2021, el año que debía haber sido el de la ‘pospandemia’, fue en realidad una tempestad formada por los históricos precios que alcanzó la energía y la crisis de semiconductores que atascó la producción mundial de bienes. Pero también un año en que los líderes de las empresas han demostrado que es posible sujetar con firmeza el timón y adaptar sus compañías sobre la marcha. Estas circunstancias dan un añadido especial al galardón con el que FORBES España reconoce anualmente la gestión de los principales ejecutivos del país.

«Este año tiene especial relevancia este reconocimiento que vamos a entregar. Queremos premiar la capacidad de los líderes de las empresas de estar perceptivamente en sintonía consigo mismo y sus emociones, así como tener una sólida conciencia situacional», ha expresado en su intervención el editor y director de FORBES España, Andrés Rodríguez, esta noche en el hotel Mandarin Oriental Ritz. «Esta habilidad es una herramienta poderosa para liderar un equipo en situaciones de crisis y entornos volátiles, inciertos, complejos y ambiguos como el que estamos viviendo». 

Nadie quiere una crisis, pero siempre hay que estar preparado. «Y ahí es cuando entra en juego el papel de un buen líder. Es necesario contar con el liderazgo adecuado, para contener la situación, establecer una estrategia para superarla y mantener al equipo cohesionado y en busca de un objetivo común», ha destacado.

«Sin una buena marca personal, no podemos defender una marca», afirma, y avisa: «los gestores no pueden perder el contacto con la realidad». Precisamente, María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter, es «un ejemplo de liderazgo», ha subrayado Rodríguez poniendo en valor los logros de su gestión durante el pasado ejercicio: «A pesar de todos los vaivenes del entorno, ha conseguido impulsar las cifras de un banco por enésimo año y alcanzar una cifra récord de negocios».

Al hilo de esta valoración, el director de Forbes ha revelado una anécdota sobre la homenajeada: cuando le comunicó que Forbes le iba a reconocer su labor al frente de Bankinter con el premio a mejor ejecutiva del año, se alegró, pero también preguntó: «¿No me lo darás por ser mujer?».