Bitcoin ha resurgido, dicen algunos expertos. Tras el batacazo que se dio la criptomoneda el pasado mes de julio, cuando cayó por debajo de los 30.000 dólares, parece que se recupera con fuerza. Hoy, la criptomoneda ha recuperado el valor de los 50.000 dólares (42.675 euros), al registrar subidas superiores al 2%, con lo que se sitúa en niveles no vistos desde mayo.

Debido a que su oferta está limitada a 21 millones de monedas, muchos esperan que su precio siga aumentando. Sobre todo si los inversores empiezan a tratarlo como una especie de oro digital para protegerse contra la volatilidad del mercado y la inflación.

Conocer el valor que tiene Bitcoin en cada momento ayuda a quien tiene de estas criptomonedas a saber qué hacer con ellas en cada momento (ya sabe: comprar, vender, esperar…). Pero no todo el mundo es poseedor de esta moneda digital, y mucho menos del conocimiento de cómo funciona. Precisamente para aquellas personas es esta guía para dummies con todo lo que hay que saber de Bitcoin.

Lee también: ¿Debería invertir en Bitcoin?

Qué es Bitcoin

Se trata de la primera y más conocida de las más de 5.000 criptomonedas que existen. Bitcoin es una moneda digital descentralizada que se puede comprar, vender e intercambiar directamente sin un intermediario. El creador de Bitcoin, Satoshi Nakamoto, la describió originalmente como la necesidad de «un sistema de pago electrónico basado en pruebas criptográficas en lugar de la confianza».

Por su esencia descentralizada, los Bitcoins no están respaldados por el gobierno ni por ninguna institución emisora, y no hay nada que garantice su valor además de la prueba que se encuentra en el corazón del sistema. «La razón por la que el dinero tiene valor es simplemente porque nosotros, como personas, decidimos que tiene valor. Lo mismo que el oro», dice Anton Mozgovoy, cofundador y director ejecutivo de la empresa de servicios financieros digitales Holyheld.

Cómo funciona Bitcoin

Bitcoin se basa en un registro digital distribuido llamado blockchain (cadena de bloques, en español), que es un conjunto de datos vinculados, compuesto por unidades llamadas bloques que contienen información sobre todas y cada una de las transacciones, incluida la fecha y la hora, el valor total, el comprador y el vendedor, y un código de identificación único para cada intercambio. Las entradas se encadenan en orden cronológico creando una cadena digital de bloques.

Todas y cada una de las transacciones de Bitcoin que se hacen existen en un libro público accesible para todos, lo que hace que sean difíciles de revertir y difíciles de falsificar. «Una vez que se agrega un bloque a la cadena, se vuelve accesible para cualquiera que desee verlo, actuando como un libro de cuentas públicas de las transacciones en criptomonedas», dice Stacey Harris, consultora de Pelicoin, una red de cajeros automáticos de criptomonedas.

La blockchain está descentralizada, lo que significa que no está controlado por ninguna organización. «Es como un documento de Google en el que cualquiera puede trabajar«, ​​explica Buchi Okoro, director ejecutivo y cofundador del intercambio de criptomonedas africano Quidax. «No le pertenece a nadie, pero cualquiera que tenga un enlace puede contribuir a él. A medida que diferentes personas lo actualizan, su copia también lo hace». 

Si bien la idea de que cualquiera pueda editar la cadena de bloques puede parecer arriesgada, en realidad es lo que hace que Bitcoin sea confiable y seguro. Para que un bloque de transacciones se agregue a la cadena de bloques de Bitcoin, debe ser verificado por la mayoría de todos los titulares de Bitcoin, y los códigos únicos utilizados para reconocer las billeteras y transacciones de los usuarios deben ajustarse al patrón de cifrado correcto.

Los códigos cuentan con números largos y aleatorios, que hacen increíblemente difíciles su producción fraudulenta. Este nivel de aleatoriedad estadística de los códigos de verificación de blockchain es necesario para cada transacción, reduce en gran medida el riesgo de que alguien pueda realizar transacciones fraudulentas de Bitcoin.

Qué es la minería de Bitcoin

La minería de Bitcoin es el proceso de agregar nuevas transacciones a la cadena de bloques de Bitcoin. La gente que se dedica a la minería de Bitcoin lo hace a través de un sistema que se llama prueba de trabajo, que ejecuta distintos ordenadores en una carrera para resolver los acertijos matemáticos que verifican las transacciones.

Para atraer a los mineros a seguir compitiendo para resolver los acertijos y en general respaldar el sistema, el código de Bitcoin los recompensa con nuevos Bitcoins. «Así es como se crean las nuevas monedas» y se agregan nuevas transacciones a la cadena de bloques, dice Okoro.

Al principio era posible que una persona promedio extrajera Bitcoin, pero ese ya no es el caso. El código de Bitcoin está escrito para hacer que con el tiempo la resolución de sus acertijos sea cada vez más desafiante, requiriendo cada vez más recursos informáticos. Hoy en día la minería de Bitcoin requiere ordenadores potentes y acceso a grandes cantidades de electricidad barata para tener éxito.

La minería de Bitcoin compensa menos de lo que lo solía hacer, lo que hace que sea aún más difícil recuperar los crecientes costos de los métodos y recursos informáticos además de eléctricos que se necesitan. «En 2009, cuando apareció esta tecnología, cada vez que recibías un sello obtenías una cantidad mucho mayor de Bitcoin de la que se obtiene hoy», según Flori Márquez, cofundador de BlockFi, una empresa de gestión de patrimonio criptográfico.

Para el 2140 se estima que todos los Bitcoins habrán entrado en circulación, lo que significa que la minería no lanzará nuevas monedas, y es posible que los mineros tengan que depender de las tarifas de transacción.

Cómo comprar Bitcoin

Bitcoin se compra a través de aplicaciones de cambio, como Binance, que permiten comprar, vender y mantener criptomonedas. Configurar una cuenta es sencillo: hay que verificar la identidad y proporcionar algún tipo de fuente de financiación, como una cuenta bancaria o una tarjeta de débito.

Entre lo que se debe saber a la hora de comprar es que, aunque se trata de una cripto cara, se puede comprar por fracciones. También hay que estar atento a las tarifas, que generalmente cuentan con pequeños porcentajes del total de su transacción criptográfica. Y, por último, que no son compras instantáneas: la moneda tarda entre 10 y 20 minutos en aparecer en la cuenta.

Independientemente de dónde se compre su Bitcoin, es necesario tener una cartera criptográfica para almacenarlo, que puede ser de dos tipos: caliente o fría. La primera se almacena por un proveedor en la nube (como Exodus, Electrum y Mycelium). La segunda es un dispositivo fuera de línea (como Trezor y Ledger).

Cómo usar Bitcoin

Bitcoin se usa como una inversión alternativa, lo que ayuda a diversificar una cartera (aparte de las acciones y bonos). También se puede usar Bitcoin para realizar compras, pero la cantidad de proveedores que aceptan la criptomoneda sigue siendo limitada. PayPal, por ejemplo, ha anunciado que habilitará la criptomoneda como fuente de financiación para compras este año. Sin embargo, algunas compañías, como Tesla, han dejado de aceptarlo debido a lo altamente contaminante que es su minería.

También se puede usar un servicio que permite conectar una tarjeta de débito a su cuenta criptográfica y usar Bitcoin como cualquier otra moneda. Esto implica que un proveedor financiero convierta instantáneamente su Bitcoin en dólares.

En otros con monedas menos estables (como Venezuela, Argentina, Zimbabue) las personas a veces usan criptomonedas en lugar de su propia moneda. «Bitcoin brinda una oportunidad para que las personas almacenen valor sin depender de una moneda respaldada por un gobierno«, dice Montgomery, quien añade que «le da a la gente la opción de protegerse en el peor de los escenarios«.

Cómo invertir en Bitcoin

Como en un stock, es posible tener Bitcoin como inversión. Las filosofías de quienes lo hacen son distintas. Hay quien lo compra y mantiene a largo plazo, y quien prefiere jugar con el mercado y comprar y vender según suba o baje su valor. También es posible invertir en fondos de inversión de Bitcoin.