Amancio Ortega, el fundador y primer accionista de Inditex, ingresa este año un total de 1.718 millones de euros en concepto de dividendos de la compañía tras cobrar este miércoles, 2 de noviembre, 859 millones de euros por la última retribución del ejercicio que abona la firma gallega a sus accionistas.

En concreto, el empresario ha recibido este año más de 1.700 millones de euros en concepto de dividendos de la compañía textil, por encima de los 1.294 millones que percibió por este mismo concepto el año pasado, según recoge Europa Press.

En total, la compañía retribuye este año a sus accionistas con 2.898 millones de euros, tras elevar un 33% el dividendo, hasta 0,93 euros por acción, compuesto por un dividendo ordinario de 0,63 euros y un dividendo extraordinario de 0,30 euros por título.

De esta forma, el abono de este dividendo se ha realizado en dos pagos iguales, uno ejecutado el pasado 2 de mayo de 0,465 euros por acción, y otro del mismo importe que la compañía ha pagado este miércoles, 2 de noviembre.

Adicionalmente, el consejo acordó establecer un dividendo extraordinario de 0,40 euros por acción para el ejercicio 2022, que se sumará al dividendo ordinario para ser distribuido a lo largo del año 2023.

Apuesta por el sector inmobiliario

El fundador de Inditex, que recibe este miércoles los casi 860 millones de euros en dividendos a través de las sociedades Pontegadea Inversiones y Partler, con las que controla un 59,294% del grupo textil, equivalente a un paquete de 1.848 millones de acciones, invierte parte de los dividendos que recibe de Inditex en el sector inmobiliario.

Ortega posee la mayor inmobiliaria española, centrada en la compra y gestión de grandes edificios, con una cartera de activos inmobiliarios integrada fundamentalmente por edificios de oficinas, no residenciales, situados en el centro de grandes ciudades en España, Reino Unido, Estados Unidos y Asia.

Una de sus últimas operaciones ha sido la compra de un rascacielos de apartamentos de lujo en Nueva York por cerca de 500 millones de dólares (505 millones de euros).

En concreto, el edificio adquirido por Ortega, en el número 19 de Dutch Street, es una torre de 64 pisos de lujo en pleno distrito financiero de la ciudad neoyorkina, propiedad de Carmel Partners.

En lo que va de año, el fundador de Inditex ha comprado un edificio de oficinas en Glasgow (Escocia) por 200 millones de libras (unos 237 millones de euros), así como el icónico rascacielos Royal Bank Plaza de Toronto (Canadá) por cerca de 1.150 millones de dólares canadienses (más de 874 millones de euros).

A estos activos se suman otros logísticos en Estados Unidos: una plataforma logística ocupada por la empresa FedEx en Menomonee Falls en Wisconsin por un importe de 35 millones de dólares (unos 34 millones de euros) y un centro de distribución en Filadelfia (Pensilvania), por un importe de 148 millones de dólares (unos 147 millones de euros).

Por su parte, su hija Sandra Ortega, que posee el 5,053% de la firma gallega, ha cobrado este año más de 146 millones de euros en dividendos de Inditex, la mitad también este miércoles.