El presidente ruso Vladimir Putin convocó el pasado jueves –el mismo día que anunció «una operación militar» en la región del Donbása algunos de los líderes empresariales del país a una reunión en el Kremlin. Al encuentro asistieron al menos trece multimillonarios: Vagit Alekperov, Pyotr Aven, Andrei Bokarev, Andrei Guriev, Mikhail Gutseriev, Suleiman Kerimov, Andrey Melnichenko, Leonid Mikhelson, Alexey Mordashov, Vadim Moshkovich, Vladimir Potanin, Dmitry Pumpyansky y Vladimir Yevtushenkov, según la agencia de noticias estatal TASS.

«Lo que está ocurriendo es una medida necesaria», les dijo al parecer. «Sencillamente, no nos han dejado otra posibilidad».

Ninguno de los multimillonarios ha hecho comentarios, algunos probablemente demasiado asustados por Putin como para pronunciarse contra la invasión. Pero no son inmunes.

Su ataque a Ucrania no sólo ha causado estragos en dicho país, sino que ha desestabilizado los mercados de todo el mundo y ha golpeado las fortunas incluso de sus aliados más cercanos. Decenas de miles de millones de dólares han sido borrados de las fortunas de la élite multimillonaria de Rusia, ya que el mercado de valores del país y el rublo se desplomaron después de que el presidente Vladimir Putin lanzara una invasión a gran escala en Ucrania.

116 multimillonarios pierden casi 126.000 millones

Los aproximadamente 116 multimillonarios rusos han perdido casi 126.000 millones de dólares (cerca de 112.600 millones de euros) desde el 16 de febrero, según las estimaciones de la versión estadounidense de FORBES. De esa cantidad, se estima que 71.000 millones de dólares (unos 63.500 millones de euros) se esfumaron el pasado jueves –24 de febrero–, después de que el índice Moex de Rusia cerrara con un descenso del 33% y el rublo se desplomara hasta un mínimo histórico frente al dólar. La amenaza de que las sanciones se extiendan más allá del pequeño círculo de oligarcas multimillonarios y de las empresas que ya están en el punto de mira de Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Europea podría afectar aún más a las fortunas de los más ricos de Rusia.

Al menos cinco de los multimillonarios presentes en el Kremlin –Alekperov, Mikhelson, Mordashov, Potanin y Kerimov– estuvieron entre los mayores perdedores multimillonarios del día. En total, unos once multimillonarios rusos perdieron el pasado jueves 1.000 millones de dólares (894 millones de euros) o más cada uno.

Alekperov, el mayor perdedor

Vagit Alekperov, fundador de Lukoil.

Alekperov, antiguo trabajador de la plataforma petrolífera Caspain y exministro de petróleo soviético que creó Lukoil, el mayor productor independiente de petróleo de Rusia, fue el mayor perdedor. Vio desaparecer 4.200 millones de dólares (3.760 millones de euros), o alrededor del 17,1% de su fortuna estimada en 21.600 millones de dólares (19.310,2 millones de euros), al desplomarse las acciones del petróleo y el gas rusos. Los títulos de Lukoil, que cotizan en Londres y Moscú, han caído más de un 30% desde el inicio de la preparación militar para la invasión.

Lukoil fue blanco de Estados Unidos –junto con otras empresas energéticas rusas como la estatal Rosneft en 2014– de sanciones financieras y tecnológicas por la toma de Crimea por parte de Rusia y podría volver a serlo por parte de Washington, Bruselas y Londres.

Sanciones de ‘Londongrad’

El multimillonario Gennady Timchenko, que ha sido objeto esta semana de sanciones británicas, también ha sido uno de los que más ha visto afectada su fortuna. Timchenko, que posee participaciones en varias empresas rusas, entre ellas la compañía de gas Novatek y el productor petroquímico Sibur, vio cómo se esfumaban unos 4.200 millones de dólares (3.760 millones de euros) de su fortuna.

Lee también: Los millonarios ucranianos con más que perder cierran filas ante la guerra desatada por Putin

Timchenko, que sigue valiendo más de 19.000 millones de dólares (16.999 millones de euros), fue nombrado como parte del «círculo íntimo» de Putin en las sanciones impuestas por el Tesoro de Estados Unidos tras la anexión por parte de Rusia de la península ucraniana de Crimea en marzo de 2014. Esas sanciones llevaron a Timchenko, que afirma haber conocido a Putin a principios de los años 90, a vender su participación del 43% en Gunvor, entonces el cuarto grupo comercializador de petróleo del mundo. Estados Unidos había afirmado que el propio Putin tenía inversiones en Gunvor y podía haber tenido acceso a los fondos del grupo, acusaciones que la casa comercial con sede en Ginebra negó. Gunvor ha refutado esa acusación.

Sanciones británicas

A principios de esta semana, el gobierno británico también sancionó a otros tres rusos súper ricos, incluido el exyerno de Putin (y exmultimillonario) Kirill Shamalov. Tras los primeros ataques rusos a Ucrania, también anunció la congelación de los activos de los bancos rusos y la prohibición de que los ciudadanos rusos tengan más de 66.000 dólares (50.000 libras) en una cuenta bancaria del Reino Unido.

Al parecer, el Primer Ministro Boris Johnson también ha presionado a los líderes occidentales para que vayan más allá y expulsen a Rusia del sistema de pagos internacionales SWIFT, uno de los principales conductos para las finanzas y la banca internacionales. El presidente checo, Milos Zeman, que en su día fue uno de los partidarios más acérrimos de Putin en Europa, también pidió que se excluyera a Rusia del SWIFT por «crimen contra la paz», a pesar de las dudas de algunos líderes europeos sobre las consecuencias económicas que tendría para todas las partes el bloqueo de las empresas rusas y las compañías energéticas del sistema de pagos.

Los legisladores de la oposición británica pidieron a Johnson que fuera más allá y embargara los bienes del multimillonario ruso Roman Abramovich. El propietario del Chelsea FC, equipo de fútbol de la Premier League, que hizo su fortuna en la industria petrolera rusa tras la caída de la Unión Soviética, se ha visto atrapado en varias ocasiones en las prolongadas tensiones diplomáticas entre Londres y Moscú.

«Tenemos más individuos en nuestra lista, a los que estamos dispuestos a sancionar», dijo el miércoles 23 de febrero la ministra de Asuntos Exteriores de Reino Unido, Liz Truss, a la radio LBC cuando se le preguntó si Abramovich era un objetivo de las sanciones. «Nadie está fuera de la mesa».

Lee también: Tres teorías sobre cómo Putin amasa sus millones

Abramovich, a quien se le borraron 1.000 millones de dólares (894 millones de euros) de su fortuna esta semana, al parecer se encuentra sin visado británico después de que su visado de empresario expirara supuestamente en 2018, pero ha podido visitar a su equipo de fútbol gracias a las ciudadanías recién adquiridas, israelí y portuguesa.

Grandes perdedores rusos

  • Vagit Alekperov / Su fortuna cayó en 4.200 millones de dólares, un 17,1%.

El antiguo trabajador de las plataformas petrolíferas del Caspio y exministro de Petróleo soviético es presidente de la mayor compañía petrolera independiente de Rusia, Lukoil.

  • Alexey Mordashov / -4.200 millones de dólares, un 14,4%.

Accionista mayoritario de la empresa siderúrgica Severstal, de la que estuvo al frente durante 19 años como director general.

  • Suleiman Kerimov / -2.600 millones de dólares, 18,2%.

Economista de formación, Kerimov hizo carrera invirtiendo en empresas en dificultades en Rusia. Casi toda su fortuna procede ahora de la participación de su familia en el mayor productor de oro de Rusia, Polyus.

  • Vladimir Lisin / -4.100 millones de dólares, 13,5%.

Presidente del Grupo NLMK, uno de los principales fabricantes de productos de acero.

  • Oleg Tinkov / -2.000 millones de dólares, un 52,2%.

El fundador del banco ruso Tinkoff fue condenado el año pasado por presentar una declaración de impuestos falsa y acordar el pago de más de 500 millones de dólares al gobierno estadounidense.

  • Vladimir Potanin / -3.000 millones de dólares, un 10,7%.

Nombrado por el Tesoro de Estados Unidos como allegado al presidente ruso en 2018, la mayor parte de su fortuna procede del gigante minero Norilsk Nickel.

  • Leonid Mikhelson / -4.500 millones de dólares, 16,5%.

Principal accionista del productor de gas Novatek.

  • Gennady Timchenko / -4.200 millones de dólares, 18,1%.

Timchenko fue sancionado el martes 22 de febrero después de que Putin desplegara fuerzas en las dos regiones del este de Ucrania.

  • Leonid Fedun / -1.400 millones de dólares, 14,2%.

El exmilitar convertido en genio de las finanzas es la mano derecha de Alekperov en Lukoil.

  • Mijail Shelkov / -1.700 millones de dólares, 38,9%.

Exjefe de la división de inversiones de la empresa estatal Rostec, que controlaba a los contratistas militares en Rusia, ahora obtiene la mayor parte de su fortuna de su participación en VSMPO-AVISMA, el mayor productor mundial de titanio para la industria aeroespacial.

  • Roman Abramovich / -1.200 millones de dólares, 8.4%.

Los legisladores de la oposición británica han exigido el embargo de los activos de Abramovich, incluido el club de fútbol Chelsea. No será tan fácil.