Para principios del próximo mes, el Gobierno tiene previsto presentar los nuevos objetivos de déficit y deuda pública además de actualizar el cuadro macroeconómico, donde se muestran más pesimistas respecto al PIB: se prevé una caída del producto interior bruto de doble dígito, según informa Europa Press.

La senda de estabilidad presupuestaria y el cuadro macroeconómico se actualizaron por última vez el pasado mes de mayo, tras enviar a Bruselas el Plan de Estabilidad Presupuestario 2020-2023.

Dicho marco estimaba una caída del PIB del 9,2% este año y un repunte del 6,8% en 2021, pero previsiblemente se revisará el descenso del crecimiento hasta una horquilla de entre el 10% y el 11%, según las estimaciones de organismos como la Comisión Europea o el Banco de España.

El Gobierno además espera un aumento de la tasa de paro hasta el 19% este año y un porcentaje de 17,2% en 2021.

Se espera que el Ejecutivo presente y apruebe la nueva senda de estabilidad presupuestaria la primera semana de octubre, y que a lo largo del mismo mes presente el proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2021. Según la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, siguiendo dichas fechas los PGE deberían estar a probados entre finales de 2020 y enero de 2021.