Mala semana para Elon Musk. El multimillonario ha visto como las acciones de su compañía han caído este fin de semana después de que dos personas murieran en un accidente a bordo de un Tesla.

Las acciones de Tesla bajaron un 3,8% en la sesión de este lunes. La caída ha supuesto una pérdida de 5.600 millones de dólares en la fortuna de Musk, que ahora vale 174.100 millones de dólares, según las estimaciones de Forbes.

El accidente se produjo el sábado por la noche en Houston, Texas. El vehículo en el que viajaban los fallecidos, de 59 y 69 años, un Tesla Model S 2019, se estrelló contra un árbol y ambos murieron poco después.

Según sus investigaciones, las autoridades locales creen que el vehículo estaba operando sin nadie en el asiento del conductor –con uno de los hombres supuestamente en el asiento del pasajero delantero y el otro en el asiento trasero del Tesla–.

El coche circulaba a gran velocidad por una curva antes de desviarse de la carretera y estallar en llamas alrededor de las 23:25 de la noche, dijo la policía.

Autopilot en el punto de mira

A pesar de que las autoridades desconocen todavía si el Autopilot del vehículo Tesla estaba activado, el suceso ha planteado más dudas sobre esta polémica función.

El sistema de conducción semiautomatizada de la compañía enfrenta a un creciente escrutinio tras una serie de accidentes en los que se han visto implicados vehículos de la marca en los últimos meses.

Tesla, que no tiene un departamento de relaciones con los medios, no se ha pronunciado aún tras el accidente. Sin embargo, tanto la empresa como el propio CEO han corroborado en repetidas ocasiones la seguridad de los vehículos Tesla y la función Autopilot.

El mismo día del accidente, el propio Musk publicó en su cuenta de Twitter un mensaje en el que afirmaba que con un Autopilot activado hay diez veces menos probabilidades de sufrir un accidente que un coche medio.

Más tarde el polémico multimillonario desmintió, a través de la misma red social, que la función Autopilot de Tesla estuviera involucrada en el siniestro.

Los registros de datos recuperados del accidente “muestran que el Autopilot no estaba habilitado y que el coche no adquirió la conducción autónoma completa”, escribió. “Además, el Autopilot estándar requeriría líneas de carril para encenderse que esta calle no tenía”, finalizó Musk.