Solo tres fortunas murcianas (las de Tomás Olivo, la familia Conesa Alcaraz y José Moreno Riquelme) aparecen en la lista Forbes de Los 100 españoles más ricos 2021. Eso no quita para que esta soleada comunidad mediterránea sea caldo de cultivo para que un buen número de familias —alguna de las cuales va ya por su quinta generación— hayan prosperado abarcando los más diversos sectores.

El más tradicional y evidente es la agricultura: su benigno clima le ha brindado el histórico y merecido marchamo de huerta de España. Los vinos y zumos de García-Carrión, las bebidas naturales de AMC Group o los limones de García Aranda tienen fama mundial. Pero en el campo de la alimentación también hay quien ha hecho negocio con los embutidos, como El Pozo, y hasta con el transporte de manjares, como Primafrío.

Según investigadores de la Universidad de Murcia, en los últimos años, la agricultura, sin embargo, ha perdido cerca del 50% de su peso en el VAB (valor agregado bruto) regional, al tiempo que lo ha ganado la construcción. Las modernas empresas que se dedican a las energías renovables (caso de Soltec) contribuyen con su impulso al crecimiento de la economía. Estas son las historias de algunas de las más exitosas sagas empresariales murcianas.

Tomás Olivo: el rey de los centros comerciales

Es el murciano más adinerado de España: sus 1.300 millones de euros le sitúan en el puesto #16 de la lista Forbes de Los 100 españoles más ricos 2021. Basa gran parte de su fortuna en General de Galerías Comerciales, socimi fundada en 1995 (aunque salió al Mercado Alternativo Bursátil en 2017) de la que es propietario y que controla (de momento) nueve centros comerciales en Andalucía, Cataluña, Islas Canarias y su Murcia natal y terrenos valorados en 2.500 millones de euros. Entre sus próximos proyectos está la construcción de Valdebebas Shopping, que con sus previstos 400.000 metros cuadrados se convertirá en el centro comercial más grande de Madrid.

Su buque insignia sigue siendo, no obstante, La Cañada, centro inaugurado en Marbella en 1997 y valorado en 730 millones. Según su balance anual, la compañía de Olivo obtuvo en 2021 unos ingresos de 150 millones de euros —la inmensa mayoría por el alquiler de sus espacios— y unos beneficios netos de más de 104 millones (un 34% más que en el ejercicio anterior). Olivo adquirió además en 2020 un 5% de Unicaja, convirtiéndose así en el segundo mayor accionista del banco, y cuenta con participaciones en otras entidades bancarias como Santander, Sabadell, CaixaBank y BBVA.

Familia Conesa Alcaraz: transporte en frío

De la huerta murciana… a 27 destinos europeos. Es lo que ha logrado Primafrío, empresa de transporte frigorífico terrestre con sede en Alhama de Murcia. Su historia se remonta a los años sesenta del siglo pasado, cuando José Conesa Giménez y su esposa, Josefina Alcaraz, constituyeron Paconsa. En 2003 vendieron esta empresa al fondo Suala —que por entonces dirigía Ana Botín— y con la ayuda de sus hijos, Juan Ignacio y José Esteban Conesa Alcaraz, crearon Primafrío. Tras el fallecimiento del patriarca en marzo de 2021 se anunció la salida a bolsa de la compañía, operación que, sin embargo, se ha pospuesto a la espera de unas mejores condiciones de mercado.

Juan Ignacio y José Esteban, actuales administradores de Primafrío, atesoran a título individual 300 millones de euros, lo que les posiciona en el puesto #92 de Los 100 españoles más ricos 2021 de Forbes. En diciembre de 2021 lanzaron su propia sociedad de capital riesgo, Azahar Private Capital, con una aportación inicial de 1,2 millones de euros. Entre ellos y sus hermanos Pilar y Carlos David controlan otras empresas (Nafi, CA Gran David, Sana Alimentación Artesana, Las Prudentes) y la yeguada La Peña de Béjar. José Esteban es además administrador único de Cartenea SL, dedicada a la compraventa de combustibles.

José Moreno Riquelme: de los edulcorantes a las renovables

Su holding Grupo Sefrán (conocido hasta 2019 como Grupo Bari) aglutina empresas de los más diversos sectores. Sus puntales son Zukan, que se dedica a la producción de edulcorantes naturales, y Soltec, a la fabricación y venta de seguidores solares; pero también engloba Powertis (vinculada a Soltec), Lunia (consultoría informática), Agricomex (suministros alimenticios y de otras mercancías) y Aurum Process Technologies (suministros industriales). De todas ellas fue Zukan la que supuso el debut en la esfera empresarial de José Moreno Riquelme, propietario de Sefrán, allá por 1994. Con un patrimonio de 250 millones, aparece en la posición #97 de los más ricos del país.

Los Moreno son una larga estirpe de emprendedores murcianos. El primero de ellos, Maximino Moreno, montó una fábrica de conservas en Molina de Segura a finales del siglo XIX. La plaza donde estuvo localizada lleva su nombre desde marzo de 2022. Por cierto, a Raúl Morales Torres, fundador y CEO de Soltec —y presidente de AHMUR, Asociación del Hidrógeno Verde de la Región de Murcia—, Forbes le adjudica un capital de 120 millones de euros.

Familia Fuertes: fuertes en alimentación 

Su imperio arrancó con una pequeña charcutería especializada en sobrasada en la plaza del Pozo Concejil, de Alhama de Murcia, abierta por Antonio Fuertes en los albores de la Guerra Civil. El comercio prosperó y Antonio, “el del Pozo”, abrió dos sucursales y, en 1954, una fábrica de embutidos, donde pronto empezaron a trabajar sus hijos, José, Tomás y Juana. Ellos imprimieron un nuevo brío al negocio: crearon El Pozo Alimentación, especializada en la venta de elaborados cárnicos procedentes de su propia explotación ganadera.

Hoy, El Pozo es solo una de las patas que sustenta el Grupo Fuertes, presidido por Tomás. El holding se organiza en dos grandes áreas: el núcleo agroalimentario (El Pozo, Cefusa, Agrifusa, Procavi, Aqua Deus…) y un conjunto de inversiones diversas, entre las que destacan la inmobiliaria Profusa, la petroqímica Aemedsa, la cadena Vis Hoteles y el parque zoológico Terra Natura. Los tres hijos del fundador, Tomás, José y Juana, y sus respectivos cónyoges, Rafaela Quintanilla, Carmen Gómez y Juan Cánovas, tienen un patrimonio individual de 250 millones. Los doce nietos de Antonio integran el consejo de familia, que a través de las sicavs Fuerfin, Fusopar, Fuerfondo y Fueribex controla acciones de ACS, Repsol, BBCA, CaixaBank y Santander.

Familia García-Carrión: emperadores del vino

Más de tres décadas lleva José García-Carrión Jordán al frente de la bodega que fundó su bisabuelo en Jumilla en 1890, con objeto de surtir de vino a una Francia cuyos viñedos habían quedado arruinados por la filoxera. El actual presidente iba, sin embargo, para arquitecto, pero desde que en 1968 abandonó la carrera para trabajar en el negocio familiar, el crecimiento de la empresa ha sido descomunal. El Grupo García-Carrión produce vinos de diez denominaciones de origen (categoría donde no entra su emblemático Don Simón, que revolucionó el mundo vinícola incorporando el formato tetra brick), una amplia variedad de zumos (también bajo la marca Don Simón) y vende en 150 países. Presume de ser la primera bodega de Europa y cuarta del mundo.

La familia opera a través de Priesca SL, en la que también participan Fala Corujo, esposa de José (y responsable de las agresivas campañas publicitarias comparativas), y su hijo Luciano García-Carrión, perteneciente a la quinta generación de la saga. Tanto Fala como Luciano ejercen de vicepresidentes del grupo. En febrero de 2022 ficharon a Rami Aboukhair, con experiencia en Repsol y Banco Santander, como consejero delegado. Según los análisis de FORBES, José García-Carrión acumula en sus arcas 150 millones de euros, mientras que Fala y Luciano reúnen, cada uno, 110 millones.

Familia Santos Montoro: ladrillo a ladrillo

Aunque hoy Monthisa es conocida como una de las mayores inmobiliarias de España, su germen hay que situarlo en el sector de la automoción: en 1958, en el barrio de San Basilio, Francisco Montoro constituyó Fraymon, una fábrica de embragues que llegó a ser la primera del país. Cuando en 1968 el fundador se planteó abrir nuevas líneas de negocio, dio luz verde a Urpesa, que en 1971 pasó a denominarse Monthisa Residencial SA. Su hijo Santos Montoro Muñoz (100 millones de capital) tomó el testigo. Desde entonces, esta promotora integral ha vendido más de 20.000 viviendas, 115.700 m2 de locales, 28.000 m2 para centros comerciales y 49.000 m2 para explotaciones turísticas. Tiene delegaciones en Murcia, Madrid, Sevilla, Córdoba y Málaga. Los dos hijos de Santos Montoro y María Zulueta, María y Santos, ocupan altos cargos en el organigrama del grupo (Santos hijo es, de hecho, el presidente de Monthisa).

Hermanos Vivancos Muñoz: el valor del suelo

Los hermanos Miguel, Teresa, Fátima e Isabel Vivancos Muñoz llevan las riendas del holding Tefim, a través del cual gestionan la herencia y los negocios de su padre, Miguel Vivancos, fallecido en 2017. Este había fundado la empresa de envases Mivisa en 1972 con su hermano Carlos, que vendieron en 2001 por 213 millones. A través de Tefim controlan Golden Foods (especialista en platos preparados) y Serplasa Plásticos (soluciones de packaging flexible), pero la joya de la corona es su división inmobiliaria, Hispavima. Es la propietaria de los terrenos donde se han levantado los almacenes de Amazon en Murcia y Alicante. En 2021 firmó un acuerdo con el Banco Central de Baréin para promover la instalación de plataformas logísticas por toda España.

Hermanos Antonio y Álvaro Muñoz Baraza: al natural

Son accionistas únicos y administradores solidarios de AMC Group, una firma familiar creada en 1931 por su padre, Antonio Muñoz Armero, hoy dedicada a la producción de frutas y vegetales frescos (a través de su división AM Fresh) y bebidas naturales (AMC Natural Drinks). Es la tercera empresa de española de alimentación en cuanto a ventas internacionales (tiene presencia en más de 50 países) y cuenta con 3.844 empleados distribuidos por España, Reino Unido, Francia, Holanda, Estados Unidos, Sudáfrica, Canadá y Alemania. Factura 1.300 millones al año. Álvaro dirige AM Fresh, mientras que Antonio se ocupa de AMC Natural Drinks, que está consiguiendo introducir smoothies y zumos naturales entre el público millennial. Precisamente por su labor al frente de esta filial, Antonio recibió en 2018 el Premio Nacional de Innovación de manos de los Reyes de España.

Otras familias empresariales murcianas

El mapa de la patronal murciana no estaría completo sin los Piñero, jefes del grupo turístico que lleva su apellido creado por Pablo Piñero en 1977 (actualmente su esposa Isabel García es presidenta y sus hijas Encarna, Lydia e Isabel, CEO, presidenta de la comisión de inversiones y CSO, respectivamente, pilotan la compañía); los Restoy Zamora, cabecillas de Zamora Company (Licor 43, Ramón Bilbao, Martin Miller’s Gin); Trinitario Casanova, presidente de Grupo Baraka, enfocado a las inversiones inmobiliarias estratégicas; la familia Fuentes, que desde 1991 administra el grupo transportista que lleva su apellido; los Jiménez Reverte, dueños de Juramenta, la ganadería Jisap y el grupo alimentario La Comarca; los Sabater y su fábrica de especias Sabater Spices, que en 2020 compró la estadounidense BDS Natural Products para expandirse en aquel país; Francisco y Lidia Gracia, presidente y vicepresidenta de Himoinsa, dedicada al diseño y fabricación de soluciones de tecnología energética; o los herederos de Domingo García Aranda, quien fundó en 1941 la exportadora de cítricos García Aranda, con flamante sede en Librilla.