Fast Retailing, la empresa matriz de la cadena minorista textil Uniqlo, registró un beneficio neto atribuido de 273.300 millones de yenes (1.922 millones de euros) al cierre de su año fiscal, que concluyó el pasado mes de agosto, lo que supone una mejora del 60,9% en comparación al resultado contabilizado en el ejercicio anterior.

En este sentido, la firma japonesa indicó que al excluir el impacto positivo de la debilidad del yen, «que infló el rendimiento», el beneficio operativo aumentó aproximadamente un 14% y el beneficio atribuible aproximadamente un 16% interanual.

Las ventas de la multinacional japonesa alcanzaron un récord de 2,3 billones de yenes (16.170 millones de euros), con un crecimiento del 7,9% respecto del ejercicio precedente.

La facturación de la marca Uniqlo en Japón retrocedió un 3,8% anual, hasta 810.200 millones de yenes (5.697 millones de euros), mientras que a nivel internacional los ingresos aumentaron un 20,3%, hasta 1,11 billones de yenes (7.810 millones de euros).

De cara al próximo ejercicio, la empresa espera elevar un 15,2% sus ventas, hasta 2,65 billones de yenes (18.630 millones de euros), pero anticipa una caída del 15,9% del beneficio neto atribuido, hasta 230.000 millones de yenes (1.617 millones de euros).

Asimismo, planea la apertura de 310 tiendas en el año fiscal 2023, acelerando principalmente la apertura de nuevos establecimientos de Uniqlo International, con el objetivo de alcanzar un total de 3.747 tiendas para finales de agosto de 2023 en todo el grupo.