El nuevo reloj inteligente que Tag Heuer ha presentado hoy a nivel mundial en Nueva York mejora los modelos conectados anteriores de la firma suiza, tanto en diseño (más refinado e inspirado en los cronógrafos de la marca) como en tecnología. De nombre Connected, esta pieza se lanza con una app, llamada Tag Heuer Sports, que la compañía ha desarrollado en los últimos dos años.

Connected es la tercera generación de smartwatches de Tag Heuer, que en 2015 presentó su primer reloj conectado, uno de los primeros del segmento de la alta gama. La enseña, propiedad del conglomerado de lujo LVMH, sigue apostando por el mercado de relojes inteligentes, que está creciendo a un ritmo imparable: en el tercer trimestre de 2019 registró unas ventas de 45 millones de dispositivos en todo el mundo, un 69% más con respecto al mismo periodo del año anterior, según la consultora tecnológica Canalys.

El Connected emplea el sistema operativo Wear OS by Google, disponible para usuarios de móviles iOS y Android, y se dirige sobre todo a todos aquellos que necesitan una herramienta que mida su rendimiento (velocidad, ritmo, distancia, calorías, frecuencia cardíaca…) cuando practica deportes como golf, ciclismo, fitness y correr, por ahora.

El reloj, dotado de GPS y de monitor de frecuencia cardíaca, también incluye servicios como Google Pay (en los países donde admitan este sistema de pago), Google Translate (utilizando un micrófono), notificaciones de correo electrónico, mapas, agenda y otras aplicaciones de Google Play.

Vestido con distintas cajas de 45 mm de diámetro, en titanio y en acero con bisel de cerámica fijo y con detalles pulidos y cepillados, se ciñe a la muñeca con una correa de caucho o con un brazalete de acero en el caso de la caja del mismo material.

Hay cinco esferas diferentes para este reloj, de inspiración mecánica o digital, y se pueden personalizar. Entre ellas, una versión de tres agujas de la esfera esqueleto del movimiento de manufactura Heuer 02 y una digitalizada del Carrera Heuer 01.

La batería, de 430 mAh (miliamperios hora), suele durar un día (incluida una hora usando el GPS, la transmisión de audio y el control del ritmo cardíaco). Para actividades de larga duración, soporta hasta seis horas de monitorización constante con el uso del GPS, control del ritmo cardíaco y música.

“El reloj Connected se encuentra ahora dentro de un completo ecosistema digital de Tag Heuer, orientado al rendimiento y al deporte. La navegación se ha refinado en profundidad para que el producto sea lo más intuitivo y fácil de usar posible, tanto en la vida cotidiana como durante sesiones deportivas”, ha dicho Frédéric Arnault, responsable de Estrategia y Área Digital de Tag Heuer.

El Connected cuesta entre 1.700 y 2.100 euros, y mañana llegará a las tiendas que venden Tag Heuer en todo el mundo, así como a su web.

Tag Heuer celebra los 50 años del Monaco

Encanto retro en la nueva colección Autavia Isograph

La nueva fusión del Big Bang de Hublot