Rafa Nadal es uno de los tenistas mejor pagados del mundo. Desde que debutó como profesional en 2001, ha ganado más de 125 millones de dólares (107,6 millones de euros) gracias a los títulos que ha acumulado en la pista, según estima FORBES. El mallorquín tiene un total de 20 Grand Slams —igual que Roger Federer y Novak Djokovic—, entre los que están sus 13 Roland Garros, y si se añaden otros torneos la cifra asciende hasta 87 conquistas.

Nadal ocupa el quinto puesto en la última lista FORBES de los tenistas mejor pagados del mundo, publicada el pasado mes de agosto, con unas ganancias totales de 27 millones de dólares (22,83 millones de euros) en el último año de competición. Actualmente, el deportista se está tomando u descanso mientras maneja una rara afección conocida como enfermedad de Müller-Weiss, o síndrome de Müller-Weiss (que genera el deterioro de hueso del arco del pie), pero espera olver a la cancha en 2022.

Si su salud se lo permite, el próximo año podría llegar a ganar un millón de dólares (850.000 euros) por cada aparición en exhibiciones y eventos. Y esto sin contar con los ingresos por patrocinios que tiene con marcas como Nike, Babolat, Richard Mille y Amstel, que le reportan entre tres y cuatro millones de dólares (de 2,6 a 3,5 millones de euros) por acuerdo. Todo ello se sumará a un patrimonio actual estimado por FORBES en 40 millones de dólares (34,4 millones de euros). La inevitable pregunta que surge es en qué le gusta al mallorquín gastarse su dinero.

Coches

Además de las marcas mencionadas, Nadal es embajador de Kia, lo que le ha permitido que el Kia Stinger GT sea parte de su amplia colección de coches. También tiene un Aston Martin DBS, un deportivo que aparece en la película de James Bond de 2006, Casino Royale, y cuyo precio va desde los 320.760 euros. Otros de sus coches conocidos son un Mercedes-Benz SL55, con un precio de partida de 129.300 euros, y un Ferrari 458 Italia, cuyo modelo más barato asciende a los 211.170 euros.

Barcos

Pero los automóviles no son el único transporte del que disfruta el tenista. También es conocido su amor por el mar y los barcos. En 2020, adquirió el 80 Sunreef Power Great White, un catamarán valorado en unos 5,5 millones de euros galardonado en la categoría Best Cat de la 33 edición de los premios Best of The Best que otorga la revista de lujo norteamericana Robb Report. La embarcación en tonos crema, beige y café cuenta con 23,95 metros de eslora, una manga máxima de 12 metros, una capacidad de 12 pasajeros y detalles como un gran flybridge, garaje para motos de agua y balcón privado en la suite principal.

Antes, hasta 2019, el manacorí se movía en el Beethooven, una embarcación de 23 metros de eslora que puso a la venta por 2,6 millones de euros y por el que finalmente recibió algo menos 2,2 millones.

Relojes

Nadal mantiene una estrecha relación con el fabricante de relojes Richard Mille y se le ha visto con varios de sus modelos. Para la final del US Open 2019, el tenista utilizó la serie limitada RM 27-03 con la bandera de España que cuesta unos 725.000 dólares (624.490 euros); y en el Roland Garros 2020 llevaba un RM 27-04 Tourbillon Rafael Nadal, una edición limitada de 50 piezas cuyo precio no ha sido comunicado oficialmente por la marca, pero que se podría situar en torno al millón de dólares (poco más de 900.000 euros).

Viviendas

Entre las propiedades del tenista se encuentra un chalet de 7.000 metros cuadrados valorado en 4,3 millones de dólares (3,7 millones de euros), ubicado frente a la casa de sus padres en Porto Cristo (Manacor, Mallorca) y con un amplio espacio para que el deportista pueda aparcar su yate. Además, en 2012 adquirió una villa de lujo en República Dominicana, valorada en aquel momento en torno a 643.000 dólares (unos 495.000 euros de entonces), según publicaba El Mundo.

Más allá de sus inversiones residenciales personales, Nadal compró en 2017 un edificio inmobiliario del siglo XIX situado en el corazón de Madrid (General Castaños, 3) por 30 millones de dólares (25,8 millones de euros) a través de Mabel Capital, la compañía de inversión que gestiona junto a Manuel Campos Guallar y Abel Matutes Prats.

El mallorquín promueve activamente su Fundación Rafa Nadal, creada en 2008 junto a su madre, Ana María Parera, que ejerce de presidenta, para cultivar el deporte y la educación entre los niños.

Filantropía

La Rafael Nadal Academy by Movistar se inauguró en 2008 en Mallorca y su coste fue de 25 millones de dólares (21,5 millones de euros), de los cuales el tenista aportó el 5%, 1,25 millones (10,7 millones de euros), del gasto total de su construcción. El deportista tiene planes para seguir con su expansión a lo largo del planeta.