Joe y Jill Biden ganaron 22,5 millones de dólares entre 1998 y 2019, una suma considerable que, a primera vista, asciende a poco más de un millón de dólares al año. Pero no fue así como sucedió.

Los Biden han ganado tres cuartas partes de ese dinero desde que Joe dejó su puesto de vicepresidente en la Casa Blanca en 2017, según un análisis de sus declaraciones de impuestos publicado por la versión estadounidense de Forbes.

En la década anterior a que Biden entrara en la West Wing, la riqueza del matrimonio provenía de tres fuentes. Biden ganaba unos 155.000 dólares al año como senador de Estados Unidos y unos 20.000 dólares anuales por su trabajo como profesor en la Universidad de Widener. Por su parte, Jill embolsaba unos 60.000 dólares como profesora de inglés en el Delaware Technical Community College en el Estado de Delaware.

230.000 dólares anuales

La pareja ganaba unos 230.000 dólares anuales en total en un año típico. Sin embargo, contaban con extras. En 2005, recibieron un impulso de la agencia literaria Sterling Lord Literistic, que les pagó 81.250 dólares. En 2007, declararon 71.000 dólares en derechos de autor y al año siguiente, otros 9.560 dólares en derechos de audiolibros.

Cuando Biden se convirtió en vicepresidente, obtuvo un aumento de sueldo. Ganó unos 225.000 dólares al año durante sus ocho años en la Casa Blanca, mientras que Jill consiguió un nuevo trabajo más cerca de D.C., enseñando en el Northern Virginia Community College, que le pagaba de media 83.000 dólares al año.

En 2009, los Biden también comenzaron a recaudar dinero por otras partes. el matrimonio ganó alrededor de 385.000 dólares en beneficios del Seguro Social entre 2009 y 2019.

También recaudó unos 890.000 dólares provenientes de pensiones y rentas vitalicias durante el mismo período.

Ingresos sobre el patrimonio

Los Biden obtuvieron unos 17.000 dólares anuales entre 2010 y 2016 del alquiler de una casa de campo en Wilmington (Delaware).

En 2012, Jill publicó un libro para niñosDon’t Forget, God Bless Our Troops– que al siguiente le reportó 24.400 dólares por derechos de autor.

Pero, realmente llenaron sus arcas cuando Joe se despidió de la Casa Blanca:

  • En 2017, declararon 11,1 millones de dólares en beneficios totales.
  • En 2018, Biden se quedó en Penn, ganando 405.000 dólares. Además, el matrimonio se embolsó 3,7 millones de dólares de sus libros y presentaciones y otros pagos, llegando a alcanzar su beneficio en este periodo los 4,6 millones de dólares.
  • En 2019, el año en que Biden lanzó su candidatura a la presidencia, él y Jill ganaron en torno a un millón de dólares.
16,7 millones en tres años

A finales del pasado año, Biden era un líder demócrata y un hombre bastante rico, habiendo ganado 16,7 millones de dólares en tres años.

El matrimonio invirtió parte de ese dinero en bienes raíces. En 2017, compró una segunda casa por 2,7 millones de dólares en Rehoboth Beach (Delaware); y donó más de un millón de dólares en 2017 (entre 1998 y 2016 esta cantidad fue de 70.000 dólares), 275.800 dólares en 2018 y 14.700 dólares en 2019.

Además, parte de este dinero ha ido a parar a las arcas públicas. Desde 1998, los Biden han pagado unos 6,7 millones de dólares en impuestos sobre la renta, cifra que se sitúa en 5,5 millones de dólares desde 2017.

El año que Biden dejó la Casa Blanca, el exvicepresidente pagó 3,7 millones de dólares en impuestos federales sobre la renta, unas 5.000 veces los 750 dólares que “supuestamente” pagó el presidente Donald Trump.

*Lee el artículo completo aquí.