El tiempo para ahorrar en la declaración de la renta se acaba. Aunque no hay que presentar el IRPF 2021 hasta la primavera que viene, tiene hasta final de año para hacer los movimientos para optimizar su factura fiscal.

La renta se presenta de un año para otro y en 2022 tributará por sus ingresos de 2021. Por eso mismo, para pagar menos a Hacienda, la clave está en lo que haga de aquí al final de año

La diferencia entre planificarse y no hacerlo puede ser de varios miles de euros según sus ingresos. ¿Quiere ahorrar en tu declaración de la renta 2021? Esto son nueve trucos que le ayudarán a hacerlo.

Aporte a su plan de pensiones

La aportación máxima a planes de pensiones individuales en 2021 es de 2.000 euros y se reducirá a 1.500 euros en 2022. El dinero invertido en el plan de pensiones reduce la base imponible del IRPF. Es como si se restase al salario, de forma que, para una persona con un sueldo de 35.000 euros será, como si solo hubiese ganado 32.000 euros al hacer la renta. Como la renta es un impuesto progresivo, donde pagan más quienes más ganan, el ahorro fiscal será mayor para las rentas más altas. Este es el ahorro potencial según la inversión y el salario: 

AportaciónSalario de 12.000 €Salario de 16.000 €Salario de 25.000 €Salario de 40.000 €Salario de 65.000 €
1.000 €190 €240 €300 €370 €450 €
1.500 €285 €360 €450 €555 €675 €
2.000 €380 €480 €600 €740 €900 €

Invierta en empresas de nueva creación

Hacer de Business Angel también tiene premio fiscal. En concreto, es posible deducir un 30% de las cantidades invertidas en start ups sobre un máximo de 50.000 euros. En otras palabras, se puede desgravar hasta 15.000 euros por invertir en empresas de nueva creación. La deducción también se aplica a la inversión a través equity crowdfunding en plataformas especializadas. Para poder aplicarla, hay que mantener la inversión más de tres años.

Compense pérdidas y ganancias 

¿Invierte en bolsa, fondos, criptomonedas…? Hacienda permite restar las pérdidas que ha tenido a las ganancias que acumula. Puede aprovecharlo para aflorar pérdidas si ha tenido operaciones con ganancias y viceversa. En caso de haber tenido que vender con pérdidas, puede deshacer inversiones en positivo y así ahorrarse el porcentaje de entre un 19% y un 26% de la ganancia que se quedaría la Agencia Tributaria (AEAT). 

Revice tus rendimientos antes de vender acciones

Antes de vender acciones, confirme que sus rendimientos netos del trabajo superan los 16.825 euros. En caso contrario, podrías perder la reducción por rendimientos de trabajo de hasta 5.565 euros si ha ganado más de 6.500 euros con sus inversiones o alquileres. Tampoco hay que perder de vista que haber ganado más de 1.600 euros en bolsa o acumular beneficios de 1.000 euros y pérdidas de 500 euros harán que esté obligado a presentar el IRPF. 

Convierta su salario en metálico en salario en especie

Más allá de las inversiones, otro truco para pagar menos a Hacienda es transformar parte del salario que cobra en metálico en rendimientos en especie. Dentro de las rentas en especie exentas están los servicios de educación o los seguros de salud hasta un máximo de 500 euros, siempre que sea la empresa quien los contrate. 

Realice alguna donación o anota las que haces

Hacienda permite desgravar un 75% de los primeros 150 euros que done a ONG y fundaciones y entre un 30% y un 35% de las cantidades restantes en función del tiempo que lleve aportando a la misma organización.

Si compró una casa antes de 2013, amortice parte de su hipoteca

Las personas que compraron casa antes de 2013 todavía pueden desgravar por ella. La deducción por inversión en vivienda habitual es de un 15% de las cuotas de la hipoteca más los seguros vinculados. La base máxima de la deducción es de 9.040 euros. Si ha pagado menos de hipoteca puede adelantar parte del capital para deducir el máximo. 

Si está cerca de los 65 años, espere a vender su casa

La venta de la vivienda habitual por parte de mayores de 65 años está exenta de tributar. Si está cerca de cumplir esa edad, esperar a cerrar la operación puede ahorrarle miles de euros en impuestos.

Repase las deducciones autonómicas

Por último, revise las deducciones autonómicas de su región. Hay multitud de deducciones autonómicas por gastos de guardería, material escolar, compra de vivienda, reformas o inversión en empresas, por poner algunos ejemplos.