La compañía de cohetes de Elon Musk, SpaceX, habría completado esta última semana una ronda de recaudación de fondos de 850 millones de dólares, con el fin de obtener capital para sus ambiciosos proyectos Starlink y Starship.

Según publicó la CNBC, la empresa del magnate tendrá ahora un valor de alrededor de 74 mil millones de dólares. Por su parte, Space X, no ha hecho ninguna declaración.

La compañía recaudó nuevos fondos a 419,99 dólares por acción. Ese precio está poco por debajo de 420 dólares por acción. Una cifra que podría hacer referencia a un tuit que Musk publicó en 2018, cuando bromeó con que llevaría a Tesla a la privada a 420 dólares con “financiación asegurada.”

Musk –que es la segunda persona más rica del mundo, por detrás del consejero delegado de Amazon, Jeff Bezos– poseía aproximadamente el 48% de SpaceX antes de esta última ronda de financiación, según los cálculos de Forbes.

Esto significa que, si consiguiera mantener todo el 48%, su participación valdría ahora unos 32.000 millones de dólares, frente a los 20.000 millones anteriores.

Un aumento de 12 millones

De ser así, el patrimonio neto de Musk aumentaría en 12.000 millones de dólares, pero aún no es suficiente para que supere a Bezos y vuelva a ocupar el puesto de la persona más rica del planeta.

Según Forbes, su fortuna es de 173.400 millones de dólares al cierre del mercado del martes 16 de febrero. La mayor parte de ella se debe a su participación en la empresa de coches eléctricos Tesla, cuyas acciones han cuadruplicado su valor en el último año.

SpaceX fue valorada por última vez en 46.000 millones de dólares en una ronda de recaudación de fondos en agosto de 2020. Pero algunos bancos de Wall Street habían puesto ese valor incluso más alto. En octubre, un analista de Morgan Stanley dio a SpaceX una valoración de 100.000 millones de dólares, el doble de lo que los inversores dijeron que valía en agosto.

Starship y Starlink, los nuevos proyectos de Musk

La última ronda de recaudación de fondos se produce en medio de dos proyectos que requieren mucho capital, Starship y Starlink.

Starship es el proyecto de naves espaciales destinado a sustituir los actuales cohetes Falcon 9 y la nave espacial Dragon de SpaceX.

El objetivo del programa es desarrollar un vehículo de lanzamiento al espacio, primero con carga y después con personas, a un coste menor que otras naves espaciales existentes.

Además de lanzar con éxito a astronautas estadounidenses al espacio en mayo del año pasado, SpaceX dijo en 2020 que estaba viendo una “extraordinaria demanda” de su servicio de banda ancha por satélite Starlink.

Su intención es construir una red interconectada de unos 12.000 pequeños satélites en la órbita baja de la Tierra. Hasta ahora, las primeras pruebas han mostrado velocidades de banda ancha capaces de reproducir videojuegos en línea y transmitir películas, pero el servicio se enfrenta a críticas sobre su coste y la capacidad de la empresa para ampliar su capacidad.

Además de recaudar dinero para sus proyectos a gran escala, SpaceX también ha completado una transacción secundaria en la que los miembros de SpaceX y los inversores han podido vender 750 millones de dólares adicionales de sus acciones, según la CNBC.