La crisis por coronavirus también ha alterado la agenda del Gobierno. El ejecutivo tiene pendiente una subida del IRPF para las rentas altas como parte de la negociación de los Presupuestos para el próximo año. En este sentido, Hacienda y Unidas Podemos ultiman la propuesta.

Dado el contexto económico y de congelaciones salariales, sería un repunte simbólico en un tramo alto para dar el argumento a Podemos de que ha aumentado la tributación a los ricos, según publica El País.

Aunque Hacienda y Economía consideran que no es momento de tocar los impuestos, los pactos para aprobar los Presupuestos son prioritarios. Además, una subida en los tramos más altos de renta afecta a pocas personas, unas 100.000 declaran más de 150.000 euros, y tendría un impacto escaso en el consumo, tal y como explica el diario.

En cualquier caso, el repunte no está fijado, probablemente solo sería un tramo y sería algo menor que el planteado en los Presupuestos que no se lograron aprobar, señalan fuentes gubernamentales consultadas por El País. Entonces se anunció un alza de dos puntos en el tipo de las rentas superior a 130.000 euros, cuatro puntos más a partir de 300.000 euros y otros cuatro puntos más para las rentas de capital por encima de 140.000 euros.

Por otro lado, existe el precedente de la subida generalizada que aplicó el PP en 2012. Esta elevó entre seis y siete puntos el tipo a los que ganaban más de 150.000 euros.

Con 20.000 millones del fondo europeo, las cuentas de 2021 tendrán un fuerte aumento de las inversiones que hará fácil justificar los apoyos. Ese margen también se podrá usar para lograr adhesiones a los Presupuestos, admiten fuentes gubernamentales.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró en agosto que la reforma fiscal del pacto de coalición se aplazaría hasta recuperar la economía. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, insistió hace dos semanas en el mismo mensaje, y añadió que solo se incorporarán “ajustes en algunas figuras”.

Peor previsión del PIB para 2020

El Gobierno tiene previsto presentar el próximo mes los nuevos objetivos de déficit y deuda pública, además de actualizar el cuadro macroeconómico.

Entre sus cifras se estima una caída del PIB del 9,2% en 2020 y un repunte del 6,8% en 2021. Sin embargo, previsiblemente se revisará el descenso del crecimiento hasta una horquilla de entre el 10% y el 11%, según las estimaciones de organismos como la Comisión Europea o el Banco de España.

El Gobierno además espera un aumento de la tasa de paro hasta el 19% este año y un porcentaje de 17,2% en 2021.