Kamala Harris, la primera vicepresidenta mujer, negra y asiático-americana
Getty Images

Nacida en Oakland, California de padres inmigrantes de India y Jamaica, los padres de Kamala Harris se separaron poco después del nacimiento de su hermana menor, Maya. Harris se mudó con su hermana y su madre, una investigadora del cáncer de mama, a Montreal cuando tenía 12 años. Regresó a los Estados Unidos para asistir a la Universidad de Howard (Washington D.C.) y volvió a California para obtener su título de abogada. 

Tras graduarse en 1989, empezó a trabajar en la oficina del fiscal de distrito del condado de Alameda. En 1998, Harris se mudó de Oakland para trabajar en la oficina del fiscal de distrito de San Francisco, al otro lado de la bahía. También compró un condominio por alrededor de 300.000 dólares en el vecindario SoMa de la ciudad de San Francisco. En marzo, la actual vicepresidenta vendió esa propiedad por 860.000 dólares.

En 2003, se postuló para un cargo público y ganó las elecciones para convertirse en fiscal de distrito de San Francisco. El año siguiente, ganó más de 140.000 dólares, según sus declaraciones de impuestos. En 2010, Harris se postuló para fiscal general de California. Ganó y se convirtió en la primera mujer negra del estado en ocupar el cargo.

Se casó con Emhoff en 2014, lo que aportó más dinero a su fortuna. Presentado por un amigo el año anterior, Emhoff era un padre de dos hijos divorciado que trabajaba como litigante del sector del entretenimiento para un bufete de abogados llamado Venable, en Los Ángeles. Venable había adquirido la práctica que cofundó, Whitwell Jacoby Emhoff, siete años antes. Desde que Harris y Emhoff se casaron, Emhoff ha informado que gana más de un millón de dólares cada año en sus declaraciones de impuestos conjuntas.

Después de que Harris anunciara sus planes de postularse para el Senado de los Estados Unidos en 2015, presentó un formulario detallado de divulgación financiera ante el gobierno. En él se reveló que los activos y pasivos conjuntos de la pareja, sin incluir los bienes raíces residenciales personales, valían entre un millón y 3.9 millones de dólares. En esa época, Emhoff también se deshizo de más de dos docenas de participaciones accionarias propensas a conflictos en empresas como Mondelez International, Hess, CVS Health y Oracle.

A medida que aumentaba el poder de Harris, también aumentaban sus ganancias. Sus memorias, Las verdades que sostenemos, se publicaron en 2019 y, desde entonces, ha vendido más de 200.000 copias en Estados Unidos, según NPD Bookscan. Desde 2018, ha informado que gana 879.000 de dólares por escribir, según sus declaraciones de impuestos. 

Como vicepresidenta, cargo que asumió el 20 de enero de 2021, Harris gana 230.700 dólares, un 33% más que su salario como senadora. Con una nueva casa en Washington D.C. en el Observatorio Naval, al menos durante los próximos cuatro años, Harris también está aprovechando el mercado inmobiliario de moda para poner a la venta un condominio en DC que compró por 1.8 millones dólares en 2017 y por el que pide 2 millones de dólares.

Mientras tanto, es posible que las ganancias de Emhoff caigan en picado mientras Harris desempeña su nuevo puesto. En 2019, ganó 2.8 millones de dólares como socio en el bufete de abogados DLA Piper, pero se tomó una excedencia en agosto de 2020, después de que Harris se uniera a la candidatura de Biden. Emhoff no ha recibido ingresos de la sociedad durante el tiempo que estuvo de excedencia, según un portavoz del Second Gentleman. Sus ganancias en 2020 se redujeron a 1.4 millones, según declaraciones de impuestos. En enero, Emhoff dejó su asociación con DLA Piper.

Sin embargo, si la historia reciente sirve de guía, el sacrificio a corto plazo debería dar sus frutos a largo plazo. Después de que Joe Biden ejerciera como vicepresidente, él y su esposa, Jill, dieron discursos en todo el país y publicaron dos libros, por lo que ganaron 17 millones en cuatro años. Hace unos meses, Mike Pence, vicepresidente de los Estados Unidos durante la legislatura de Donald Trump, firmó un contrato de libro propio, que se rumorea que vale entre tres y cuatro millones. No hay razón para pensar que Harris, un modelo a seguir para millones de mujeres, estadounidenses de raza negra y de origen asiático en todo el país, no recibirá un contrato multimillonario en el momento en que deje el cargo.