DJs, gurús tecnológicos, periodistas, actores… Todos quieren participar, y que se les escuche, en Clubhouse. Pero, ¿qué tiene de especial esta app en la que están prohibidas las imágenes, vídeos, emoticonos o likes? Te lo contamos. 

La última red social de moda, a la que se accede por invitación, nació en marzo de 2020, cuando el mundo entero quedó paralizado por el coronavirus. En este tiempo, la plataforma ha dado un salto enorme en usuarios y valoración. De 1.500 miembros a más de 2 millones. De valer 100 millones a superar los 1.000 millones de dólares.

Una de las claves de su éxito es la sencillez de uso. Clubhouse solo permite comunicarse a través de audios entre sus usuarios a través de los cuales se entablan conversaciones privadas, o con varios contactos, en las que se crea una “mesa virtual global” con todos los participantes. 

A estas “mesas” se les conoce como salas: conferencias grupales de acceso libre (como máximo de 5000 personas) en las que el moderador va dando el turno de palabra a los participantes que lo soliciten pulsando un botón que aparece en pantalla. 

En función de las preferencias del usuario, un algoritmo lo deriva a las salas que hablan de temas afines a sus gustos. En ningún caso, las sesiones podrán ser grabadas.

“Después de mucha repetición en el mundo del audio, lanzamos Clubhouse en marzo del año pasado. Nuestro objetivo era construir una experiencia social que se sintiera más humana, en la que en lugar de publicar, pudieras reunirte con otras personas y hablar” declararon sus fundadores, Rohan Seth y Paul Davison.

Solo para iOS y con invitación

Clubhouse no es una aplicación abierta, es decir, se necesita una invitación para entrar. Cada usuario dispone de dos invitaciones, pero puede adquirir más si es activo en la red social o si crea salas de debate.

Por ahora, Clubhouse solo está disponible para iOS, pero tal ha sido su éxito que sus fundadores han anunciado que pronto saldrá para Android. 

Todo un éxito entre las celebrities

La aplicación ha ganado popularidad en los últimos meses, dando el salto de Estados Unidos a Europa. Uno de sus hitos fue la presencia del fundador de Tesla, Elon Musk, en el encuentro The Good Time Show, una cita dentro de la app que presentan Sriram Krishnan y Aarthy Ramamurthy. En pocos segundos se habían unido a la moderación 5000 personas y se convirtió en trending topic en Twitter.

Musk no es la única celebridad que se ha subido al barco de Clubhouse. En diciembre de 2020, el cantante Drake protagonizó un debate económico con el cómico Kevin Hat y  la actriz Tiffany Haddish. 

Jared Leto, Ashton Kutcher o gurús de la tecnología de Silicon Valley también han participado en Clubhouse.

Su popularidad ha traspasado fronteras y en España cada vez son más los que se han apuntado a esta aplicación. Desde los cómicos Luis Piedrahita, Ángel Martín o Flo, hasta Juan Gómez-Jurado pasando por la presentadora Carme Chaparro o Andrea Barber, CEO de Rated Power una emprea cuyo objetivo es fusionar tecnología e ingeniería haciendo más accesible la energía fotovoltaica para convertirla en la principal fuente de energía a nivel mundial.