El restaurante Zalacaín subastará desde este jueves hasta el próximo 12 de julio, a través de Asemar Concursal, los activos no adjudicados tras concluir el proceso concursal con su venta al Grupo Urrechu.

En concreto, los activos pendientes de adjudicación van desde botellas de alcohol premium, multitud de menaje o mobiliario, hasta una barra de bar y una caseta, todos ellos procedentes del Club de Golf Somosaguas, según ha informado la compañía especializada en liquidación concursal, Asemar, seleccionada para gestionar la liquidación de los activos sin adjudicar del concurso de acreedores de Grupo Zalacaín.

El proceso concursal concluyó el pasado mes de abril con la venta de las unidades productivas (Restaurante Zalacaín, Celebraciones Zalacaín La Finca y Zalacaín Catering y Servicio de restauración) al grupo de restauración, liderado por el chef Iñigo Pérez y Manuel Marrón, propietario del 50% del grupo inmobiliario Gilmar, quedando pendientes los activos de la cafetería Club de Golf de Somosaguas.

Dichos activos sin adjudicar se liquidarán por lotes, a través de subasta extrajudicial, según ha explicado el director de Asemar Concursal, Rafael Tarazaga.

El emblemático Zalacaín, que cerró sus puestas en marzo de 2020 tras decretarse el estado de alarma en España para frenar la expansión de la pandemia, anunció a finales del pasado ejercicio su cierre definitivo por el impacto de la crisis sanitaria derivada del covid-19, lo que le llevó a presentar el concurso de acreedores.