Envejecimiento en Sherry Casks o botas que han contenido vinos de Jerez –Oloroso de 18 años, Amontillado de 15 años y Pedro Ximénez de 12 años– y una creación resultado de un proceso muy cuidado durante meses hacen del brandy Fundador Supremo algo único y excepcional.

Nacido en 2018 como respuesta a una nueva necesidad que demandaba tanto el mercado como el consumidor de un producto de alta gama, forma parte de la categoría de Brandy de Jerez Solera Gran Reserva.

Este producto no podría entenderse sin los siglos de experiencia y tradición de Fundador elaborando brandy de Jerez, desde 1874, y sin las preciadas Sherry Casks, botas únicas en el mundo, que juegan un rol clave durante el proceso de envejecimiento del líquido.

En 2019, Fundador Supremo 18, envejecido en botas que han contenido Oloroso de 18 años, fue distinguido como mejor brandy del mundo en la World Spirits Competition; y dos años después ganó la Medalla de Platino en los premios San Francisco World Spirits Competition.

Hoy, Fundador Supremo sigue escribiendo la historia del brandy como destilado de la uva por excelencia, con creaciones como:

  • Su brandy envejecido en botas que han contenido Pedro Ximénez de 12 años es Fundador Supremo 12.
  • Fundador Supremo 15 se añeja en botas que han contenido Amontillado de 15 años.
  • La joya de Bodegas Fundador es Fundador Supremo 18.

Conquistando la gastronomía

Brandy Fundador reivindica su máxima expresión –Fundador Supremo– como bebida gastronómica y de tendencia, de la mano de su embajador, el chef francés afincado en España, Romain Fornell (una estrella Michelin por Caelis).

El chef Romain Fornell (una estrella Michelin por Caelis).

“Fundador Supremo tiene una clara vinculación con la gastronomía porque juega con el tiempo y la madera, al igual que un chef lo hace con técnica y producto” –asegura el chef Romain Fornell– “la cocina francesa e internacional, debe comprender la grandeza de Jerez y los productos que allí se elaboran como líquidos gastronómicos de prestigio. Su excelencia está a la altura de los grandes cognacs, armagnacs y bourbons”.

Sabor de historia

La historia de Bodegas Fundador, la más antigua del Marco de Jerez, se inicia en el año 1730 elaborando y exportando vinos de Jerez. En 1874, Pedro Domecq Lustau marca el hito más relevante al descubrir el primer brandy de Jerez, al que llamó Fundador.

Fue por casualidad, fruto del azar, cuando se produjo un acontecimiento único: al no poder hacer frente a un encargo no pagado de holandas, por parte de un comerciante holandés, Pedro Domecq almacenó el producto en las bodegas, usando las botas que habían sido empleadas para el envejecimiento del vino y, por tanto, que habían contenido sherry durante mucho tiempo. El resultado fue un líquido lleno de matices únicos que rápidamente alcanzó gran popularidad. El hecho de elaborar el primer brandy de España y que, además, viera la luz en Bodegas Fundador fue tan determinante, que se decidió rebautizar la bodega que lo vio nacer, pasando a ser conocida como Bodega La Luz.

Fue en 1874 cuando S.M. el Rey Alfonso XIII firmó la primera bota de Brandy Fundador. Desde el siglo XIX, Brandy Fundador ha mantenido una estrecha relación con la Realeza Española, habiéndosele concedido el uso del sello real en sus botas y, también, en etiquetas de sus botellas.

Artistas, políticos internacionales y personalidades de diversos ámbitos públicos, siguen dejando su firma en las míticas botas de Bodegas Fundador, albergando una historia propia vinculada con la cultura y la sociedad.

A lo largo del siglo XX, la industria del brandy y los vinos de Jerez se fueron expandiendo alrededor del mundo, convirtiendo a Bodegas Fundador en la compañía de referencia en España.

Actualmente Bodegas Fundador forma parte del grupo Filipino Emperador Inc. propiedad del magnate filipino Andrew Tan y su familia.