El multimillonario sueco Daniel Ek, director ejecutivo y cofundador del servicio de transmisión de música Spotify, dijo el viernes que estaría dispuesto a comprar el club de fútbol inglés Arsenal si el actual propietario del equipo, Stanley Kroenke, alguna vez quisiera vender.

“Desde niño he animado al Arsenal desde que tengo uso de razón”, escribió Ek en Twitter. “Si KSE [Kroenke Sports & Entertainment] quisiera vender el Arsenal, estaría feliz de tirar mi sombrero en el ring”.

La mayor parte de la fortuna de Ek proviene de su participación del 9% en Spotify, que ayudó a fundar en 2006. Se convirtió en multimillonario por primera vez en 2019, un año después de sacar a bolsa su empresa, según los cálculos de Forbes. Ek ahora tiene un patrimonio neto de $ 4.7 mil millones. Spotify tiene un valor de $ 54 mil millones.

El Arsenal, uno de los mejores equipos de Inglaterra, es propiedad de Stanley Kroenke, quien construyó una fortuna en el sector inmobiliario, en gran parte centros comerciales cerca de las tiendas Walmart, y tiene un valor de 8.200 millones de dólares, según Forbes. Kroenke supervisa un imperio deportivo que incluye numerosos equipos estadounidenses como Los Angeles Rams y Denver Nuggets. Originalmente se convirtió en el único propietario del Arsenal en 2019 después de adquirir una participación mayoritaria y ha dicho repetidamente que no está buscando vender.

El Arsenal es el octavo equipo de fútbol más valioso del planeta, con un valor de 2.800 millones de dólares, según los cálculos de Forbes. ¿Ek gastaría el 60% de su fortuna para comprar el equipo? Parece una exageración. Sin embargo, si Ek comprara teóricamente el Arsenal, es probable que tuviera que hacerlo con socios, ya que el club comprendería un gran porcentaje de su patrimonio neto total.

“No tenemos ningún comentario sobre esto más allá del tweet de Daniel”, dijo un portavoz de Spotify cuando Forbes lo contactó.

Sin embargo, el Arsenal ha tenido un año difícil, ubicándose noveno en la Premier League inglesa. Después de que 12 de los equipos más importantes de Europa, incluido el Arsenal, anunciaran el domingo pasado que participarían en una nueva Superliga europea, el mundo del fútbol se rebeló. Todo se derrumbó el miércoles, ya que la competición fue denunciada por seguidores, otros equipos, ligas nacionales e incluso políticos. Ocho de los 12 clubes originales se han retirado de la Superliga.

Los aficionados han salido recientemente a las calles, denunciando a los dueños de los equipos por su implicación en la competición y acusándolos de llenarse los bolsillos. Varios propietarios de equipos estadounidenses han sido objeto de críticas, incluido Kroenke:  era tendencia en Twitter y los aficionados han seguido protestando fuera del estadio del Arsenal.

Kroenke y su hijo Josh, que ayuda a dirigir el Arsenal, se han disculpado públicamente con los seguidores por la debacle de la Superliga, pero reiteraron que no tienen intención de vender el equipo.