Muchos son los retos que todavía tienen por delante los profesionales del marketing de nuestro país para adaptarse al cambio de paradigma que estamos viviendo. Sin embargo, hay algunas compañías que han acelerado este proceso y se están convirtiendo en pioneras a la hora de buscar maneras cada vez más innovadoras de llegar al consumidor y de crear nuevos vínculos con él. Una de las más punteras en este sentido es MRM, la división de marketing digital y relacional de McCann Worldgroup, que ha conseguido poner toda su experiencia y creatividad al servicio de las empresas con las que colabora. De hecho, según el Primer Estudio de CRM desarrollado por Scopen, MRM es la agencia digital líder para desarrollar proyectos de CRM en España.

En MRM hemos derribado las barreras en torno al dato, la tecnología y la creatividad, y las hemos integrado para crear relaciones relevantes, sólidas y sostenibles entre marcas y personas”, explica María Martínez, directora general de MRM, para quien son estas relaciones, precisamente, las que hacen crecer exponencialmente los negocios, aportando, además, valor “al ser humano, a la sociedad y al mundo”.  De hecho, la compañía ha sido elegida recientemente por la consultora Scopen como el partner preferido para trabajar en España en proyectos de CRM (Customer Relationship Management), algo que han conseguido, según Martínez, gracias a una estrategia basada en la generación de “experiencias relevantes, basadas en el profundo conocimiento de las personas que se materializan en forma de interacciones memorables”.

Según la directiva de MRM, el vínculo que hasta ahora se generaba entre empresas y consumidores ha sido “demasiado transaccional”, lo que ha provocado “cierto agotamiento” en un consumidor que, además, “ha visto reducida su capacidad de ahorro a causa de factores como la inflación y debe ser más selectivo que nunca a la hora de afrontar cualquier necesidad de consumo”, explica María Martínez. Eso es lo que ha llevado a MRM, según cuenta, a intentar ir más allá y “trabajar también en otras capas del marketing que contribuyen al negocio como loyalty, brand love…”.

María Martínez destaca también la importancia de poner los esfuerzos, no solo en crear “mensajes con los que impactar”, sino en “encontrar nuevas vías por las que hacérselos llegar”, y en este sentido “está claro que las redes sociales son un lugar clave, especialmente en el caso de targets más jóvenes donde el uso del email es muy residual”, sentencia. Por último, Martínez también recuerda el potencial de “nuevas tecnologías como “la data intelligence, la automatización o el metaverso” a la hora de construir “relevancia para las marcas”, siempre que se usen, eso sí, buscando “un equilibrio ético entre conocimiento y privacidad”, matiza la directiva.