Igor Garzesi, consejero delegado de Banco Mediolanum, ha charlado con Andrés Rodríguez, presidente y editor de Forbes sobre la digitalización de la banca, las consecuencias de la crisis desencadena por la Covid-19 y el futuro del sector en un nuevo #ForbesLive.

El directivo ha declarado que “la importancia de la irrupción de la tecnología en la banca es clarísima”, asegurando que si un banco no está adaptado a las nuevas tecnologías es “como pedir a un cliente que haga una llamada y busque una cabina”.

Según Garzesi, “la gente ya no quiere desplazarse para tener que hacer un movimiento bancario. Esta es la clave de este cambio en el sector financiero”, lo que no implica que se deba perder el contacto con las personas, lo que según el directivo es la clave en la relación de confianza cliente-banco: “Un ser humano puede escuchar, cosa que hoy en día una máquina todavía no puede hacer”.

Crisis sanitaria

El consejero delegado de Banco Mediolanum ha asegurado que “lo primero en la crisis sanitaria fue salvaguardar a las personas: nuestros trabajadores y nuestros clientes”. Según Garzesi, es fundamental cuidar a los clientes en situaciones complicadas, ya que “el ser humano ante una situación como esta de crisis e incertidumbre tiende a huir, teniendo una sensación de proteger su patrimonio”.

Ante la pregunta de qué puede llegar a suponer la actual tendencia de ahorro, Garzesi asegura que tras una situación de incertidumbre lo habitual es que la gente tienda ahorrar, pero que “ahorrar hoy en día es diferente a lo que se entendía antes. Ahora mismo ahorrar es sinónimo de invertir“.

“Lo importante es que las personas tengan claro que ahorrar es invertir, y que para invertir necesitas la ayuda de un asesor financiero“, asegura el directivo, quien hace hincapié en la importancia de tener un buen asesor financiero antes de invertir, por lo que asegura que la relación de confianza es fundamental:”Si somos realmente asesores tenemos que conocer a la persona para luego aconsejarle correctamente”.

Vista al futuro

Ante la pregunta de cómo se presenta el futuro para la banca, Igor Garzesi afirma que “la tendencia de la banca es la de poner en el centro al cliente. Es él quien toma la decisión, es el motor del cambio. El asesoramiento para mí es la clave”.

El consejero delegado de Banco Mediolanum afirma que “tenemos un objetivo muy claro, que es estar al lado de las persona. El contexto será diferente, pero nos adaptaremos para cuidar del cliente”.

*Más #ForbesLive aquí.