Unir fuerzas ante el compromiso de la sostenibilidad fue el objetivo de Dockers y Jon Rose, el embajador de la firma californiana en la temporada de otoño/invierno de 2020.

El surfista y la textil fortalecieron su compromiso de hacer del planeta un lugar mejor con iniciativas tan efectivas como el uso de técnicas Water<Less, por parte de Dockers, y, por la de Rose, continuar con la labor de Waves For Water, la fundación del surfista que desde hace ya más de 10 años se dedica a llevar agua potable a cualquier parte del mundo.

Objetivos a los que se añade la colaboración del también surfista y activista Kepa Acero, quien asegura que cada gota cuenta y ve en la contaminación de los océanos el enemigo principal del medio ambiente. Convertido ya en el nuevo challenger de Dockers, charlamos con él sobre su vinculación al proyecto.

¿Cómo se llega a un proyecto como ‘Dockers Waves For Water Challenge’ y qué fue lo que más le llamó la atención?

A veces te ves sorprendido por casualidades, que en el fondo no lo son. Yo seguía la labor que estaba haciendo Waves For Water llevando agua potable a estos sitos desde hacía mucho tiempo. Paralelamente, estaba haciendo un proyecto de surf de intercambio cultural junto con una comunidad senegalesa llamada It’s not only about the waves (“no va solo de olas”). De pronto me contactó Dockers para colaborar en el Waves For Water Challenge (W4W) y así difundir el mensaje de un proyecto de Jon Rose que llevo años siguiendo. Reparte agua, que es la vida. Así es como pasó. Me hace mucha ilusión que Dockers haya aunado nuestros caminos.

El surfista y activista Kepa Acero, en una imagen de campaña para Dockers.

¿Qué supone ser la cara visible de este proyecto? ¿Y trabajar con Jon Rose?

Me llena de orgullo. He tenido la oportunidad de viajar a muchos lugares, muy especial- mente de África. He conocido rincones del planeta en los que he visto a mujeres caminando horas para cargar con agua que ni siquiera era potable. En este sentido, Jon ha sido y es un referente para muchas personas y no sólo ha repartido agua potable, sino que ha puesto una semilla en mucha gente para que tome la iniciativa de generar proyectos y conseguir un mundo mejor. Ser la cara de este proyecto es un honor.

La nueva colección de Dockers, con su colega y amigo Jon Rose, apoya la misión de Waves For Water y, por tanto, la sostenibilidad. ¿Cómo cree que tendría que ser la industria textil? ¿Y cómo ve su futuro?

Creo que el mundo se encuentra ante uno de los mayores retos que ha tenido la hu- manidad: la emergencia climática. En este sentido la industria textil tiene una gran responsabilidad. Creo que la clave está en utilizar métodos preservando los recursos del planeta, como el agua, y hacer productos buenos, sostenibles y que duren, como está haciendo Dockers.

En El 2050 habrá más plástico quE pEcEs En El mar, así quE hay quE EmpEzar a abordar EstE problEma dEsdE ya. – KEPA ACERO

¿Qué ideas tiene en mente que pueden ayudar a mejorar la vida del planeta?

Ahora mismo estoy metido en varios proyectos: uno de ellos es ‘No Plastic Water’, de Ocean 52, una compañía de bebidas de la que orgullosamente formo parte y en la que destinamos el 52% de los beneficios disponibles a la protección del océano. Tomamos un compromiso firme con lo que amamos, en nuestro caso la mar, además de no utilizar plásticos. Somos la única que recomienda beber del grifo. Por otro lado, estamos trabajando en un proyecto junto con ellos que hemos llamado Yeringo. Esta iniciativa, que significa “devolver” en el idioma local senegalés, surge de un viaje que hice junto con la fotógrafa Eva Díez a África. Allí nos encontramos montañas de plástico en las playas y nos quedamos impactados. Ahora estamos organizando llevar maquinaria (hornos, moldes) a aquel pueblo para que las comunidades locales puedan recoger ese plástico de la orilla y lo puedan reutilizar en forma de tejas, platos… y darle otra utilidad a este material que nos está invadiendo. El problema del plástico es muy preocupante. En 2050 habrá más plástico que peces en el mar, así que hay que empezar a abordarlo desde ya.

Además del desafío de llevar agua potable a todos los rincones del mundo y de reducir los plásticos, ¿qué otros retos faltan por conseguir?

Creo que hay que concienciar a la sociedad de que en este mundo que nos viene, estamos todos conectados. Cada comunidad tiene su cultura, sus costumbres, pero al mismo tiempo tenemos que empezar a pensar en el cambio climático como un problema de todos y actuar juntos como especie. Desde los actos que hacemos en el día a día hasta los productos que elegimos. Es un reto de todos y todas.

¿A quién le gustaría pasar el testigo de ser el embajador de un proyecto como el que lidera Dockers?

Como icono del surf y activista, al 11 veces campeón del mundo Kelly Slater, por lo que transmite y por la influencia que tiene. Pero me gustaría que todo el mundo tomase parte en esta campaña y en el ‘W4W Challenge’ y la hiciera suya. Cada gota cuenta.