Apuesta segura, nutritiva y deliciosa. La pasta ocupa un lugar fundamental en nuestra dieta: es uno de los platos preferidos de pequeños y mayores por todas las opciones que ofrece, desde macarrones hasta lasaña, pasando por fusilli, rigatonis o toretellini. Un sinfín de posibilidades para deleitar a los paladares más exigentes.

https://forbes.es/wp-content/uploads/2022/10/VNPastasGalloSeleccion1946_v3-1.mp4

Y no es que lo digamos nosotros, sino que los datos así lo avalan: nueve de cada diez hogares en España consumen pasta, con una media per cápita que se situó en 4,19 kg/persona en 2021. Esta cifra supone un avance sostenido en los niveles de consumo que, durante la última década, han crecido un 10%. No obstante, los hogares españoles todavía están lejos de alcanzar la media de consumo de países como Portugal (6,6 kg) y Francia (8 kg). Aunque esto podría cambiar en los próximos años.

Las familias de hoy cuentan con un elevado grado de conocimiento obtenido gracias a una sólida experiencia de consumo, dentro y fuera del hogar, que ha hecho evolucionar su preferencias y expectativas en relación con lo que esperan de una buena pasta.

Trasladar al hogar la experiencia del restaurante con las formas, texturas y sabrosas recetas que hagan más asequible la experiencia del restaurante se ha convertido en objetivo de Grupo Gallo.

La compañía ha incorporado a su proceso industrial una nueva variedad trigo con alto contenido en proteína elaborada con molde de bronce, binomio con el que ha conseguido la nueva pasta artesanal de la gama ‘Selección 1946’.

‘Selección 1946’

Proceso y materia prima permiten recuperar los valores de tradición y artesanalidad a partir de un proceso de fabricación más lenta y delicada, con un secado controlado del producto que incide directamente en la textura final, porosidad y rugosidad de las formas.

Un aspecto más artesanal que, tal como destaca la directora de Operaciones de Grupo Gallo, Ana Ojeda, “nos aporta una superficie más rugosa que permite que la salsa y el resto de los ingredientes se adhieran hasta un 20% más y se pueda disfrutar de una pasta más sabrosa y gustosa, que potencian que el consumidor pueda tener una experiencia única en el paladar”.

Un paso decisivo en el disfrute de la pasta con unas variedades que permiten aumentar hasta el 14% el índice proteico gracias a la materia prima de calidad superior con la que se elaboran las nuevas variedades: “Algo que hace posible nuestro equipo especializado en selección de grano el cual recepciona, analiza y clasifica este trigo de alta calidad que posteriormente conseguimos trabajar mediante un proceso muy cuidado de molienda para obtener una sémola de altísima calidad”, añade Ojeda.

75 años y sumando

Durante más de 75 años, Pastas Gallo ha sido una marca icónica que puede mirar al futuro desde el profundo respeto a un legado que ha demostrado su compromiso con el consumidor y su cercanía con las familias de este país, manteniendo siempre una escucha activa, con voluntad real de estar al lado del consumidor para poder anticiparse a las necesidades de las familias.

Según Noemí García, directora de Marketing, Comunicación y Sostenibilidad de Grupo Gallo, “esta escucha activa nos ha indicado claramente que las familias cada vez más quieren hacer de lo cotidiano, algo especial”. En lo que se refiere a pasta, “esto se traduce en formas más grandes y originales, con textura artesanal, propias de los grandes restaurantes de pasta”.

Calidad e innovación

Calidad e innovación han sido dos variables constantes dentro de Gallo desde su nacimiento, en 1946, de la mano de José Espona. Él fue el artífice de la llegada del trigo duro a España y puso todo su empeño en convencer a los agricultores del cultivo de esta variedad, dando lugar a una pasta con propiedades aún hoy únicas en el mercado: una pasta con un índice glucémico más bajo, que no se pasa ni se pega, no desprende almidón durante el cocinado y permite una mejor conservación.

Grupo Gallo se ha consolidado en el mercado español como una marca muy querida en el mercado de la pasta seca, las salsas y las harinas como único fabricante nacional, ofreciendo una amplia variedad de pastas, con recetas totalmente adaptadas al gusto de los paladares españoles.

El reconocimiento de los consumidores le avala con su fidelidad y una cuota de mercado cercana al 35% en pasta seca, un 29% en salsas y un 16% en harinas.