La larga racha del cofundador de Microsoft, Bill Gates, como la primera o la segunda persona más rica de Estados Unidos ha terminado, en parte debido a las transferencias de acciones vinculadas a su divorcio.

Por primera vez desde 1991, el empresario se aleja del primer y segundo puesto de la lista anual de Forbes de las personas más ricas de Estados Unidos. El aumento de su fortuna en 23.000 millones de dólares (19.877 millones de euros) respecto a hace un año –se calcula que es de 134.000 millones de dólares (115.807 millones de euros)– no ha sido suficiente para alcanzar al fundador de Amazon, Jeff Bezos, y a los CEO de Tesla y Facebook, Elon Musk y Mark Zuckerberg, respectivamente, que han visto como sus fortunas alcanzan nuevas cotas gracias a la subida del precio de las acciones de sus respectivas empresas. Así, Gates se sitúa en el puesto cuatro del ranking.

Pero el mercado de valores no es la única razón por la que Gates ha descendido desde la segunda posición del año pasado. Una parte de su patrimonio neto –al menos 5.700 millones de dólares (4.926 millones de euros) en acciones de empresas que cotizan en bolsa– ha ido a parar a manos de su exmujer Melinda French Gates tras anunciar su divorcio en mayo. Si su matrimonio y su fortuna hubieran permanecido intactos, Gates sería más rico que Zuckerberg, que ocupa el tercer puesto este año.

Un cuarto de su fortuna proviene de Microsoft

Casi una cuarta parte de la fortuna del cofundador de Microsoft procede de su participación estimada del 1,3% en Microsoft, con un valor de 31.000 millones de dólares (26.792 millones de euros) a tres de septiembre, fecha en la que Forbes realizó una instantánea de la riqueza para la lista Forbes 400 de este año.

El resto de la fortuna de Gates procede de su empresa de inversiones, Cascade Investment LLC, junto con otros activos, como su extensa finca de 143 millones de dólares (123,6 millones de euros) en Medina (Washington), apodada «Xanadú». A través de Cascade, Gates posee una participación mayoritaria en los hoteles Four Seasons, el 14% del concesionario de automóviles AutoNation, acciones de la empresa de gestión de residuos Republic Services, del fabricante de tractores Deere & Co. y de Canadian National Railway, entre otros.

Gates se estrenó en el ranking en 1986

La composición de la fortuna de Gates es muy diferente a la que tenía cuando apareció por primera vez en la lista Forbes 400 en 1986, el año en que Microsoft salió a bolsa. En aquel momento, Gates poseía el 45% de las acciones de la compañía y su valor era de 315 millones de dólares (272 millones de euros). Al año siguiente, el aumento del precio de las acciones de Microsoft le convirtió en el multimillonario más joven del mundo, con 1.250 millones de dólares (1.080 millones de euros) a los 31 años.

Y a partir de ahí todo fue a más. En 1990, Microsoft superó por primera vez los 1.000 millones de dólares (864 millones de euros) de ingresos, convirtiéndose en el mayor proveedor de software informático de la historia. En 1991, Gates se situó como la segunda persona más ricas de EE UU (desde el número 16 del año anterior), con un patrimonio neto de 4.800 millones de dólares (4.148 millones de euros). Al año siguiente, se convirtió en la persona más rica, con un patrimonio de 6.300 millones de dólares (5.445 millones de euros).

Después de que Gates dejara de ser director general en el año 2000, su patrimonio neto descendió por primera vez, aunque siguió siendo el número uno de los 400 de Forbes. El precio de las acciones de Microsoft se tambaleó en medio de la caída de las puntocom, mientras se defendía de las acusaciones antimonopolio presentadas por el gobierno de Estados Unidos. El empresario también transfirió 20.000 millones de dólares (17.286 millones de euros) en acciones de la compañía a la Fundación Bill y Melinda Gates cuando se creó en el año 2000, lo que redujo aún más su patrimonio.

Aunque siguió haciendo importantes donaciones a su fundación –que ahora se ha convertido en la mayor organización filantrópica privada del mundo–, Gates siguió siendo la persona más rica de Estados Unidos hasta 2017, salvo por un breve periodo de tiempo en la primavera de 2008 cuando su viejo amigo Warren Buffett fue más rico, pero cuando se publicó la lista Forbes 400 ese mismo año, Gates había recuperado su puesto. Desde 1994 hasta 2020, Bill y Melinda Gates donaron 36.800 millones de dólares (31.808 millones de euros) a la Fundación Gates, la mayor parte en regalos de acciones de Microsoft.

El cofundador de Microsoft cayó al número dos en 2018, cuando Bezos lo superó por primera vez. A finales de 2020, Musk le superó gracias al asombroso repunte bursátil de Tesla. En agosto, Gates se deslizó por debajo de Zuckerberg por primera vez debido en gran medida a sus transferencias de acciones a Melinda.

Pero las clasificaciones de multimillonarios son inconstantes. Después de que finalizáramos la lista de los 400 de Forbes de 2021, las acciones de Facebook cayeron, lo que situó a Gates como la tercera persona más rica de Estados Unidos.