España afronta un escenario global de apuesta por la digitalización y la sostenibilidad que supone un desafío y una gran oportunidad para transformar la economía. Pero esa transformación, en un momento tan complejo, debe hacerse «sin dejar a nadie atrás, trabajando juntos bajo los principios de equidad, inclusión y diversidad», sostiene Domingo Mirón, presidente de Accenture España, Portugal e Israel.

En conversación con la periodista Charo Izquierdo durante el evento Forbes Summit Reinventing Spain celebrado este jueves en Madrid, el ejecutivo ha defendido la necesidad de que el futuro de España se plantee en clave europea y global. «El futuro de España hay que verlo en el contexto de Europa, del mundo, y de esa posible guerra evitable. Cualquier cosa que soñemos, esa España innovadora, digital, competitiva y sostenible, hay que hacerlo en un entorno europeo y mundial. ¿Cómo hacerlo? Nuestra contribución es clara, está en nuestro propósito, entregar el valor de la combinación entre tecnología e ingenio humano», ha respondido Mirón sobre el aporte que puede hacer su compañía al país.

Bajo su punto de vista, es necesario aplicar la tecnología de manera innovadora. «Hay muchas tecnologías que a día de hoy son muy maduras, pero no tanto el modo en que las aplicamos. En esto es en lo que creo que Accenture tiene que hacer su mayor contribución. ¿Cómo? A través del talento de las personas«, ha señalado. Además, considera que los fondos europeos Next Generation son una gran oportunidad para materializar esa promesa de «una España ‘verde’, digital, sostenible, cohesionada y diversa, una realidad que se produzca cuanto antes y que logre la mayor productividad por cada euro que invirtamos en el país».

En su conversación, han abordado la importancia de la tecnología y la sostenibilidad como «brazos armados» de cualquier país. Mirón considera que España ha elevado su ambición y está perfectamente posicionada para «hacer cosas sencillas de grandísimo impacto». En términos de digitalización, sostiene, «hablando desde el punto de vista de la gran empresa, considero que se ha avanzado muchísimo. Hay datos que lo respaldan. Quizá en sostenibilidad, en nuestra opinión, decimos que es el nuevo digital y hay un camino por recorrer un poco más complicado».

La periodista Charo Izquierdo conversa con Domingo Mirón, presidente de Accenture España, Portugal e Israel. (Foto: Diego Lázaro)

Pero no hay que perder de vista el tablero europeo y global. «Para tener esa aspiración por encima de nuestros socios y, a la vez, competidores europeos o frenemies, tenemos que hacer algo bastante sencillo: salir de la trampa de elegir entre sostenibilidad y digitalización», agrega.

La clave está en que las compañías encuentren ese difícil equilibrio entre «la inversión que necesitan para el cambio y lograr un crecimiento rentable». «Parece que uno ahí no elegiría la digitalización como un elemento de ayuda, pero lo es. Esa combinación de digitalización y sostenibilidad hará que las compañías sean mucho más competitivas. Hay un estudio que señala que las que apuestan por esta combinación tienen 2,5 veces más probabilidades de seguir una senda de crecimiento rentable que aquellas que no lo hacen», explica el ejecutivo.

«Para tener esa aspiración por encima de nuestros socios y, a la vez, competidores europeos o frenemies, tenemos que hacer algo bastante sencillo: salir de la trampa de elegir entre sostenibilidad y digitalización»

Respecto a las palancas de cambio para transformar la economía española, Mirón ha destacado el consenso entre todos los actores económicos sobre la propuesta del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que presentó el Gobierno español el año pasado. «Creo que se está actuando en todas, pero veo el mayor desafío lo veo, primero, en la transformación del tejido industrial. Considero que el reto de España en ese aspecto es mayor al de otros países. El segundo reto, por la estructura económica de nuestro país, sería la transformación y digitalización de las pymes. El tercero diría que es la transformación de la Administración pública», sostiene. Para rematar, apunta a la transición energética y al talento como dos grandes aristas que es necesario abordar para mejorar la competitividad del país. «En España hay muchísimo talento, pero no el suficientemente necesario como para la transformación digital», sostiene.

En este sentido, pone como ejemplo la apuesta que están haciendo las grandes multinacionales por España, que semana a semana anuncian potentes inversiones y contrataciones —como el caso de Meta esta semana—, algo que se presenta como «una gran oportunidad y, al tiempo, nos pone mucha presión en la parte de la capacitación. No podemos poner la presión únicamente en el programa educativo del país, sino que tenemos que poner mucho peso en las empresas, que son las responsables de desarrollar todas las capacidades digitales de sus empleados».

Para Mirón, la clave para mejorar en este aspecto está en «incorporar la tecnología en todo lo que se hace, equipar con habilidades digitales a estudiantes y trabajadores para que la productividad de las compañías aumente».

Así, defiende la necesidad de lograr un círculo virtuoso que impulse el crecimiento del país: «Si atraemos desde la empresa y la Administración Pública a los mejores estudiantes y los mejores profesionales y les formamos, haremos que nuestras empresas sean más competitivas y, a la vez, haremos que nuestros servicios y productos sean mucho más exportables».