Ganar dinero es lo que cualquier inversor medio de España persigue para batir a la inflación. La pérdida de poder adquisitivo con el paso del tiempo, máxime cuando la recuperación económica poscoronavirus invita a que los precios repunten, hace que buscar vehículos en los que invertir se haya convertido en la mayor prioridad de los últimos años.

Saber cuál es la estrategia que más conviene para incrementar tu patrimonio a largo plazo es fundamental. Los rendimientos estables generan una mayor tranquilidad con el paso del tiempo. Por eso la cuestión es: ¿qué estrategia te conviene más? Antes de escoger entre inversiones inmobiliarias o comprar oro – diversificar tus inversiones para reducir riesgos, en esencia– has de tener en cuenta cuáles son las alternativas por las que puedes optar.

Las estrategias de inversión pasivas, que se caracterizan por reducir los costes de las transacciones a su mínima expresión son una de las posibilidades. “Estas no requieren que estés actualizando tus inversiones tan a menudo, y tienen un horizonte de largo plazo”, comenta José Luis Cárpatos, director de inversiones de Gloversia Eafi.

Mientras, las estrategias de inversión activas que se enfocan en la optimización del rendimiento estimado, son otra posibilidad. “Estas implican costes en el corto plazo debido a que debes balancear tu portafolio, hacer transacciones y revisar su comportamiento en el corto y mediano plazo”, añade el experto.

No obstante, la duda principal es conocer cómo ha de construirse una cartera para que genere rentabilidades sostenibles en el tiempo. “Siempre recomendamos apostar por carteras globales que diversifiquen tanto por sectores, como por tipo de activos y geografías (…) Para el inversor que tenga dudas de cómo pueden terminar los mercados el año, tener una cartera bien diversificada le ayudará a reducir los riesgos, capturando todas las oportunidades que da el mercado”, apuntan los expertos de Abante.

Invertir con un objetivo claro

Siempre hay que invertir con un objetivo claro. Tanto para la persona que ya tiene su dinero en los mercados, como para el ahorrador que quiere empezar a invertir, siempre es aconsejable hacer un ejercicio de planificación financiera antes de acudir a los mercados financieros.

“Esto le permite conocer para qué invierte, es decir, cuánto dinero necesita y, por tanto, qué rentabilidad le tiene que pedir a los mercados”, destacan desde Abante.

Conocer el objetivo también permite fijar el horizonte temporal de inversión, lo que es fundamental a la hora de saber qué nivel de riesgo puede asumir y durante cuánto tiempo tiene que mantener sus ahorros en los mercados. Definir las metas es clave para trazar la estrategia que se adapte a las circunstancias y te permita estar en los productos que realmente necesita, independientemente de lo que pase en el mercado.

Para ello, es recomendable huir de las modas. En unos meses hemos pasado de hablar de los máximos de las criptomonedas, a leer sobre el desplome que están sufriendo algunas de las principales monedas digitales.

“Los inversores tienden muchas veces a fijarse en lo que está haciendo un conocido y, en ocasiones, a decantarse por productos que desconocen solo porque sabe que otras personas están eligiéndolos, sin saber los riesgos que pueden estar asumiendo”, concretan desde Abante. De este modo, antes de invertir en un producto financiero únicamente porque está de moda, el inversor debe conocer bien sus riesgos y características y analizar si es el activo que realmente necesita y se adapta a sus circunstancias.

Value, renta fija, inmobiliario… Entre algunas alternativas

Cuando pensamos en inversión, una imagen común que se nos puede venir a la cabeza son las oficinas de Wall Street llenas de gente hablando y haciendo negocios. Invertir en valor, es decir, fondos de inversión que se centran en empresas infravaloradas por el mercado, puede ser una práctica atractiva y con grandes ganancias, pero también es impredecible y peligrosa. Hay que seleccionar los vehículos más solventes.

“Si juegas bien tus cartas e inviertes en la bolsa correcta en el momento correcto, podrías generar un buen ingreso extra, por eso, procura informarte y ser experto en cómo funciona la bolsa antes de emprender esta inversión para incrementar poco a poco tu capital”, asegura Cárpatos.

Dentro de esa diversificación, se aconseja destinar un porcentaje de tu patrimonio a la renta fija. Si eres un inversor más arriesgado: entre un 20% y 30%; y si eres más conservador de un 50% a un 70%. Es decir, inversiones por las cuales recibas cada cierto periodo de tiempo una cantidad de dinero con la que puedes contar y que se añade a tus otros ingresos por tu trabajo u otras inversiones.

En este sentido, hay que tener en cuenta que estas inversiones suelen tener un coste inicial bastante alto, pero que a la larga tienes muchas posibilidades de recuperar esa inversión y multiplicarla varias veces.

Finalmente, una excelente estrategia de inversión para aumentar tus ingresos es la inversión inmobiliaria. No solamente es una inversión con alta tasa de rentabilidad gracias a la plusvalía, sino que también es una inversión de muy bajo riesgo debido a la estabilidad del mercado de la vivienda.