.

Tenemos que pensar que la situación para el 2021 mejorará, y de ahí en adelante. Nos debemos planificar para que en el 2022 o 2023 estemos de nuevo en la normalidad.

Está claro que hemos iniciado la desescalada, lo que supone una buena noticia; por otro lado, el sector del turismo es un sector muy resiliente y cuenta con una base sólida pa ra abordar la salida de esta crisis. Estoy convencido de que las ganas de viajar de nuestros clientes siguen estando intactas y Ávoris estará a su lado para hacerlas de nuevo realidad.