Colman Deegan y Jean-François Fallacher, consejeros delegados de Vodafone España y Orange España, respectivamente, han pedido una rebaja de impuestos y cambios en el mercado español de cara al ciclo de inversiones que se abre ahora con la instalación del 5G.

Fallacher ha señalado que en España hay “demasiados competidores” que no invierten y “bajan” los precios, mientras que, para los que invierten hay “muchos impuestos”.

En la misma línea, Deegan ha llamado a observar cómo los ingresos de las operadoras han caído en los últimos años, pero las inversiones se han mantenido. El ejecutivo ha asegurado que España es el país que tiene más impuestos específicos para el sector y uno de los que peores retornos de inversión presenta para Vodafone.

“Queremos poner todo el 5G que podamos en todas las partes del país, pero queremos ver que podemos recibir un retorno de la inversión”, ha subrayado.

Ambos directivos han participado en la primera jornada de Wake Up!, Spain, un foro organizado por El Español, Invertia y D+I, para hablar del sector tecnológico. Deegan y Fallacher han reconocido que, aunque las operadoras de telecomunicaciones han sido uno de los pilares de la economía española durante la pandemia y uno de los sectores con mayor potencia de cara a la reconstrucción económica, ser servicio esencial no se ha traducido en rentabilidad para estas compañías.

Las operadoras son y serán claves en el futuro de la digitalización, pero para ello necesitan un empujón regulatorio que les permita asegurar sus inversiones y dejar de ser un sector deflacionario acorde con los nuevos desafíos y con la nueva realidad.

En este sentido, Deegan ha explicado que “tecnológicamente, la nueva normalidad está aquí para quedarse. Todo ha acelerado mucho durante el último año tanto en el lado de los usuarios como en nuestros negocios corporativos. Como industria tenemos un gran rol que jugar en el acompañamiento de la sociedad en este proceso”.

Sintonía con el Gobierno

Pese a las críticas a las condiciones del mercado, ambos CEO han alabado la disposición del Gobierno a escuchar a los operadores y a entender tanto los problemas del sector como las oportunidades que presenta la digitalización.

De hecho, Deegan ha puntualizado que, de todos los países europeos en los que Vodafone opera, el plan para los fondos de recuperación de España es el “mejor” que ha visto, aunque también ha reconocido que quedan muchos retos por delante para conseguir una implementación exitosa.

Asimismo, ha señalado que aumentar la duración de la vida del espectro y fomentar las infraestructuras compartidas serían dos gestos gubernamentales que atraerían más inversión en el país.

Por su parte, Fallacher se ha mostrado optimista en el futuro y ha detallado el uso que Orange haría de los fondos europeos: llevar 5G a lugares que no serían rentables sin ayuda y un plan para multiplicar por diez la velocidad de sus infraestructuras, una actualización que se traduciría en un aumento del 1% del PIB, según sus cálculos.

El directivo ha hecho también alusión a la próxima subasta del espectro de 700 MHz de 5G, que ha definido como “crítica para el sector” y “muy cara”, y ha considerado “súper positiva” la actitud del Gobierno de cara a escuchar las inquietudes de las operadoras.

“Nosotros hemos pasado el mensaje. (…) Mirad estos precios, porque cuánto más tengamos que pagar por estas licencias, menos tendremos para invertir y desplegar la red”, ha señalado, aunque al igual que Deegan, ha mostrado su compromiso para continuar invirtiendo en el país.

Situación complicada por la pandemia

Deegan y Fallacher han coincidido en mostrar su “orgullo” por el rendimiento del sector durante la pandemia cuando las conexiones se duplicaron, pero han lamentado que las empresas de telecomunicaciones se encuentran en una situación complicada por el coronavirus.

El segundo ha recordado de manera agridulce a un amigo que bromeaba con él sobre todo el dinero que estaría ganando con el uso intensivo de Internet durante el confinamiento y su desconcierto ante la respuesta del consejero delegado tras ilustrar que el mayor uso de Internet no se traduce en una mejora de las cuentas de las telecos.

En concreto, Fallacher ha reconocido que el sector no está “devastado”, pero sí ha perdido ingresos importantes como los del roaming de los turistas extranjeros.

Por su parte, Deegan ha destacado el “importante rol” que van a jugar las ‘telecos’ en la digitalización, tanto en la vida cotidiana como en las “numerosas inversiones” que deben acometer y que generarán “oportunidades de crecimiento”.

El directivo de Vodafone también ha llamado a “trabajar juntos” como una industria y no como distintas compañías.

Los dos han incidido en la necesidad de aumentar la formación digital para ciudadanos y pequeñas y medianas empresas (pymes) para que tengan las competencias necesarias para llevar a cabo la digitalización.