Han pasado muchos años desde la época de las comunas hippies, pero la idea de vivir en comunidad es tan antigua como la caverna. Al fin y al cabo somos seres sociales y el coliving sólo ha puesto de manifiesto que compartir gastos y vivir en una comunidad de personas afines no sólo está de moda, sino que además puede resultar muy rentable para inversionistas y usuarios.

Tras el impacto producido por el covid-19, muchos grupos inmobiliarios han virado sus inversiones hacia el sector residencial y han apostado por soluciones habitacionales compartidas, como el coliving, las residencias de estudiantes, los alojamientos para la tercera edad o las residencias tradicionales. Para los nómadas digitales, jóvenes profesionales o estudiantes que cambian habitualmente de domicilio puede ser una buena solución a corto plazo, pero para otros grupos de población que prefieran encontrar un lugar en el que invertir o residir de forma más permanente, también puede suponer una oportunidad.

¿Qué es el coliving? Compartir es vivir

DoveVivo es una de estas empresas que apuesta por el coliving y que ya cuenta con más de 1.500 inmuebles y 8.000 camas repartidas en 13 ciudades europeas. Acaba de aterrizar en España con el objetivo de tomar posiciones en el mercado gracias a su modelo, que combina un modelo funcional con la oferta de tecnología y servicios incluidos, como los de asistencia 24/7, limpieza o mantenimiento. También ofrece una mezcla entre espacios privados —ya sea apartamento, habitación o estudio— y espacios compartidos, con salas de fitness, estudio, recreación y coworking.

Una de las viviendas de coliving de DoveVivo.

La directora de operaciones en España, Irene Trujillo, asegura que el coliving ofrece muchas oportunidades para el sector inmobiliario y del Real Estate, ya que “ha quedado demostrado que el coliving es más resiliente a las fluctuaciones de mercado por la flexibilidad que ofrece en cualquier contexto de incertidumbre” y que la comunidad que se crea, “genera un sentimiento de pertenencia entre sus usuarios difícil de replicar en otro modelo residencial”.

Para la responsable de DoveVivo, el coliving es una tendencia que “ha llegado para quedarse”, porque ofrece soluciones residenciales flexibles, funcionales y capaces de respetar la privacidad personal en un contexto global y compartido, en el que ha cambiado la forma de trabajar, vivir y relacionarse. “Al tratarse de un alquiler de medias y largas estancias, no está tan expuesto a los mercados internacionales y a la apertura de fronteras como puede ser el sector hotelero o los apartamentos turísticos, por lo que resulta muy estable tanto en niveles de ocupación como en niveles de rentas”.

Un spin off de 500.000 euros

Por su parte, Aticco Living, la startup que Aticco https://aticco.com/ lanzó en septiembre de 2020, ha iniciado una nueva etapa con una ronda de financiación de 500.000 euros y el nombramiento de David Uriarte como nuevo CEO. Esta estrategia pretende servir de expansión nacional e internacional y favorecer la consolidación del coliving en el sector inmobiliario.

En la actualidad, Aticco Living gestiona un centenar de habitaciones en la ciudad de Barcelona, entre pisos de coliving y habitaciones de hotel que comercializa como alquileres temporales más breves, pero prevé llegar a las 600 habitaciones antes de que acabe el año. Con 15 años de experiencia en el sector de Hospitality y Real Estate, David Uriarte dice estar “encantado” de incorporarse al ecosistema de coliving de Aticco y afirma que su “objetivo a corto plazo es liderar el mercado en España y a medio plazo en Europa”. En su opinión, “el coliving crecerá exponencialmente en los próximos años, puesto que cubre las necesidades de alojamiento de un mayor segmento de la población que busca flexibilidad y vivir experiencias”.

“El coliving crecerá exponencialmente en los próximos años, puesto que cubre las necesidades de alojamiento de un mayor segmento de la población”, afirma Uriarte

Además, desde la compañía aseguran que el coliving se está consolidando en las principales ciudades europeas como una propuesta rentable y consistente para los inversores y una solución de impacto positivo para sus habitantes. En estos momentos se calcula que el modelo de coliving representa una oportunidad de negocio de más de 64.000 millones de euros, solamente en Europa, y que los servicios y facilidades que ofrecen a los colivers, unido a las sinergias que se crean con el coworking y la comunidad vinculada a la ciudad, hacen del coliving un modelo atractivo desde muchas perspectivas.

El lujo también llega al coliving

La Zagaleta (Benahavís, Málaga) es una urbanización de lujo que cuenta con dos campos de golf, un centro ecuestre y un helipuerto privado que permite llegar a Málaga en menos de 15 minutos. Su CEO, Jacobo Cestino, explica que “en las tres últimas décadas,  los gated resorts —urbanizaciones privadas— han proliferado por el mundo” y que “si bien los norteamericanos llevan muchísima ventaja en este campo, otras zonas geográficas se han inspirado en este modelo de desarrollo urbanístico, que tiene un gran atractivo”.

Una de las viviendas en la urbanización de lujo La Zagaleta.

Además de la comunidad y las personas que la componen, Cestino afirma que “otra de las ventajas del community living en comparación con el city living es el grado de implicación, gestión y aportación directa que en ella pueden ejercer sus propietarios”. Por ejemplo, “al detectar un desperfecto (incluso un mínimo residuo en un vial) se reporta a la central de la comunidad y se trata de reparar sobre la marcha o lo antes posible. En Zagaleta, la ventaja fundamental radica en que la gestión del día a día en la comunidad se lleva desde las oficinas dentro del mismo recinto, lo cual acelera enormemente el tiempo de respuesta a cualquier problema o incidencia relativa a la comunidad de propietarios”.

Con la pandemia se ha incrementado la demanda de viviendas en alquiler para acoger a propietarios que querían teletrabajar desde un lugar con buen clima, tranquilidad, privacidad y seguridad. Los servicios más demandados en La Zagaleta suelen ser el alquiler de coches, compras y chef y el perfil de cliente, como detalla Cestino, son “altos directivos y profesionales de éxito que buscan un sitio exclusivo con baja o nula exposición”. Su procedencia es Reino Unido (28%), Alemania (12%), Rusia (13%), Suiza, Dinamarca y norte de Europa (18%), y un 29% que se reparte entre españoles, árabes y otras nacionalidades.