Hay un nuevo multimillonario gracias al revuelo generado en Wall Street con las acciones de GameStop: Ryan Cohen, un inversor activista deseoso de dar un giro a la tienda de juegos.

Según los archivos regulatorios, Cohen -el fundador y exdirector general de Chewy, una empresa de comercio electrónico en auge centrada en los suministros para mascotas- gastó unos 76 millones de dólares en la compra de más de 9 millones de acciones de GameStop a finales del año pasado, mientras montaba un esfuerzo para reestructurar la empresa con sede en Grapevine, Texas.

“Desgraciadamente, es evidente que GameStop carece actualmente de la mentalidad, los recursos y el plan necesarios para convertirse en una empresa dominante del sector”, dijo Cohen en una carta pública dirigida al consejo de administración de GameStop en noviembre, en la que criticaba el pésimo rendimiento de las acciones en ese momento: habían bajado un 85% en los últimos cinco años. “GameStop tiene que evolucionar hacia una empresa tecnológica que deleite a los jugadores y ofrezca experiencias digitales excepcionales, y no seguir siendo un minorista de videojuegos que da demasiada prioridad a su presencia en tiendas físicas y tropieza con el ecosistema online”.

Es poco probable que Cohen, o cualquier otra persona, pudiera predecir lo que ocurriría en los próximos meses. Las acciones de GameStop han subido más de un 800% desde su declaración, y el valor de la participación de Cohen se ha disparado a unos 825 millones de dólares. Añada eso a los ingresos que Cohen recibió de la adquisición de Chewy por parte de PetSmart en 2017, por valor de 3.400 millones de dólares, y Forbes estima que el hombre de 35 años vale unos 1.000 millones de dólares. 

Dada la volatilidad de las acciones de GameStop, no está claro cuánto tiempo Cohen mantendrá su estatus de multimillonario. Pero, por ahora, GameStop sigue subiendo. Las acciones han subido un asombroso 25% hasta las 12 p.m. del martes, después de subir un 20% el lunes. Los analistas atribuyen las ganancias a un aumento del interés de los inversores minoristas, lo que a su vez ha alimentado una reducción de las posiciones cortas. En otras palabras, los operadores institucionales que apostaban contra el valor están comprando ahora acciones prestadas para recortar sus pérdidas o asegurar las ganancias ante la posibilidad de que la empresa pueda dar un giro.

Los operadores minoristas, por su parte, han alabado la participación de Cohen, y los foros de discusión de Reddit, como r/WallStreetBets (que cuenta con más de 2 millones de miembros), han revelado una serie de operadores alcistas en casa que han hecho subir el precio de las acciones a pesar de la tendencia bajista generalizada de los inversores institucionales. El impulso llegó a su punto álgido en los últimos días, después de que la famosa tienda de Wall Street Citron Research hiciera pública una posición corta sobre las acciones de GameStop a 20 dólares, aproximadamente una quinta parte de los niveles actuales. El movimiento desencadenó tantas reacciones en Internet que el fundador de la tienda dijo que había denunciado ante las autoridades los comentarios amenazantes de “una turba furiosa” de accionistas.

“El comerciante minorista acaba de elegir una pelea con Citron y ha ganado”, dijo el lunes Edward Moya, analista principal de mercado de Oanda, sobre la “compra enloquecida” que está detrás de la subida meteórica de GameStop. “Lo que está ocurriendo con las acciones de GameStop es un recordatorio de cómo están cambiando los tiempos: Un nuevo ejército de operadores no se centra en las valoraciones, sino en las oportunidades de impulso que ven en WallStreetBets de Reddit, Youtubers, TikTok o Robinhood.”

Mientras tanto, Cohen acaba de empezar con GameStop. Su creciente inversión le ayudó a conseguir tres puestos en el consejo de administración de GameStop a principios de este mes: uno para él y dos para un par de sus antiguos ejecutivos de Chewy.

Quién es Ryan Cohen, el nuevo multimillonario por GameStop

Hijo de una profesora y de un importador de cristalería, Cohen se inició como empresario a los 15 años, cobrando comisiones por remitir clientes a sitios de comercio electrónico. Aproximadamente una década después, en 2011, fundó Chewy e impulsó la expansión de su volumen desde el principio, arrastrando a 3 millones de clientes en 2017.

“Habremos terminado de crecer cuando estemos a dos metros bajo tierra”, dijo en una entrevista de 2017 con Forbes, unos meses antes de vender el negocio a PetSmart.

Los operadores de Reddit parecen convencidos de que traerá el mismo crecimiento a GameStop, pero los expertos de Wall Street son mucho más escépticos. El objetivo de precio medio de GameStop, de ocho analistas que emiten este tipo de orientación, se mantiene alrededor de un 80% por debajo de los niveles de precios actuales. “No tiene sentido desde el punto de vista empresarial”, dijo Doug Clinton, cofundador de Loup Ventures, a Bloomberg el lunes sobre el frenesí comercial de GameStop.

Aun así, el frenesí ha resultado fructífero para el nuevo multimillonario Cohen -aunque sea al albur de una demencial batalla en las redes sociales-. Y aunque el resultado siga siendo increíblemente incierto.

“Los cortos y los largos de Gamestop están en una batalla de nocaut que se libra en la bolsa -y en las plataformas de las redes sociales-“, dijo el martes el director gerente de S3 Partners, Ihor Dusaniwsky, señalando que los vendedores en corto que apuestan contra la acción han perdido unos 5.000 millones de dólares este año. “Ambos bandos están manteniendo su posición con fuerte convicción, pero al final, uno de los bandos será el ganador absoluto, y en los últimos asaltos de esta pelea, los accionistas largos están muy por delante”.