Vodafone España ha facturado 4.180 millones de euros a nivel nacional en su año fiscal, que termina el 31 de marzo, lo que supone un 0,3% más que en su año fiscal anterior, después de que la venta de dispositivos electrónicos compense la caída del 2% en los ingresos de servicio.

La compañía ha presentado este jueves los resultados financieros de su año fiscal 2022 en los que también ha destacado una caída del beneficio bruto de explotación ajustado (Ebitda ajustado) del 1,1% en términos orgánicos hasta los 957 millones de euros.

Los márgenes también han pasado del 25,1% en el año fiscal anterior al 22,9% del actual en un escenario marcado por la hipercompetividad y la salida del perímetro del negocio de torres de telecomunicaciones.

Entre enero y marzo, la compañía ha registrado unos ingresos de servicio de 908 millones de euros, un 5,1% menos que en el mismo periodo del año pasado.

A finales de trimestre, la empresa contaba con 13,59 millones de clientes móviles en España, un 2,6% más que en el mismo periodo del año anterior gracias a la demanda del sector público, con 11,4 millones de clientes de contrato.

En el caso de los clientes de banda ancha, el operador ha reducido su base en un 5,1% en los últimos doce meses, aunque se mantiene por encima de los tres millones de usuarios, mientras que, en televisión, la firma ha cedido 88.000 abonados hasta los 1,5 millones.

Lowi incrementa clientes

Por otro lado, su segunda marca Lowi ha continuado creciendo y ha añadido en los últimos tres meses otros 82.000 clientes para un total de 1,5 millones con 3.100 líneas en nuevas altas en los últimos doce meses.

En un comunicado, la compañía ha destacado la fortaleza de las reservas y el posible impacto positivo en Ebitda del Kit Digital, el programa para digitalizar pymes con fondos europeos en el que Vodafone actúa como agente digitalizador.