Tras este balance, desde todos los ámbitos de la sociedad están surgiendo numerosas voces que proponen aprovechar este momento para impulsar una recuperación económica ecológica, resiliente e inclusiva. Este reclamo de una recuperación verde es, también, una palanca para salir de la crisis sanitaria y recodarnos que somos sociedades vulnerables.

ENGIE está firmemente comprometida con este plan de recuperación que responde a las prioridades estratégicas del Grupo: descarbonizar la producción de energía, acelerando el desarrollo de las energías renovables (solar, eólica, fotovoltaica e hidrógeno) y ayudar a los clientes a consumir menos y mejor energía.

La estrategia de ENGIE hacia una transición neutra en carbono responde a la demanda de sus clientes para descarbonizar sus actividades –por ejemplo, consumiendo energía verde– y hacer realidad así su propia transición energética. ENGIE les facilita el acceso a todo tipo de soluciones en el entorno de la energía para que puedan ganar en sostenibilidad y eficiencia. ENGIE construye el futuro apoyándose en muchas tecnología innovadoras y digitales a la hora de diseñar nuevos productos, optimizar costes de producción y mejorar el rendimiento energético de procesos industriales. Así, ENGIE logra su propósito de empresa: impulsar un mundo neutro en emisiones de CO2 que consiga beneficio económico solamente a través de un impacto positivo en las personas y en el planeta.