Todos conocemos Vitaldent, la marca que lleva más de tres décadas siendo la referencia en salud dental de muchos españoles, pero quizá algunos desconozcan que, además, la enseña encabeza un gigante empresarial que aspira a convertirse en el líder europeo de su sector. Bajo el respaldo de Advent International como accionista mayoritario, la compañía presentaba hace unos días DONTE GROUP, la marca del holding con la que quiere dar aún más visibilidad al resto de sus entidades: Moonz, Smysecret y la nueva MAEX, un nuevo concepto de clínicas especializadas que recibirá entre 40 y 50 millones de euros de inversión.

El objetivo de DONTE GROUP es contribuir a mejorar la odontología, la sociedad y el planeta a través de sus diferentes marcas para conseguir hacer accesible una salud bucodental de calidad para todo el mundo, independientemente de quien seas y del momento vital en el que te encuentres. Pero, sobre todo, seguir creciendo y explorar nuevos mercados en los que desarrollar el modelo de éxito que tan bien funciona en España. El encargado de conseguir que todos estos retos se hagan realidad será su CEO, Javier Martín, que nos ha explicado todos los detalles sobre esta nueva etapa.

Habéis creado un auténtico gigante de la odontología que engloba varias marcas muy conocidas y alguna de reciente creación ¿Cuál es el objetivo del nuevo grupo?

Nacemos con el propósito firme y genuino de transformar el mundo a la odontología, la sociedad y, por tanto, el planeta. El foco fundamental está en hacer accesible la salud bucodental a prácticamente todos los españoles, y eso lo hacemos a través de las cuatro marcas que conforman el grupo. Por ejemplo, Moonz es especialista en odontopediatría y ortodoncia infantil, es decir, solamente trata a niños de edades comprendidas entre los 6 y los 17 años. Luego tenemos Smysecret, que pone el foco en la estética dental, en el bienestar, en sentirse bien, y está diseñada y desarrollada para que cada uno busque la mejor versión de sí mismo. Tratamientos rápidos, sencillos, simples, acotados para gente de cualquier edad que simplemente quiere verse mejor. Y luego está Vitaldent, nuestro buque insignia y la marca más pionera, odontología integral en más de 380 centros en el país, un negocio de proximidad, de cercanía, que normalmente tenemos a menos de media hora de nuestras casas.

Y luego está la cuarta marca que habéis presentado hace apenas un mes. ¿cuál es el objetivo de MAEX?

Como indicaba anteriormente, el nombre de MAEX es una mezcla de maestría y excelencia, Pues están pensadas para ser centros de formación, porque estarán dirigidas por los mejores especialistas del sector de la odontología en cada una de las especialidades. El objetivo es adquirir o añadir centros que sean de referencia en cada una de las capitales de provincia o ciudades de referencia, creando un ecosistema con las distintas clínicas de las distintas marcas del grupo y facilitando así el acceso de nuestros dentistas a programas de formación. Todo ello dentro de nuestra estrategia centrada en los pacientes.

¿A qué os referís cuando habláis de una estrategia enfocada en las personas?

Nos referimos al cuidado, no solo de nuestros pacientes, también de nuestros 4.500 empleados y nuestros más de 2.300 odontólogos colaboradores. Tenemos programas específicos diseñados para mejorar su bienestar, además de programas de formación, divulgación, investigación y retribución para todos nuestros dentistas. Formación continuada que en algunos de los casos es complementada en colaboración con las universidades y que genera un proyecto de carrera profesional. De esta manera mejoramos su empleabilidad y fomentamos el talento.

Quizá el más ambicioso de vuestros compromisos es el de hacer un planeta mejor ¿De qué manera?

Es verdad que nosotros no somos una industria fundamentalmente contaminante, por lo que la mayor parte de nuestras iniciativas en ese sentido están enfocadas a reducir los residuos, el consumo de papel, plásticos y agua que usamos en nuestras clínicas y a reducir nuestra huella de carbono. También tenemos programas relacionados con cultura empresarial y buen gobierno encaminados a actuar con transparencia, ser referentes en prácticas empresariales, difusión de normativas y sistemas de cumplimiento.

Un compromiso que tiene el foco también muy puesto en la sociedad española…

Nuestro objetivo es impulsar el desarrollo de las comunidades donde nos ubicamos. Estamos en casi todas las localidades de más de 30.000 habitantes, y en muchas hay una serie de necesidades sociales que intentamos satisfacer con distintos programas e iniciativas que promueven el acceso de las clases más vulnerables a la odontología. Para ello, ofrecemos programas de financiación al consumo en colaboración con entidades financieras. También fomentamos la economía circular para desarrollar económicamente las localidades donde trabajamos. El objetivo es devolver a la sociedad civil parte de lo que todos los días nos otorga.

De hecho, dentro de ese propósito de democratizar el acceso a los servicios dentales, también abogáis por incrementar las coberturas odontológicas en la sanidad pública. ¿En qué punto estamos?

Todos los partidos políticos que se presentaron a las últimas elecciones generales incorporaban en su programa propuestas en este sentido, pero, aunque existe ese consenso político, no hay capacidad de poder financiar esta actividad.  En los países nórdicos o países como el Reino Unido, la salud bucodental forma parte de las prestaciones, pero en España es 100% iniciativa privada. Nosotros, conocedores de esa inquietud, hemos constituido un consejo de expertos que analiza el funcionamiento en otros países y busca vías económicas que permitan esta inclusión, como por ejemplo sistemas de copago. Queremos que estos trabajos sirvan para generar un debate que lleve a una inclusión paulatina de estas coberturas según gradiente socio-económico desde una perspectiva de colaboración público-privada, ya que en nuestro país existen más de 23.000 clínicas dentales privadas, que son las que tienen la capacidad de proveer esos servicios.

Otro de los objetivos de grupo es seguir la expansión internacional. ¿Cuáles son los siguientes pasos?

Somos el primer operador del país a muchísima distancia del siguiente y, por tamaño, el tercero o el cuarto de Europa. Y eso que no hemos salido de España. Pero hemos creado una serie de competencias empresariales y ventajas competitivas que pensamos que se pueden aplicar en otros sistemas del entorno. Queremos empezar por los países más similares al nuestro, los del sur de Europa y mediterráneos, que tienen sistemas 100% privados, como pueden ser Portugal o Italia, frente a otros mercados como Francia o Alemania, donde los grandes operadores como nosotros tenemos ciertas limitaciones. También queremos saltar a otros dos grandes mercados, Reino Unido y los países nórdicos, que, aunque por tamaño son pequeños, configuran una región para nosotros ideal para poder operar. El objetivo es crear un líder paneuropeo, por lo que esa expansión consistirá en buscar el Vitaldent de cada uno de los países que nos interesan, adquirirlo, y aplicar la estrategia de negocio que hemos desarrollado en España.

Ser líderes también implica la responsabilidad de llevar las riendas a nivel de innovación tecnológica ¿Cómo se consigue estar a la última en un sector como el vuestro?

En nuestro grupo se han tratado más de 8 millones de pacientes. Todos los años tratamos entre 600.000 y 700.000 pacientes nuevos, por lo que la escala y la capilaridad que tenemos es el caldo de cultivo ideal para que las grandes multinacionales nos traigan su última tecnología. Tenemos acuerdos suscritos con las cinco o seis mayores multinacionales del mundo en el sector de la odontología. Además, contamos con partners tecnológicos de primer nivel como Microsoft o Accenture, que nos ayudan a implementar, por ejemplo, sistemas de inteligencia artificial que facilitan a nuestros dentistas la planificación de tratamientos, cirugías guiadas que permiten geolocalizar un implante para colocarlo con la angulación necesaria, imágenes de radiodiagnóstico o escaneados intraorales en 3D que se suben automáticamente a la nube, etc.  Yo creo que básicamente la tecnología es inherente a nosotros, además disponemos de un consejo médico asesor que nos ayuda y nos guía sobre hacia dónde avanza la ciencia y cuáles serían las áreas a explorar en términos de tecnología y tratamientos futuros.

Muchos retos por delante para el recién creado que tú como CEO vas a tener la responsabilidad de gestionar ¿Cómo afrontas esta nueva etapa?

Pues la verdad es que con continuidad. Yo creo que en estos cinco años que llevo en la compañía hemos construido un equipo bastante dinámico y muy profesionalizado. No hay mucha ciencia más allá del trabajo diario, hacer las cosas bien y sobre todo estar muy cerca del negocio y del paciente y entenderlo bien. Además, este es un negocio complicado, porque es de salud, de personas que cuidan a personas, pero a su vez también es de retail, con la complejidad y exigencia de funcionamiento y excelencia que eso supone, y eso desgasta bastante, aunque yo lo llevo bien y con bastante alegría.

¿Cómo te gustaría que evolucionara en los próximos años?

Ahora creo que la siguiente fase es convertirnos en una gran multinacional. Ese es el camino natural de una compañía. Pero, sobre todo, más allá de hacer una compañía gigante, el objetivo es seguir llegando al mayor número de personas posible y que nuestros productos y tratamientos estén en casa de todos. También buscaremos dejar un impacto positivo, porque ahora la gente lo que pide son empresas con un poco más de alma, con un propósito genuino, o como dirían mis hijos, empresas que molen. Así que eso es a lo que tenemos que aspirar en el futuro, a ser una empresa molona.