Tanto Malena Mayayo como Alfie Cervera, dos apasionados de las motos clásicas, estaban trabajando en multinacionales cuando se les presentó la oportunidad de traer a España la marca francesa Mash.

Nacida en 2011, es una marca todavía joven, pero tiene claro cómo deben ser sus motos: sencillas, fiables, fáciles de conducir, con un buen estándar de calidad y estética cuidada. Mash se encuentra a medio camino entre el mundo de la industria y de la artesanía. Estéticamente se encuentran significativamente influenciados por las líneas de las motos de los años setenta. Una época de atrevimiento y libertad, un tiempo dorado para muchos de aquellos jóvenes que ahora en su madurez lo echan de menos. En definitiva, son productos de cuidado aspecto vintage a precios muy asequibles. Por esto, Mayayo y Cervera decidieron apostar por Mash. Tuvieron muchísimo éxito durante los 3 o 4 primeros años antes de que apareciera la competencia, cuando más gente comenzó a hacer lo mismo que Mash, y decidieron que ese era el momento de diversificar y añadir otra marca en una segunda tienda, un espacio contiguo a Heros66.

Llevan 7 años con Mash, desde 2013, pero fue en 2015 cuando reconvierten en atípica boutique de motos la antigua librería técnica ADI. Un auténtico lugar de encuentros y eventos culturales habitual de los amigos, preparadores, escritores, periodistas, fotógrafos y aficionados a las motos retro y neo clásicas. Lo que hoy conocemos como Heros66. Fruto de ese amor por lo clásico y la necesidad de diversificación comenzaron introduciendo un par de modelos de Royal Enfield, la motocicleta de construcción moderna pero de diseño clásico por antonomasia, hasta que un día la propia marca les propuso tener la exclusiva para Madrid. Un espacio donde se nota que todo está hecho con mimo y cuidado hasta el último detalle.

¿Cómo se embarcan en la aventura de Heros66?

Malena Mayayo: Llevábamos un año siendo importadores y después de una feria de motos decidimos que necesitamos un espacio exclusivo para la marca y no queríamos un espacio al uso. Buscábamos algo que tuviera un poco de sabor y encontramos esta antigua librería. Estaba para rehabilitar pero nos pareció un espacio que merecía la pena preservar. Decidimos que había que rescatar el espacio tal y como estaba. Preservar toda la estantería y convertirlo en un espacio para motor. Con todo esto queríamos crear un espacio de reunión más que una boutique.

Marcas de motos hay muchas y en lo que te puedes diferenciar es en hacer un sitio de reunión para gente que le gusten las motos. Y en eso trabajamos. La gente puede venir, tomar un café, charlar, reunirse con otras personas que tengan motos de las mismas marcas y compartir su experiencia. Es más trabajar en la experiencia que en un concesionario.

¿Por qué comenzar a distribuir Mash en españa?

Alfie Cervera: Empezamos la importación en 2013. El primer año usamos un concesionario en Madrid, no teníamos tienda como tal y trabajábamos desde las oficinas, como cualquier importadora.

MM: Bueno desde las oficinas… desde nuestro garaje, concretamente.

AC: Durante el primer año, teníamos un representante, aquí en Madrid, que tenía tienda propia pero no estábamos del todo satisfechos. Pensábamos que la marca merecía más cariño. Introducir una marca francesa en España siempre es complicado. Y necesitaba un esfuerzo, un cariño, un trato distinto para cualquier moto de uso. Después de un año decidimos buscar nuestra propia tienda, para lanzar esta marca, y creamos este flagship store. Convirtiéndonos en el primer flagship store de Mash en Europa. Al principio, la gente solamente tenía multimarcas. Tenía Mash y otras. Pero nosotros creamos este local tan bonito 100% de la marca y nos ayudó muchísimo porque tuvo mucha repercusión en el mercado, la gente conocía la tienda por Internet, y eso ayudó a que la marca cogiera un carácter distinto a lo demás.

¿Cómo se plantean convertirse en concesionario exclusivo de royal enfield?

MM: Llevamos un año. Es una marca de la que hemos estado enamorados toda la vida y, al quedarse el local de al lado libre vimos la oportunidad de crecer. No es un planteamiento que nos hayamos hecho nosotros. Queríamos tener representación de Royal Enfield y metimos un par de modelos, y fue cuando la marca nos propuso tener la exclu- siva para Madrid.

AC: Es la marca más longeva de la historia. La única marca que nunca ha cerrado desde 1901. Empezamos como agente de un concesionario oficial. Fuimos al concesionario oficial de Madrid, le preguntamos si podíamos ser agente suyo y comenzamos con unos modelos. Hasta que un día la propia marca vino para proponernos ser oficiales. Para nosotros era una gran oportunidad. Teníamos este local que estaba lleno de otras marcas y al final encontramos un acuerdo para dedicar nuestra tienda 100% a Royal Enfield. Lo que hicimos después fue pintar y decorar todo con los colores de la marca. Royal Enfield trabaja con tiendas de diseño que llaman ellos, tienen 5 o 6 en España.

¿Qué tipo de cliente se acerca a Heros66?

MM: En los 6 años que lleva abierta la tienda tenemos mucha gente que se ha iniciado con Mash y que quiere crecer y viene a por otra moto clásica pero con más cilindrada. Viene la persona que nunca ha conducido motos y quiere iniciarse –que normalmente se inicia con una Mash– y luego, tenemos gente enamorada de la marca que ya tiene sus Royal Enfield desde hace años y viene a por accesorios, a por prendas o simplemente a tomar un café y ver la tienda. También tenemos clientes que para su pareja o para sus hijos se inicien compran una Mash. Es una marca para iniciarse en el motor.

AC: Son dos marcas clásicas que se complementan bien. Una es neoclásica y la otra clásica con tecnología moderna (pero es una marca antigua). Lo que queríamos era dos marcas que funcionaran muy bien juntas. Por un lado, a la tienda original, vienen los novatos de 18-20 años, aunque también hay novatos de 40 y 50 años que nunca han tenido una moto, y aquí, al nuevo espacio, vienen los que buscan una moto con historia. Vienen a ver una Royal Enfield y de repente ven que hay una 125cc. muy bonita, muy económica que podría encajar perfectamente al hijo, a la mujer o al primo. Funcionan muy bien las dos cosas juntas.

Imagino que se sienten muy identificados con las filosofías de ambas marcas, ¿no?

AC: De hecho, nos gusta lo clásico. Tenemos arriba las que nos han personalizado, tenemos una Royal Enfield de 250cc. de 1961 y siempre nos ha gustado lo clásico pero queríamos trabajar con motos nuevas. Entonces, ¿qué moto nueva tiene pinta de clásica? Royal Enfield, Mash… tipo de marcas.

Malena Mayayo y Alfie Cervera en la tienda de Heros66.
Foto: Jaime Partearroyo
Además, de Mash y royal enfield, ¿qué más puede encontrar el cliente?

MM: Intentamos trabajar con marcas de productos de estética clásica, muy auténticos pero con historia, o marcas nuevas de gente que trabaje esta estética. No nos quedamos con las gamas enteras sino con aquellos modelos que encajen en esa estética que buscamos. Aquí no encontrarás el catálogo completo de una marca pero sí la parte más clásica de esa marca.

AC: Ahora que tenemos a Royal Enfield hemos empezado con muchas marcas intentando ver si existía el público (que es difícil encontrarlo para este tipo de productos). El cliente de Royal Enfield es más mayor, con más poder adquisitivo, cuando con Mash suelen ser todo jóvenes. Con esta clientela queremos traer productos un poco más exclusivos, premium, auténticos, pero con historia. Clásicos de verdad. Y lo que vamos a hacer es quitar todas esas pequeñas marcas para quedarnos con 5 o 6 marcas muy buenas para dedicarnos a esto. Lo hicimos con las motos, tuvimos otras marcas y hoy en día tenemos muy claro que las dos marcas que nos enamoran y queremos mover son Mash (como importador) y Royal Enfield (como concesionario exclusivo de Madrid).

¿Qué nuevos productos podemos encontrarnos ?

MM: En el caso de Mash van a lanzar un montón de productos en 2021 que todavía no podemos anunciar. Van a sacar nuevos modelos que crecen de cilindrada, yendo desde 50cc, 125, 250, 400, a 650. Y en el caso de Royal Enfield todos los nuevos modelos que la prensa ya se ha encargado de anunciar, los tendremos todos.

Sobre todo este año se produce el cambio de normativa a Euro 5 (se trata de un nuevo reto para los ingenieros de los dife- rentes fabricantes que tendrán que hacer aún más eficientes, limpios y poco ruidosos sus motores) y los modelos evolucionan a Euro 5.

AC: Algunos desaparecen y otros llegan.

¿Qué retos de futuro se les presentan?

MM: Seguir siendo felices y crecer con las marcas. Realmente estamos aquí porque nos encanta esto y lo pasamos bien cada día. Y el reto de futuro es ese: seguir pasándolo bien cada día.

AC: Pensamos que con Royal Enfield y Mash tenemos mucho por hacer. Ellos están creciendo y nosotros con ellos. No tenemos ninguna duda que iremos para adelante y que vamos a ser exitosos junto a esas marcas. Nos gustaría personalizar más nuestras tiendas para tener un público más exclusivo, para poder aportarles algo que no se encuentra en Madrid. Que es el objetivo. Siempre trabajando a nivel nacional, aunque sea más difícil, es nuestra meta. Ir creciendo y disfrutando un poco de lo que hacemos.

¿Cómo les está afectando la crisis?

MM: Gracias a las posibilidades de Internet hemos lanzado una campaña de entrega de moto a domicilio y está funcionando bastante bien. Hay mucha gente en determinados sitios que, por estar confinados, no tiene por qué renunciar a comprarse una moto. La experiencia aquí es más complicada. Ahora mismo, está un poco en stand by tener la tienda como lugar de reunión.

AC: Tampoco hemos hecho la inauguración de la tienda Royal Enfield al haber abierto en marzo. Tendremos que esperar al año próximo para hacer la inauguración. Pero por otro lado estamos contentos porque la tienda va funcionando y la gente va comprando motos.

Ahora mismo, la gente no quiere utilizar los transportes públicos, intenta evitar el metro o el autobús, así que les quedan dos opciones: o la bicicleta o la motocicleta. Y ahí vemos que la gente se está soltando. Estaban esperando a comprar en el verano próximo y, sin embargo, van comprando motos. A nivel de venta estamos contentos. No hacemos los números del año pasado, no hacemos los números que pensábamos hacer este año pero estamos consiguiendo ingresos que no esperábamos conseguir. La gente quiere independencia de movimiento y tenemos el producto adecuado porque hay que recordar que nuestras motos son económicas.