El Consejo de Ministros celebrado este martes ha aprobado un real decreto por el que se amplía del 20 de abril al 20 de mayo el pago fraccionado de Sociedades e IRPF y la presentación de la declaración trimestral del IVA para los autónomos y pymes con una facturación inferior a 600.000 euros, lo que tendrá un impacto de 3.558 millones en la liquidez de estos colectivos.

Según ha explicado la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la medida afecta a 3,4 millones de empresas y autónomos, el 95% del total.

Así pues, el plazo máximo de presentación de las declaraciones de este trimestre del IVA, IRPF y el pago fraccionado del Impuesto sobre Sociedades se pasa del 20 de abril previsto inicialmente al 20 de mayo, mientras que en el caso de las declaraciones domiciliadas, el plazo se amplía del 15 de abril al 15 de mayo.

Hacienda destaca que esta medida pretende dar un mayor margen a los gestores y asesores fiscales para recopilar la información necesaria para cumplir con las obligaciones fiscales de sus clientes en un momento de gran dificultad por los efectos de la emergencia sanitaria.

Sistema de estimación directa para autónomos

Por el contrario, no se ha aprobado que los autónomos puedan renunciar al sistema de módulos y tributen por el de estimación directa, aunque la ministra de Hacienda ha adelantado que se aprobará “en breve” en un futuro Consejo de Ministros.

“Desde el primer momento el Gobierno va adoptando medidas ambiciosas para defender tejido productivo formado sobre todo por autónomos y pymes; seguiremos monitorizando la situación para actuar allí donde sea necesario”, ha matizado la portavoz del Gobierno.

Igualmente, ha cifrado en 48.542 las operaciones avaladas por el Estado a través de la línea del ICO, por importe de 4.739 millones, de los que 3.625 millones corresponden a pymes y autónomos.

Más información: