Revuelo en Wall Street con las acciones de GameStop. El valor de la cadena de tiendas de videojuegos y electrónica GameStop se ha multiplicado por veinte en lo que va de año. Una subida impulsada por sus más fieles seguidores usuarios de Reddit. Pero la historia no es tan sencilla.

Una ‘armada’ de inversores particulares coordinados a través de WallStreetBets, un subforo de Reddit, ha disparado la cotización de la empresa de videojuegos. Las acciones de la compañía pasaron de los 17 euros del pasado viernes (22 de enero) hasta los 347 euros en los que terminaron este miércoles (27 de enero).

En el caso de Gamestop, estos inversores habrían provocado unas pérdidas superiores a 6.000 millones de euros a los fondos que habían apostado contra la compañía desde comienzos de año. ¿Cómo? Tenemos que remontarnos al pasado marzo.

Pandemia vs economía

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaraba la pandemia mundial y la economía veía como sus cimientos se movían. Las empresas tuvieron que cerrar temporalmente, algunas echaron el cierre para siempre y otras vieron una oportunidad para reinventarse. Fue el caso de GameStop.

Al borde del abismo, la empresa de videojuegos GameStop vio como sus acciones en marzo de 2020 llegaron a marcar mínimos de 3,5 dólares por titulo. El pasado mes de septiembre, WallStreetBets, un subforo de Reddit en el que participan 2,3 millones de usuarios, comenzó a interesarse por GameStop. La atención en esta compañía se disparó cuando el fundador de la tienda online de comida para mascotas Chewy.com, Ryan Cohen, entró en su accionariado con la compra de 9 millones de títulos.

Con la entrada del ejecutivo –como ángel caído del cielo–, el rumbo de la compañía cambió: sus ventas se redirigieron al mercado online, lo que permitió a los títulos recuperarse hasta los 17 euros por acción a cierre del año.

La confianza de Cohen y otros accionistas hizo su magia: la compañía se recuperó en tan solo nueve meses. Sin embargo, también tenía detractores. Un grupo de traders, hedge funds e inversores más arriesgados apostaron por la caída del valor.

Lo hicieron mediante compraventas en corto, una práctica especulativa que consiste en tomar acciones prestadas de una compañía, venderlas de forma masiva para provocar la caída de su precio y en ese momento volver a comprarlas por un precio más barato. La ganancia es la diferencia entre el primer precio y el segundo.

De manera simplificada, los bajistas (así se conoce a este tipo de inversores) ganan más cuanto más cae la acción y pierden más cuanto más sube. Y eso es lo que ha ocurrido en Wall Street.

Pero, el movimiento atrajo también a miles de inversores minoritarios ávidos de hacer dinero que se lanzaron a comprar acciones de la compañía disparando aún más su valor.

Confiar, confiar y confiar

Un grupo de más de dos millones de usuarios de Reddit decidieron la pasada semana lanzar una ofensiva virtual contra los bajistas de GameStop. La ofensiva se basa en comprar acciones de manera desaforada para elevar su precio y, con ello, provocar las pérdidas millonarias que estamos viendo estos días en los fondos.

Uno de los afectados es Melvin Capital Management. Según la cadena de televisión CNBC, el fondo dirigido por Gabriel Plotkin se ha visto forzado a cerrar sus posiciones bajistas contra la cadena de tiendas de videojuegos.

Citron es otro de los fondos que ha reconocido el abandono de su apuesta bajista. En su caso, habría asumido unas pérdidas del 100% con sus posiciones cortas sobre los 90 dólares de la acción.

¿Y ahora qué?

El impacto de esta revuelta de inversores anónimos contra los fondos bajistas tiene su eco en otros valores acosados por las posiciones cortas ante la posibilidad de que el fenómeno WallStreetBets se extienda a otras acciones más allá de GameStop, lo que podría estar llevando a algunos fondos a cerrar sus apuestas como precaución.

Y es que lo ocurrido en Wall Street está provocando una sacudida mayor: la incertidumbre se ha extendido entre los inversores que temen que la estrategia se repita en otras compañías en dificultades como Blackberry o AMC, y muchos de los fondos e inversores que se han opuesto siempre a la regulación del mercado están pidiendo ahora la intervención de las autoridades.

La corriente parece además haber cruzado el charco. En las ultimas jornadas las acciones de Nokia, otro fabricante de móviles que vivió tiempos mejores, han subido un 24% en la última semana, mientras que el fabricante alemán de baterías Varta cotiza en máximos de 1999 y sube un 14% en dos días.

En este sentido, la CEO del Nasdaq, Adena Friedman, ha declarado a CNBC que monitorizarán próximos movimientos y operaciones bursátiles impulsadas desde redes sociales.

Por su parte, la Comisión del Mercado de Valores (SEC) de Estados Unidos ha asegurado que vigila activamente la actual volatilidad de los mercados y está trabajando con los reguladores para evaluar la situación, mientras que el presidente de la Fed, Jerome Powell, ha logrado esquivar las preguntas sobre Gamestop.