Celeste Crianza, el DO Ribera del Duero de la Familia Torres es un vino opulento, con mucha fruta, cuerpo y color, pero suave en boca, cosechado en una tierra cuya historia está escrita por pastores y agricultores. De noches frías, días calurosos y vientos claros de la montaña, es también tierra de vides desde el siglo XII. Aquí la uva tempranillo madura en la quietud de las noches bajo uno de los cielos estrellados más imponentes de la península, para dar lugar en un vino perfecto con carnes rojas, chacinas de la tierra o, incluso, un atún rojo.