Cuando pensamos en seguridad, visualizamos cámaras, sistemas de alarma con teclados numéricos y sensores de movimiento. Los anuncios de las alarmas nos alertan de todos los riesgos que sufre nuestro hogar. Cuando pensamos en riesgos, pensamos en daños personales y secuestros, y pensamos en robo de dinero, joyas y otros enseres de valor económico. Sin embargo, estos riesgos son cada vez menos habituales y de menor interés para los criminales. Lo que realmente preocupa a un buen asesor de seguridad es la información. Los discos duros, los documentos confidenciales, la información financiera son los nuevos sujetos de un secuestro y de los sobornos millonarios. 

El blockchain nace como el almacén y securizador de todo tipo de información. La información de cualquier tipo, que tenga valor para alguien, puede ser transmitida de forma segura con blockchain. Lo conocemos como el factor del éxito del Bitcoin, siendo la única manera descentralizada de proteger información de todas las transacciones que con ella se llevan a cabo. Pero cualquier producto al que le afecte la trazabilidad será gestionado por blockchain. El orden será relacionado con los riesgos y los beneficios del producto.

Seguro que la trazabilidad del origen del percebe gallego será controlada antes incluso que la de la leche asturiana. El origen de un producto es ciertamente importante a la hora de valorarlo y se vuelve aún más importante cuando determina su legalidad. En varios estados de Norte América ya es legal el consumo de la Marihuana para fines medicinales, pero ha de ser la Marihuana que se ha producido de forma legal y que está controlada por el sistema impositivo y el gobierno local. No han tardado en nacer startups dedicadas a gestionar su trazabilidad gracias a blockchain

Quien no ha tenido problemas en una herencia cuando no está bien escriturada una propiedad. Los notarios se pueden echar a temblar en el momento que blockchain sea válido como escritura pública. Y es que actúa como una escritura viva: mantiene la información del propietario original a la que se le puede sumar información de acuerdos de compraventa, inversiones en edificación o reformas, arrendamientos, cambios en los usos a los que se pueda destinar el terreno, etcétera.

Dime que información tiene valor para ti, tus clientes o tu comunidad y te diré cuáles son las futuras aplicaciones de blockchain que más te deben interesar.

Lujo. Este mundo se va a ver afectado por un férreo control del origen, valor del objeto y las transacciones de compra venta en los que haya incurrido. El dueño de un Rolex siempre ha tenido sus datos registrados en la base de datos de la marca. Sin embargo, no ha sido así para joyas y piedras preciosas. El tráfico de diamantes es uno de los grandes motores del mercado negro, donde el fraude y el robo dificultan conocer la veracidad y legalidad de una piedra, ya sea montada o sin montar. Para acometer el reto de dotar de trazabilidad este mercado, IBM ha lanzado un proyecto llamado Trustchain. Minas, montadores, joyeros y propietarios estarán todos inscritos en la ficha virtual de cualquier joya, haciendo así que su valoración sea más fácil o hasta automática.

Política. En estos últimos años de cambios de gobierno tan sorprendentes como fue la entrada de Trump como presidente de los Estados Unidos, o lo que ha sido casi más sonado, su salida, que quiso definir como fraude electoral, se ha creado un hueco para una tecnología que pueda revolucionar el sistema democrático de votación. Hasta el momento, todos los intentos de crear sistemas de votación automatizados han fracasado debido a la falta de confianza en que el sistema o la empresa administradora del sistema pudieran tener intereses en el resultado. 

Varias compañías están trabajando en crear modelos basados en blockchain que certifiquen al votante y al voto. La propia definición de inviolabilidad de blockchain —por no depender de una empresa, organización o similar— le dota de las cualidades necesarias para ser la tecnología que pueda resolver este reto. Ya se han llevado a cabo pruebas en pequeños núcleos, como es el de militares desplazados en misiones el extranjero, ejerciendo su derecho a voto en su móvil. 

Corporate. Spring Labs nace para hacer más transparente y fidedigno el intercambio de información entre empresas. Los bancos llevan mucho tiempo intentando crear perfiles de sus clientes que les permitan mitigar el alto nivel de fraude que tiene lugar en las diferentes transacciones entre su entidad y las empresas que tiene como clientes. Pero el fraude no solo ocurre aquí. Todas las industrias están sujetas a que sus transacciones sean fruto de información errónea tanto de forma intencionada como no. La capacidad de blockchain para servir de base de datos ilimitada y certificada, la hace perfecta para este reto. 

Préstamos. Tantas películas incluyen el relato de un pobre iluso que acepta un préstamo de un prestamista callejero acordando unos intereses muy superiores a los de la usura y poniendo su vida como garantía de la devolución. Pero existen múltiples formas de préstamos, y solo unas pocas son bancarias. Proliferan empresas de préstamos garantizados sobre objetos de valor, como coches o propiedades. También existen casas de empeño donde se pueden realizar préstamos contra relojes y joyas. En todos estos casos hay diversos formatos para documentar las transacciones. Blockchain se convierte en la plataforma ideal para esta labor.

Lo que no me imagino es una película en la que el prestamista le diga al pobre maleante: «Quiero mi dinero mañana antes de las diez. Si no está todo aquí y con intereses, vendo tus Bitcoins…». Pero para rizar el rizo, hay una garantía en la que pocos hemos pensado, nuestra inversión en criptomonedas. Para aquellos que han comprado ya y necesitan realizar transacciones en moneda local, ha nacido Salt Lending, una plataforma de préstamos garantizada contra la criptomoneda depositada por el cliente. Lo interesante, y arriesgado de este negocio, es que el depositario puede garantizar un volumen de dólares contra el valor presente de sus Bitcoins, mientras estos siguen cotizando y sufriendo su propia volatilidad en el mercado. 

Gaming. El negocio de los videojuegos genera más de 1.500 millones de euros al año solo en España. Uno de los modelos más habituales es la venta de enseres para el propio juego. Armas, coches o personajes… Ya existían casos de compraventa de estos objetos en plataformas como Milanuncios o Wallapop. Pero ahora existe un marketplace basado en blockchain específico para su compra-venta, se llama Opskin. En muchos casos el incentivo del juego es ganar un producto digital único. Mythical Games es una start-up que desde 2019 produce videojuegos en los que los premios son creados como únicos, y puestos bajo la titularidad del ganador gracias a blockchain. 

Periodismo. Es una industria con muchas aristas. Una de ellas es que los periodistas trabajan en grupos a los que se les llama editoriales y no siempre coinciden las líneas editoriales individuales con las del grupo. No suele ser un tema polémico hasta que se rozan los derechos y responsabilidades del uno o del otro en materia de ética profesional. Para salvaguardar a ambos, nace Civil en Nueva York, una plataforma creada para mantener la originalidad de los contenidos generados por un periodista y dotarle de una opinión sobre cualquier modificación posterior que tenga lugar sobre su pieza. 

Sanidad. Organizaciones sanitarias, hospitales, aseguradoras médicas y hasta gobiernos llevan años enfrentándose al reto del intercambio de información sensible de los pacientes. En algunos sitios aún ocurre que al hacerte una radiografía en un centro, para un médico que está en otro, tienes que llevar las imágenes en una bolsita tu mismo. Parece mucho más fácil de resolver de lo que es. Leyes de protección de datos, privacidad de los pacientes, gestión de las autorizaciones de información, consentimientos de cada procedimiento… Todo debe ser documentado y recogido por cualquier entidad que trate con datos de un paciente. DOC.AI es una start-up que combina blockchain con Inteligencia Artificial, en forma de machine learning, con el objetivo de resolver esta necesidad.

Lo hacen cambiando el paradigma. Ya no son las instituciones quienes almacenan la información de todos sus pacientes, sino el paciente quien tiene control sobre toda su información médica en un solo sitio y para cualquier necesidad. En breve, incluirá también información sobre nuestras vacunas contra el covid-19, cualquier otra gripe y la vigencia de las mismas. Es como las chapas de los militares americanos en las películas, que tienen su tipo de sangre e información crucial en caso de emergencia, pero multiplicado por la enésima potencia.

Head Hunters. Nivel de inglés alto, dominio de Office, gran capacidad de liderazgo, son solo algunas de las frases que aparecen habitualmente en los curriculums (sin siempre ser del todo ciertas o por lo menos potencialmente valorables). Haber estudiado un máster en Harvard o haber sido el responsable de 250 personas en un puesto de trabajo anterior son afirmaciones que se pueden considerar delito si no son ciertas (y en según que puesto). Por el momento, y en la mayoría de puestos de trabajo, el entrevistador cree que lo que está en el CV es cierto y se ve obligado a fiarse de su intuición en el proceso de selección. Learning Machine es una start-up basada en blockchain que está creando el directorio virtual de las credenciales del talento. Es como un CV, pero su contenido está validado y no se puede modificar. Dota de total transparencia al sistema de contratación de cualquier empresa u organización. 

Propiedad. El Bitcoin suena tremendamente complicado, pero, ¿y si te digo que puedes lanzar tu propia moneda? Pues es mucho más sencillo de lo que parece. El proceso de tokenizar cualquier cosa nos convierte en creadores de una nueva moneda. Por ejemplo, yo compro un piso y lo voy a dividir y alquilar las habitaciones. La inversión en ese piso lo puede exceder mis posibilidades, pero, lo puedo tokenizar y vender partes de ese piso a terceros en forma de moneda basada en blockchain. TrustToken es una Fintech en San Francisco que facilita esta gestión.

Seguros: Esta es una empresa que me ha gustado tanto que la tengo en mi portfolio de inversión. Se llama Lemonade y es una aseguradora basada en Inteligencia artificial y Blockchain. Está llevando a cabo la disrupción del sector del seguro a base de reducir el coste al asegurado a solo lo que necesita, y disminuir su gestión administrativa realizando pagos y cobros de siniestros casi en tiempo real.

Energía Solar. Una industria legislada en España para que solo puedan hacer negocio de ella los grandes operadores. ¿Pero y si pudieras generar energía en un sitio y venderla en otro? Imagínate tener unos pocos paneles solares en tu casa en la playa de Cádiz y consumir la energía en los días nublados en Madrid. Esto es a lo que se dedica Omega Grid. Su cometido es realizar un espacio libre de compraventa de energía basado en blockchain. Por ahora solo opera en EE UU., pero a lgún gobierno se debe estar tirando de los pelos…

Música. Spotify acaba de comprar una startup llamada MediaChain por una cantidad que no se ha hecho pública. Esta plataforma almacena toda la información sobre una pieza artística musical. Creador, origen, contenido, versiones, todo está almacenado en blockchain para gestionar los derechos de autor y evitar el plagio.